I know who Chavez is.

acc at SPAMceniai.inf.cu acc at SPAMceniai.inf.cu
Tue Aug 10 01:36:34 MDT 1999



Mi amigo Julio Fernández Baraibar, agradeciendo la traducción de
Louis Paulssen que --coincido con Julio-- fue impecable y aclarando
sobre _escuelas mixtas_ dice:

> Nunca ha habido en America Latina, afortunadamente, "escuela de blancos para
> blancos, escuelas very Rock y very Little" parafraseando un famoso poema de
> Nicolas Guillen que se llama "Little Rock".

Y yo coincido en que posiblemente no hubiera ningún fundamento
jurídico en ningún país de América Latina para la existencia de
escuelas racialmente segregadas, mientras que la segregación sexual
sí estaba consagrada en los estatutos de muchas escuelas (quizás en
un tiempo fuera la mayoría). Pero en Cuba --país mulato, blanco y
negro-- se dió el caso de que a pesar de no estar estatuida la
segregación racial en las escuelas, hubo muchísimas escuelas privadas
donde no era posible encontrar un solo niño (o niña) que no fuera de
piel blanca. El ingreso de escolares que no tuvieran la piel blanca
puede no haber estado prohibido _de jure_ pero sí _de facto_. Con las
sociedades de recreo, clubes y playas, no puedo asegurar que la
segregación no estuviera consagrada en estatutos, pero su práctica sí
era rigurosamente respetada. Determinadas tiendas elegantes excluian
terminantemente a personas que no fueran blancas de la posibilidad de
conseguir en ellas un empleo como simples dependientes.
Creo que el asunto de la segregación racial en Cuba llegó a extremos
bastante feos. No quiero hablar de la excepcionalidad de los casos de
personas no blancas que llegaban a introducirse en los círculos de
los blancos gracias a que su fortuna (o su ascendencia política) les
había permitido trascender la barrera del color. Recordar el caso de
Fulgencio Batista, que dejó de ser mulato cuando se convirtió en
tirano.
Claro que este no es el punto que quiere probar Julio, pero pienso
que es bueno hacer esta precisión porque entiendo que la situación
racial no era pareja en América Latina. Tal vez en esta subregión del
Caribe hispanófono había una situación particularmente álgida en la
que tenía mucho que ver nuestra composición étnica. Está claro que la
Revolución eliminó totalmente cualquier fundamento jurídico para la
segregación racial donde quiera que hubiera podido quedar y arremetió
de frente contra la otra segregación, la no jurídica, con todo éxito.
Esto, de todos modos, no elimina la cuestión racial de nuestra
agenda. No se borra una herencia de siglos en sólo cuarenta años,
aunque vamos bastante rápido.
Otro día podemos hablar de racismo en las leyes y en las costumbres.

Por lo demás, me gusta mucho el análisis de Julio acerca de Chávez.


Daniel











More information about the Marxism mailing list