Forwarded from Nestor

Louis Proyect lnp3 at SPAMpanix.com
Thu Jun 1 13:56:49 MDT 2000


Dear Lou,

Since you can read Spanish, I am sure that you will profit from this that I
am
sending to you. I got it at my mailbox, it is not something that has been
produced by any political party of the Left, it is simply what are beginning
to write the progressive intellectuals who had hope in the Alianza during the
last Presidentials.

It deserves reading both because the figures and comments are precise and
straightforward, and becaus it is a demonstration that there are some
interesting movements in the consciousness of the middle classes.

CNN in Spanish reported, quite fairly, on the protest that gathered yesterday
at the calling of Hugo Moyano. Save for the last comment, where the CNN
anchor
here explained that "all Argentinians are for fiscal astringency", the report
displayed the massive and variegated attendancy that Moyano gathered, and the
fact that the protests were accurately voiced by Moyano himself, who is thus
beginning to give voice not only to the rebel workers but also to the wage
earning middle classes.

This alliance has generated a Cordobazo once, put a stop to a military
government, and brought Peronism back to power in the early 70s. Only through
the provocation from the "guerrillas" of Montoneros and the ensuing 1976 coup
could this movement be destoyed. Now, there is no possibility that this
tactics can be repeated. So that we may be actually facing a new age in
Argentinian politics.

Could you please forward the following both to L-I and Marxmail, and,
eventually, to CrashList? If you can do it, I would like to see some precis
by
yourself as an introduction for English speakers.

Attached document:

Amigos: este es un análisis enviado a la lista de discusión de "Política
Científica", administrada por el Lic. Hugo Scolnik en la Argentina, sobre la
situación fiscal del país, las medidas que se han tomado, y las perspectivas
esperables.  Lo importante es que la persona que remite el análisis, con toda
probabilidad, ha mirado con simpatía a la Alianza al momento de votar.

1. Números: las declaraciones oficiales hablan de un ajuste de 938 millones
de
dólares. La clave inmediata del recorte es la baja de los salarios de 140 mil
empleados estatales que ganan más de mil pesos por mes. Se implementa una
baja
del 12 por ciento en las remuneraciones de entre 1000 y 6500 pesos
mensuales y
del 15 por ciento en las superiores a 6500 pesos. El ajuste, en bruto, supone
una transferencia de casi 500 millones de dólares de los trabajadores
estatales hacia las arcas del estado, estación de paso en su trayecto hacia
las del F.M.I., para seguir pagando la deuda externa.

2. Más números: en los 10 años del menemato, el déficit fiscal (la diferencia
entre el dinero que entra y el que sale del estado) aumentó unos 100 000
millones de dólares (sí, 100 000 millones) es decir, un promedio de 10 000
millones por año. En el mismo período, la deuda pública aumentó unos 80 000
millones y el gasto público, con todas las privatizaciones y reducciones,
lejos de disminuir, aumentó 40 000 millones de dólares (el neoliberalismo no
achica el estado, lo reconvierte). Por otra parte, y también en estos diez
años, la recaudación impositiva aumentó 40 000 millones, que por supuesto,
recayeron sobre los trabajadores, habida cuenta de lo regresivo de la
estructura impositiva la participación de la clase obrera en el producto
bruto
interno es del 26%. En los años 50, este porcentaje superaba el 50%.  Según
IEFE (Instituto de Estudios Fiscales y Económicos), si el salario promedio
actual es de 700 pesos, "esto significa que el salario promedio de 1950-59
equivaldría a 1 428 pesos de nuestros días, el del período 1960-75 a 1 313
pesos y el del período 1976-88 a 848 pesos". A su vez, mientras entre 1991 y
1998 la población activa se incrementó casi un 30%, el número de ocupados
aumentó mucho menos (casi la mitad). Además, mientras el PBI creció casi un
50%, hubo una casi permanente baja de los salarios reales.

3. No hay salida capitalista a la crisis. En 1999, el déficit fiscal fue de
8,700 millones de dólares, la "ley de convertibilidad fiscal" (votada por el
Congreso e impulsada por la propia Alianza) fuerza al estado a reducir el
déficit para el año 2000 hasta llevarlo a 4 700 millones; por lo tanto,
durante este año el estado tiene que sacar 4 000 millones de dólares de algún
lado. Pero esto no es todo. Durante el año pasado hubo una rebaja de aportes
patronales de 800 millones y un aumento de los intereses de la deuda pública
de 1 700 millones. Por lo tanto, el agujero que hay que cubrir, para seguir
cumpliendo con el benemérito FMI, es de más o menos 6 500 millones de
dólares.
Dentro del modelo neoliberal no se puede emitir, hoy no es posible seguir
endeudándose, no queda nada para privatizar. Por lo tanto, los economistas
neoliberales ubican dos salidas: bajar los salarios o... bajar los salarios,
es decir devaluar. La devaluación no es más que una transferencia de ingresos
de los asalariados (que cobran sus sueldos en pesos) hacia los sectores
exportadores (que hacen negocios en dólares). En este marco, el durísimo
ajustazo ("no recuerdo un recorte salarial así en todo el mundo" dijo el
mismísimo Machinea), no representa ni siquiera el 10% de la parte del déficit
que la Alianza quiere reducir durante este año. Es decir, no hemos visto
nada,
la violencia económica que nos espera es muchísimo mayor. Iba a decir,
finalmente, que la alternativa sería sufrir o rebelarnos pero es casi obvio.

4. López Murphy tenía razón: había una vez un economista ultraliberal. Se
llamaba Ricardo López Murphy, y militaba en las filas del Partido Radical. En
abril de 1999 y ante un auditorio compuesto por dirigentes de empresas, muy
cristianos todos ellos, propuso producir un ajuste de 5 000 millones de
dólares reduciendo un 10% los salarios de los trabajadores argentinos. "La
Argentina tiene que hacer un ajuste nominal del 10% en todos los salarios
para
recuperar la competitividad" fueron sus dulces palabras. Poco tiempo después,
un señor llamado Fernando De la Rúa, que quería ser presidente, declaraba
"Esa
es una idea peregrina. Los salarios están bajos y nosotros nunca pensamos en
recortarlos" ["la alianza contra López Murphy",_Clarín_, 15 de abril de 1999]
También un muchacho, que había tenido bastante éxito en la vida a partir de
su
habilidad de cambiar de tren en el momento justo, llamado Chacho Álvarez,
expresó: "Bajar los salarios significa más recesión y más desigualdad social"
[ibid.]. Pero lejos de contentarse con esto, este señor y este muchacho
redactaron una declaración oficial de la fórmula presidencial aliancista con
la ayuda de otro señor de apellido Machinea. Esta declaración dice así: "Para
la Alianza la defensa del salario es una prioridad. Es absurdo plantear su
reducción justo cuando los trabajadores están mal. Las opiniones de Ricardo
López Murphy son sólo una idea que no representa el pensamiento de la Alianza
y sólo puede considerarse como un ejercicio académico individual. El problema
de la competitividad es del conjunto de la sociedad, no puede recaer en el
salario. Cada uno puede dar su idea, pero esa idea, y más en este caso, no
representa ni es compartida por la Alianza" [ibid.]. El pobre López Murphy,
por decir lo que dijo, se quedó sin chances de ocupar el Ministerio de
Economía. Como premio consuelo, recibió el cargo de Ministro de Defensa, que
al menos de permitía compartir gratos momentos con sus amigos militares.
Además, seguro que durante el anuncio del ajustazo, una pequeña sensación
reconfortante debió invadirlo. Desde la perspectiva ultraliberal aliancista,
López Murphy tenía razón.

Lic. Néstor M. Gorojovsky
Dirección de Estadísticas del Sector Primario
Instituto Nacional de Estadística y Censos
Argentina

Tel.: (0541) 349-9728


Louis Proyect

(The Marxism mailing list: http://www.marxmail.org)





More information about the Marxism mailing list