EL TIEMPO: Recent events in Colombia

cwellen cwellen at pen.k12.va.us
Mon May 6 13:28:04 MDT 1996


What follows is an account from today's "El Tiempo," concerning "The 
third massacre of the year in Uraba." (A Province in Northern Colombia)

Talks broke down between FARC (the Fuerzas Armadas Revolucionarias de 
Colombia--the revolutionary armed forces of Colombia). There are a 
number of active armed groups there.  FARC is the most active.  The 
M-19's laid down their arms, created the "Patriotic Union" Party, won 
countless elections on the local level, and were slaughtered by the 
thousands.  This is no exageration. Well over 1,000 locally elected 
officials were assassinated.  In fact, the last one, who was a member of 
the UP, was killed only recently.

With no viable leftist candidates or officials left,  many feel 
revolution is inevitable, as social conditions deteriorate. 

This article is written from the point of view of the government.  FARC 
is trying to put up its own home page on the net soon. Currently it is 
not so easy to get their take on things.  The revoutionaries in Colombia 
are divided into Marxist-Leninists, Maoists, Nationalists, and pro-Cuban 
factions which have not been able to unite yet.  

A newspaper in Medellin called the Voz Proletaria, was once widely 
circulated, but I have not seen it in years, since I lived in Colombia.   





Tercera masacre del año sacude a Urabá

Los frentes 5 y 58 cometieron la matanza y quemaron los ranchos
en dos localidades rurales. Sería una retaliación. Seis cadáveres
quedaron carbonizados. 

MARISOL GOMEZ GIRALDO 
Enviada Especial de EL TIEMPO 
Turbo 

Sólo unos pocos bombillos iluminaban la madrugada de ayer,
cuando la guerrilla inició un recorrido mortal en el corregimiento de
Pueblo Bello, zona rural de Turbo, donde masacró a nueve
campesinos e incendió cinco viviendas de paja y madera. 

Minutos después, el cielo era iluminado por las llamas de otros
nueve ranchos del caserío Alto de Mulatos. Allí asesinó a siete
personas más. 

Seis de los cadáveres quedaron carbonizados, pues la columna de las 
Farc, a la que se atribuye la masacre de
las 16 personas, llegó a las dos poblaciones, sacó de sus camas a sus 
habitantes, los amarró y los tendió en el
piso para matarlos. Luego incendió las casas y dejó los cuerpos en sus 
inmediaciones, lo que propició su
incineración. 

Los labriegos fueron asesinados a machetazos y disparos en la cara. Las 
autoridades dijeron que el ataque fue
cometido por cien subversivos comandados por alias 'Rubén', también 
conocido como 'El manteco', a quien
se le sindica de haber participado en la matanza del Bajo del Oso, en 
Apartadó, en septiembre de 1995. 

Según las primeras informaciones, participaron dos cuadrillas. El frente 
58 incursionó en Pueblo Bello y el 5
se desplazó al caserío Alto de Mulatos. Las dos poblaciones están en la 
vía que conduce hacia San Pedro de
Urabá, a 12 kilómetros una de la otra, y a una hora de Turbo. 

El corregimiento de Pueblo Bello está conformado por 50 viviendas, 
construidas alrededor de la iglesia, en la
margen derecha de la vía.; al lado izquierdo quedan la cancha de fútbol, 
la iglesia y la escuela. 

"Cuando se sintió fue el golpeteo de los guerrilleros tumbando las 
puertas de los ranchos", dijo un testigo. 

Alto de Mulatos es un pueblo de veinte ranchos concentrados en un mismo 
sector, a lado y lado de la carretera.

Las víctimas 

Según la información suministrada por el subteniente Fredy Alexis Rivera 
Díaz, comandante de la estación de
Policía de San Pedro de Urabá, en Pueblo Bello asesinaron a tres hombres 
y a seis mujeres, entre ellas algunas
niñas. 

Las víctimas fueron Aura Polinara Castro, Mercedes Muñoz Sánchez, Nelly 
Rocío Díaz Muñoz, Arly Patricia
Díaz Muñoz, Cielo María Vásquez Benítez, Juan Carlos Hernández, Humberto 
Ramos, y dos personas que no
pudieron ser identificadas. 

En Alto de Mulatos murieron Martha Loaiza Graciano, Francisco Rivera 
Morales, Manuel Hernán Londoño y
cuatro más, cuya identidad no se estableció por el alto estado de 
carbonización de los cuerpos. 

"Los guerrilleros nos habían amenazado diciendo que iban a entrar aquí a 
quemar el Alto", dijo un habitante. 

El gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, al deplorar la muerte de 
los campesinos dijo: "el discurso de
rechazo ya lo tenemos agotado, lo que demuestra que el Estado tiene una 
tremenda debilidad para derrotar a los
criminales." 

Insistió en su propuesta de solicitar ayuda internacional para Urabá: 
"no podemos seguir rasgándonos las
vestiduras por un falso concepto de soberanía, cuando la verdad es que 
requerimos la ayuda internacional". 

Planteó que "hay que organizar a la comunidad en asociaciones de 
seguridad, porque mientras no haya
integración van a seguir avanzando los violentos, sean guerrilleros o 
paramilitares". 

En la zona donde se registraron los nuevos hechos de violencia, las 
autodefensas mantienen un control
permanente sobre la población para evitar que colaboren con los 
guerrilleros, dijeron las autoridades. "Para
nadie es un secreto que los grupos de autodefensas operan entre Turbo y 
San Pedro de Urabá. Casi siempre
hacen rondas y lo que pasa es que las Farc aprovecharon que no estaban", 
dijo un funcionario. 

Tras la incursión, los guerrilleros fueron hostigados por paramilitares, 
lo que impidió que los muertos fueran
más, según informó un vocero policial. 

Algunos testigos dijeron que seis guerrilleros resultaron muertos, pero 
sus cuerpos habrían sido trasladados
por sus compañeros. 

Por su parte, los mismos campesinos, en carros y volquetas, se 
encargaron de llevar los cadáveres de sus
familiares y amigos hacia San Pedro de Urabá, donde será el sepelio. 

El alcalde de Turbo, Guillermo Cerén Villorina, repudió el hecho y 
anunció que se tomarán nuevas medidas
para la zona. "Los campesinos están muy tensionados por los continuos 
crímenes", dijo el funcionario e
insistió en su convocatoria a los grupos al margen de la ley para que 
busquen una salida política al conflicto. 

La matanza pudo obedecer a una retaliación de la guerrilla por lo 
ocurrido el Miércoles Santo en el billar El
Golazo del barrio Policarpa, de Apartadó, donde fueron asesinadas 10 
personas, entre ellas, dos niños, en
acción atribuida a paramilitares. 

Ante ese hecho, los organismos no gubernamentales de defensa de los 
derechos humanos denunciaron que la
guerrilla habría hecho circular volantes anunciando una masacre, 
asegurando que cobraría cuatro muertos por
cada una de las víctimas. 






     --- from list marxism at lists.village.virginia.edu ---




More information about the Marxism mailing list