An interview with Jose Vicente Rangel

Julio Fernández Baraibar julfb at SPAMsinectis.com.ar
Sat Nov 6 19:04:33 MST 1999



This is the text of a press conference of Jose Vicente Rangel made in the
Airport of Buenos Aires one month ago. I was there and this is my version
that I published in the monthly magazine where I write. Most of the
questions were mine too.

Remember that he is the Minister of Foreign Affaires of Venezuela. The tone
is because prudent and careful.

Entrevista con José Vicente Rangel, Canciller de la República de Venezuela
“Nuestro gran desafío:
conjurar el drama de
la pobreza en Venezuela”


- Señor Canciller, ¿cuál fue el motivo de su entrevista con el presidente
Menem?
- Si ustedes quieren que yo utilice un lenguaje convencional les diré que
fue para estrechar los lazos de amistad entre Argentina y Venezuela. Si
quieren que utilice otro tipo de lenguaje les diré, entonces, que fue para
analizar junto con el presidente Menem el proceso político que actualmente
se cumple en Venezuela, particularmente el proceso constituyente, para
informar al presidente argentino de las características de ese proceso que
son los cambios en libertad y democracia. Y algo más incluso, para conversar
con el presidente de la Argentina sobre el proceso de integración regional.
El gobierno del presidente Chávez está apostando a la integración en forma
absoluta. Estamos convencidos de que la integración es fundamental para la
región, creemos que la integración para Venezuela no se detiene
exclusivamente en el ámbito del Caribe, sino que es necesario abrirnos hacia
el sur, hacia Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay. Estimamos que Venezuela
puede cumplir un papel importante en ese proceso integrador, que se suma al
Gran Caribe y Centroamérica, todo lo cual puede conformar una referencia
alternativa en el mundo. Creemos en la integración, no solamente por las
razones bolivarianas que nos inspiran, sino por necesidades prácticas y
concretas. Tenemos economías que se pueden complementar, hay razones para
pensar que podemos intensificar el comercio, el intercambio económico y el
intercambio cultural y por eso me voy muy satisfecho de estos dos días de
actividad, aquí en Argentina.
- ¿Dio el presidente Menem un apoyo al proceso que vive su país?
- Mira, yo no diría que un apoyo, yo diría que la simpatía expresada por él
acerca del proceso, lo cual no significa necesariamente un apoyo. Somos muy
respetuosos de la soberanía de cada país. Nosotros respetamos a Argentina y
Argentina nos respeta a nosotros. Vemos que la actitud receptiva del
presidente Menem y del canciller Di Tella, de las fuerzas políticas
argentinas presagian un mejoramiento sustancial de las relaciones entre
Argentina y Venezuela. El dato argentino es fundamental para el desarrollo
de la política exterior venezolana, ya que le asignamos a Argentina un papel
fundamental en la región. No lo digo porque esté en suelo argentino, sino
porque lo creo sinceramente y en esto comparto integralmente el pensamiento
del presidente Chávez  quien, desde el primer momento, volvió la mirada
hacia Argentina tan pronto tomó posesión del cargo.
Señor Canciller, Ud. sabe que las versiones periodísticas sobre los sucesos
venezolanos han puesto muy poca claridad para comprenderlos. ¿Cómo definiría
Ud. este proceso político que se vive en su país?
Como un proceso complejo. Se trata de un proceso de cambio en lo económico y
en lo social, de rescate de las instituciones, de relegitimación de los
poderes, un proceso constitucional que va a profundizar los aspectos más
positivos de la constitución de 1961, que va a ampliar el campo de los
derechos cívicos, de las garantías ciudadanas, que va a conformar un nuevo
modelo económico. El modelo económico auspiciado por la constitución vigente
era profundamente intervencionista y estatista. Nosotros queremos abrir
nuestra economía, abrirla a la inversión extranjera, vamos a crear garantías
para la inversión extranjera. Estamos muy agradecidos, por ejemplo, de los
inversionistas argentinos que actualmente están actuando en Venezuela, a los
cuales les ratificamos nuestro apoyo y la determinación de que tengan plenas
garantías para esa inversión. El proceso constituyente venezolano es un
proceso audaz, porque vamos a introducir cambios fundamentales en el marco
de la libertad y de la democracia. Estamos apostando a la democracia., a
retonificar la democracia. No es un proceso que va en contra de la
democracia, de los partidos políticos, ni nada por el estilo. Por el
contrario, lo que se trata es de legitimar los partidos, el funcionamiento
de los sindicatos y sobre todo que los poderes constituidos funcionen
eficazmente, cosa que no venían haciendo en los últimos tiempos.
- ¿Hay un conflicto entre la Asamblea Constituyente y el Poder Judicial
venezolano?
- Todo lo contrario, la convocatoria a la Constituyente es un paso hacia la
relegitimación de los poderes públicos en Venezuela,  que estaban totalmente
deslegitimados. Se está ampliando la participación popular y el
funcionamiento de las instituciones. No se está avasallando a ninguno de los
poderes constituidos. La Corte Suprema de Justicia está funcionando y el
Congreso, después de un acuerdo con la constituyente, está funcionando
también. El Poder Legislativo se reinstalará el 2 de Octubre, tal como
estaba previsto en el lapso legal, y, mientras tanto, está funcionando la
comisión delegada, con atribuciones para aprobar créditos adicionales y para
autorizar la salida del presidente de la República, que son sus funciones
específicas. De tal manera que yo quiero disipar cualquier especulación en
torno a que se esté limitando el ejercicio democrático y afectando el
funcionamiento de los poderes constituidos, todo lo contrario.
Mira, el proceso que se está cumpliendo en la rama judicial se corresponde
con el decreto de la Constituyente de declarar emergente al Poder Judicial,
lo que no afecta para nada al funcionamiento de la Corte Suprema Nacional.
La Corte está funcionando con absoluta normalidad, no hay ningún problema al
respecto. Hubo dos magistrados que renunciaron, uno porque tenía el período
vencido y otro porque se acogió a la jubilación y estos están siendo
provistos con los suplentes que estaban ya inscriptos para hacer el
reemplazo de ellos.
-¿Existe una búsqueda de políticas conjuntas con el Brasil?
- Sí como no, desde el primer momento la planteamos. Hemos hablado de
Petroamérica, que surgiría de  una política común entre Pedevesa y Petrobás.
Al mismo tiempo tenemos planes, que están siendo estudiados, para instalar
una mayor capacidad de refinación de crudos que vayan a Brasil, lo mismo que
estamos dispuestos a aportar tecnología, que en Venezuela es muy avanzada,
para la explotación de gas en ciertas zonas del norte de Brasil. Son planes
que están estudiando conjuntamente Pedevesa y Petrobás. Y yo creo que se van
a concretar próximamente. Ahora, debo advertir que esa apertura con Brasil
no es exclusiva con este país. Es hacia todo Mercosur incluyendo, desde
luego, a Uruguay y Argentina. Nosotros no queremos privilegiar a nadie sino
simplemente proyectar la integración en términos absolutos, en términos
globales, en la región.
- ¿Cuál es la relación de su gobierno con el de Cuba, por un lado, y con las
FARC, por el otro?
- La relación con el gobierno de Cuba es absolutamente normal, no tiene
ningún carácter ideológico, no significa una relación que pueda ser
mantenida en algún plano oculto. Es, por el contrario, muy abierta, muy
transparente. Con las FARC no tenemos ninguna relación, tenemos  únicamente
la intención, si es que se nos permite, de participar en el diálogo que
convocó el presidente Pastrana en San Vicente. De tal manera que cualquier
especulación al respecto es simplemente especulación. Nosotros no
auspiciamos ejes, auspiciamos alianzas entre movimientos de acuerdo,
fundamentalmente, a niveles de tipo económico y cultural.
-¿Piensa el gobierno venezolano establecer conversaciones unilaterales con
las FARC?
No, no está planteado eso. Está planteado colaborar con el esfuerzo de paz
en Colombia, de acuerdo a lo que estipule el presidente Pastrana. Estamos
dispuestos a dar cualquier tipo de contribución, siempre con la anuencia y
el apoyo del presidente Pastrana. Si no hay  esa anuencia, no hay
participación venezolana. Ahora en el territorio venezolano hacemos lo que
más le conviene a Venezuela sin tener que pedirle permiso a nadie y, en los
casos puntuales, en los problemas que se plantean como motivo del drenaje de
la violencia colombiana hacia territorio venezolano, estamos dispuestos a
actuar en cada caso concreto, no a suscribir acuerdos con la guerrilla sino
a resolver los problemas puntuales que se planteen.
-Señor Canciller, ¿ha habido por parte del gobierno de los EE.UU. alguna
solicitud para instalar bases militares en el territorio de su país, como
resultado del retiro de las bases en Panamá?
-No ha habido ningún pedido y si se diera el pedido,  lo rechazaríamos.
Nosotros no estamos dispuestos a prestar el territorio para bases militares
que, por lo demás, tendrían que tener la autorización del Congreso de la
República y estoy seguro que, ni el Congreso, ni la Asamblea Constituyente
darían ese permiso. Han colocado unas bases en relación con la lucha contra
el narcotráfico en las islas vecinas de Aruba y Curazao. Nosotros nos hemos
negado a aceptar el sobrevuelo de naves estadounidenses sobre territorio
venezolano. Ese es un problema que hemos dilucidado con las autoridades
norteamericanas, es un capítulo cerrado y no queremos seguir discutiendo el
tema. Los Estados Unidos han entendido nuestras razones. Queremos que no se
politice la lucha contra el narcotráfico. La lucha contra el narcotráfico no
puede convertirse en una expresión ideológica que de alguna manera perturbe
la soberanía de nuestros países. Nosotros estamos dispuestos a cooperar
activamente en la lucha contra el narcotráfico, porque estamos siendo
severamente afectados por el fenómeno, pero sin comprometer nuestra
soberanía y sin extrapolar esa lucha más allá de lo que debe ser
concretamente: una lucha contra el delito.
- ¿Cuál es a su entender el principal enemigo del gobierno del presidente
Chávez?
- Fundamentalmente la pobreza. Hemos recibido un país que, después de haber
gastado 20 Planes Marshall en 40 años, tiene 86% de pobreza crítica. Ese es
nuestro gran desafío: conjurar el drama de la pobreza en Venezuela.
Y esto es todo. Me espera el avión. Señores, muchas gracias por su intento
de comprender la realidad que vive mi país.












More information about the Marxism mailing list