La nueva cosmocracia (in spanish)

Julio Fernández Baraibar julfb at SPAMsinectis.com.ar
Mon Jun 26 09:23:23 MDT 2000




FINANCIAL TIMES
ESTA EMPEZANDO A FORMARSE LA PRIMERA CLASE DIRIGENTE DE ALCANCE MUNDIAL?
"Cosmocracia": la nueva elite del mundo globalizado
La globalizacion esta dando a luz una nueva elite cuyo poder reside en sus
ideas, su interconexion y su desenfado. Dos periodistas retratan en un libro
las caracteristicas de los nuevos "cosmocratas".
J. MICKLETHWAIT Y A. WOOLDRIDGE
Clarin

Greg, un joven banquero irlandes que vive en Nueva York, arranco risas
cuando pronuncio unas palabras en su fiesta de compromiso con Victoria, una
consultora de Hong Kong. "Me siento como si estuviese hablando ante las
Naciones Unidas", dijo el "novio", y todos festejaron la ocurrencia.
 La broma tenia que ver con los discursos previos. El microfono habia pasado
de mesa en mesa y con distintos acentos -irlandes, britanico,
estadounidense, brasileño, italiano, chino y hasta irani- se habia brindado
por la feliz "pareja".
 A nadie le resulto extraño que un irlandes se casara con una china en Nueva
York. Para los invitados que habian estado con ellos en la Universidad de
Columbia era una fiesta mas de ex condiscipulos de la business school. Para
los invitados de treinta y pico que habian venido de Londres era realmente
un acontecimiento, pero no extraordinario. Todos parecian cono cer Nueva
York. Todos parecian haber asistido a varias universidades y todos parecian
trabajar muy duro.
 El concepto de una "clase dirigente internacional" ha sido uno de las
fantasmagorias de la historia moderna, un disparador de resentimientos,
persecuciones y paranoia. Antes del surgimiento de las democracias, la
politica europea era el coto de una elite bastante coherente.
 La mayoria de los reyes estaba emparentada. El frances se habia afianzado
tanto como una lengua internacional que Federico el Grande y Metternich
escribieron sus memorias en ese idioma. Marx culpo de los males del mundo a
una red interrelacionada de capitalistas; Cecil Rhodes soño con crear un
grupo de hombres de perfil parecido para que mantuvieran unido el mundo de
habla inglesa.
 Pero mas tarde, la idea de una elite mundial parecio quedar reducida a una
oscura fascinacion de teoricos de la conspiracion.
 Hoy la globalizacion esta alumbrando una nueva elite, cuyo poder reside en
sus ideas, sus interconexiones y su extraordinaria soltura. De gustos
cosmopolitas y estilo anglo-estadounidense, esta es la gente que asiste a
las reuniones de egresados de las escuelas de negocios, que ocupa los
asientos de primera clase en los aviones y puebla los despachos directivos
de casi todas las empresas del mundo. Estos "cosmocratas" constituyen la
clase dirigente mas meritocratica de la historia. Una clase mas amplia,
quiza mas inestable, pero clase dirigente al fin.
 Un rotulo con tanta carga como "la nueva clase dirigente" requiere una
breve definicion. Para la mayoria, es un pequeño grupo de multimillonarios.
Sin embargo, por cada Larry Ellison (CEO de Oracle, la empresa de software
para manejo de la informacion), hay miles de personas menos celebres que
viven vidas igualmente internacionales sin el privilegio de tener un jet
privado, y menos aun un avion de combate MiG de su propiedad.
 Samuel Huntington, especialista en cien- cias politicas de Harvard, fue un
poco mas preciso cuando hablo del hombre de Davos, el prototipo del creyente
en la economia de libre mercado. Pero esa definicion tambien es incompleta.
 Los cosmocratas se caracterizan por sus actitudes y por su estilo de vida,
y no por su cuenta bancaria. Algunos estereotipos de esta nueva elite son
predecibles: son los ciberconectados a quienes la revista Wired bautizo
ciudadanos digitales; los ejecutivos de la industria del entretenimiento que
llenan la primera clase de la aerolinea Virgin en los vuelos entre Los
Angeles y Londres; los jovenes "astronautas" taiwaneses que pueblan con sus
laptops los vuelos de China Airlines entre Silicon Valley y Taipei; las
caras nuevas de Insead, la prestigiosa escuela de negocios francesa, que
buscan su nueva idea puntocom en First Tuesday. En Londres "los euroboys" ya
son parte del vocabulario cotidiano.
 Los cosmocratas no se encuentran solo en el ambito de los negocios.
Tambien esta el hombre sabatico. (Hay un chiste en el que un conocido
profesor de teologia, llamemoslo profesor Smith de la Universidad de
Birmingham, pregunta cual es la diferencia entre Smith y Dios. La respuesta
es que Dios esta en todas partes y Smith esta en todas partes excepto en
Birmingham.) Tambien esta el hombre de los organismos: el burocrata
internacional de Washington o de Ginebra que se propone aliviar las penurias
de los habitantes de Lagos o de Nairobi. Hay todavia otro tipo mas de
cosmocrata: el hombre Carville, el operador politico que teje y desteje a la
sombra de presidentes.
  Cuantos son?
 Calcular el tamaño de esta nueva clase es algo asi como un juego con
riesgos. El servicio internacional de noticias CNN llega a 150 millones de
hogares. Por otro lado, solo unos 10 millones de europeos, unos 5 millones
de estadounidenses y un millon de habitantes del sudeste asiatico toman un
vuelo internacional por año, y la circulacion combinada de Time, Newsweek,
The Wall Street Journal, Financial Times, International Herald Tribune,
Business Week, Forbes, Fortune y The Economist es inferior a 20 millones de
ejemplares.
 Tomense esos numeros, inventense unos cuantos mas y se llegara a la
conclusion de que hay alrededor de 20 millones de cosmocratas, de los cuales
8 millones viven en EE.UU. Tambien podra deducirse que la cifra se duplicara
para el 2010.
 Aun cuando la cifra "real" no fuera mas que la mitad, los cosmocratas
claramente representan la mas amplia clase dirigente de la historia. Los
dueños de fabricas que forjaron la revolucion industrial en Gran Bretaña
tardaron decadas en transformarse en una clase con conciencia de si:
empezaron enviando a sus hijos a las mismas escuelas y se aseguraron asi que
se casaran con las hermanas de sus pares.
 A los empresarios que dominaron las grandes ciudades estadounidenses les
llevo aun mas tiempo posar su mirada mas alla de los asuntos puramente
locales: solo a partir de 1920 el Ivy Leaf y el Porcellian Pig se
convirtieron en simbolos nacionales de pertenencia a la clase alta.
 Ahora los cosmocratas tambien empiezan a volverse una clase consciente de
si misma, ayudados por la forma en que la economia global se concentra
alrededor de polos como Silicon Valley, Wall Street, Hollywood y la City de
Londres, y de instituciones como las escuelas de negocios, las consultoras y
los bancos de inversiones.
 No todos los cosmocratas son occidentales. La consultora de management
McKinsey, el Vaticano de la cosmocracia, hoy esta bajo el mando de un indio.
Casi una de cada cuatro compañias en Silicon Valley fue fundada por alguien
de ascendencia china o india. Pero los valores son por lo general
estadounidenses. Los jefes locales de las multinacionales suelen ser los
equivalentes modernos de aquel musulman de Macaulay "indio de sangre y tez,
pero ingles en los gustos, opiniones, valores morales e intelecto".
 Las aspiraciones comunes globalizadas han generado habitos comunes tambien
globalizados. Una consultora de Bangkok no difiere de su homologa de San
Pablo; un director de publicidad que trata de conseguir una mesa en el
Groucho Club de Londres tiene un traje de Armani igual que su colega que
pugna por ingresar, tambien sin reserva previa, al Ivy de Los Angeles; los
tecnocratas de todo el mundo comparten la misma dieta basica.
 Tres factores en particular son caracteristicos de esta elite. El primero
es el enfasis en el consumismo cosmopolita. Es por esto que entre los
pescados que se exhiben en los restaurantes de Manhattan hay robalo de
Chile, loupe de mer del Mediterraneo, hamachi de Nueva Zelanda y muchos
otros especimenes raros que en otro tiempo Jacques Cousteau acostumbraba
preservar. Revistas como Wallpaper, Conde Nast Traveller y Cigar
Aficionado -verdaderos "buscadores" informales para cosmocratas- escudriñan
el mundo en busca de las mejores alfombras, vacaciones y cigarros.
 El segundo factor es su deseo de mantenerse en contacto. Una tribu tan
dispersa como la de los cosmocratas tiene una necesidad casi patologica de
comunicarse, principalmente a traves de Internet. Un miembro de esa elite
habla del matrimonio como una manera de "duplicar la Rolodex" (agenda
electronica); otro, apelando a la jerga de la Palm Pilot (el chiche
cosmocratico por excelencia), se refiere al casamiento como al "hotsynch
final".
 El tercer factor endemico es la inseguridad. Los cosmocratas son una elite
ansiosa. Detras de su autocomplacencia se esconde el sindrome del "chico
rico que tiene tristeza". En su inmensa mayoria, los cosmocratas trabajan en
sectores que pagan bien pero ofrecen minima seguridad.
 Mucho trabajo, sueño escaso
 Ademas, trabajan muchisimo. En Silicon Valley, son famosos los "camellos"
del sueño, personas que trabajan hasta altas horas de la noche durante la
semana y recuperan horas de sueño los fines de semana. Los celulares y los
beepers funcionan como correas electronicas que atan a esta gente
permanentemente a sus trabajos.
  Los cosmocratas son algo bueno? Aunque su ansiedad les juegue en contra
como individuos aislados, les juega a favor como grupo. Samuel Huntington
afirmo que el hombre de Davos estaba condenado al desastre por
"autocomplacencia de la especie". Pero la nueva elite es, de hecho,
competitiva y meritocratica: cualquiera que tenga un buen titulo de una
universidad respetable o que invente un producto inteligente puede ingresar
al selecto grupo.
 Sin embargo, aunque admiremos el caracter abierto de esta elite, hay cosas
negativas. La primera es la superficiali- dad. Un ejemplar joven de la raza
viaja mucho mas que el mas curtido marinero de una novela de Joseph Conrad.
Pero esa misma facilidad moderna de los viajes acarrea sus limites. Es
demasiado facil confundir un viaje de negocios con un estudio profundo de
otra cultura. Los cosmocratas no tienen la profundidad de los personajes de
Conrad.
 Del mismo modo, la veneracion que los cosmocratas sienten por la capacidad
intelectual es una de sus caracteristicas mas valiosas. Pero asi y todo, una
elite basada en "los mejores y los mas brillantes" puede sucumbir a la
arrogancia del poder. Muchas instituciones cosmocraticas como el FMI y el
fondo de riesgo Long-Term Capital Management fueron victimas de la idea de
que con solo aplicar el poder del intelecto a un problema, este se disipa.
 Los mayores temores, no obstante, tienen que ver con lo que Robert Reich,
ex secretario de Trabajo de Estados Unidos, denomino "la secesion de los
exitosos". Los cosmocratas forman un mundo aparte y se conectan entre si por
multiples redes mundiales, pero estan cada vez mas aislados de sus vecinos.
Un cosmocrata que se encuentra en Bangalore (el polo informatico indio) o en
Canary Wharf (el puerto reciclado de Londres) seguramente pasa el tiempo
enviando e-mails a sus pares de todo el mundo, pero no habla con la gente
que vive al lado.
 Las elites de otras epocas generalmente se sentian responsables de algo que
las trascendia. Los lores ingleses tomaban el nombre de sus lugares de
nacimiento; los filantropos estadounidenses dotaban a sus ciudades natales
de universidades y museos. Sili con Valley, en cambio, es la meca comercial
mas fea que haya creado la humanidad, y el fan promedio de la informatica no
tiene la menor idea de que comparte el espacio con uno de los sectores mas
pobres de Estados Unidos (el quinto de los pobladores del Valle de menores
recursos vio declinar sus ingresos en los años 90).
 Base social debil
 Es posible que alli resida una de las principales debilidades de los
cosmocratas: que al devolver menos de lo que toman, pierden el apoyo de las
sociedades en las que estan. Pat Buchanan, el candidato presidencial
reformador, cargo contra "Goldman y Sachs". En Europa y Asia, los
tradicionalistas los han llamado "chicos dorados" y "especuladores
anglosajones" que minan los valores tradicionales.
 En realidad, podria argumentarse que no hay un "choque de civilizaciones":
solo las crecientes dificultades que una civilizacion en busca del
dominio -la de los cosmocratas- encuentra a su paso mientras avanza entre
civilizaciones que pugnan por ponerle limites.
 En esta batalla, los cosmocratas parecerian, en principio, llevar las de
ganar. Tienen la capacidad intelectual y buena parte del dinero. Al Gore,
con su Palm Pilot enganchada a la cintura, es quiza mas cosmocrata que Bill
Clinton; George W. Bush, Master de Harvard en administracion de empresas, es
un pasable hablante del español. En Gran Bretaña, William Hague, entrenado
en las filas de McKinsey, enfrenta a Tony Blair, quien rejuvenecio al
Partido Laborista importando de Washington muchas de las ideas de Bill
Clinton.
 Pero el manejo de la politica moderna sigue siendo un punto flojo de los
cosmocratas. Esta elite no ha moldeado partidos politicos a su imagen y
semejanza como lo hicieron los industrialistas y los sindicalistas hace 100
años. En todo el mundo los partidos de izquierda hunden sus raices en el
mundo de la produccion en masa, y muchos partidos conservadores tienen una
desagradable veta nacionalista.
 Es dificil pensar por que los cosmocratas deberian dejar de ser ricos y
elitistas; ese es solo el lado frivolo de su ser exitoso y meritocratico.
 Pero podrian llegar a lamentar su aislamiento. Si en algun momento hubiese
una gran batalla por la globalizacion, aquellos de los cuales uno podria
esperar que formen el corazon de la defensa probablemente estaran en un
avion rumbo a Nueva York, para asistir a una boda de ex alumnos de una
escuela de negocios.
 El texto que antecede es un extracto de "A Future Perfect: The Challenge
and Hidden Promise of Globalization" ("Un futuro perfecto: el desafio y la
promesa oculta de la globalizacion"), escrito por John Micklethwait y Adrian
Wooldridge y publicado por Crown Business Books en los Estados Unidos, que
el 6 de julio saldra a la venta en el Reino Unido, publicado por la
editorial William Heinemann.



BEGIN:VCARD
VERSION:2.1
N:Fernández Baraibar;Julio
FN:Fernández Baraibar Julio
TEL;HOME;VOICE:54 11 4342-3793
TEL;CELL;VOICE:54 11 15 4043-3016
TEL;HOME;FAX:54 11 4331-6881
ADR;HOME:;;Tacuarí 471, 2º B;Buenos Aires;;1071;Argentina
LABEL;HOME;ENCODING=QUOTED-PRINTABLE:Tacuar=ED 471, 2=BA B=0D=0ABuenos Aires 1071=0D=0AArgentina
EMAIL;INTERNET:julfb at starmedia.com
EMAIL;INTERNET:julfb at hotmail.com
EMAIL;PREF;INTERNET:julfb at sinectis.com.ar
REV:20000626T143725Z
END:VCARD





More information about the Marxism mailing list