L-I: A progressive bourgeois on the Argentinian labor code (in Spanish)

Nestor Miguel Gorojovsky gorojovsky at SPAMinea.com.ar
Sun May 7 21:01:42 MDT 2000


>From _Clarín_ in Buenos Aires.

Daniel Muchnik is a mildly left-wing developmentist, who has remained
in the staff of the _Clarín_ daily after this political party lost
control of the paper.  Here are his opinions on our new Labor Code.

Domingo 7 de Mayo de 2000


              DISCUSIONES PENDIENTES
La nueva reforma laboral


      La economía argentina es poco competitiva. Pero no
    mejorará bajando salarios

      Por
    DANIEL MUCHNIK
    De la Redacción de Clarín


      Desde que en 1991, cuando la economía del ex
    presidente Carlos Menem deambulaba en la oscuridad,
    se sancionaron decenas de normas y leyes laborales.
    Todas tenían un fundamento "clave": mejorar el empleo
    y las condiciones de trabajo. Sin embargo, desde 1991,
    el empleo no dejó de deteriorarse.

      El incremento del desempleo, del subempleo, del
    trabajo "en negro", de la rotación laboral, de la
    utilización de varias artimañas para perjudicar a los
    trabajadores y hasta la caída de los salarios reales (el
    20% tan sólo en los últimos seis años) son claras
    evidencias.

      La nueva reforma laboral, compleja desde el punto de
    vista jurídico, promete (en palabras del Gobierno)
    remediar esta situación, para posibilitar el crecimiento
    económico.

      Más allá de los cantos de victoria, se abren, empero,
    varios interrogantes:

      · Para que se eleve el empleo la economía argentina
    necesitaría crecer al 6% anual durante varios años. Eso
    lo dicen algunos economistas porque otros, como
    Miguel Angel Broda, indican que el desempleo sólo
    desaparecería con un crecimiento anual del 10% a lo
    largo de diez años. Es algo más que un sueño. Para el
    2000 se prevé un crecimiento del 3%.

      · La Argentina tiene serios problemas de competitividad
    porque sus costos son altos con relación a los que rigen
    en el mercado mundial. Tasas de interés elevadas,
    costos muy altos en los servicios públicos, demasiada
    carga impositiva son algunos de los ingredientes que
    descolocan a la producción argentina en el exterior. En
    el Gobierno hay oídos sordos para intentar un debate
    acerca de la ausencia de competitividad. Como el tema
    roza el tipo de cambio todos, salvo muy pocas
    excepciones, se aferran a la convertibilidad y rechazan
    la devaluación ortodoxa. Otros proponen hacer
    modificaciones a la convertibilidad y aferrarse a un tipo
    de cambio flotante en tanto y en cuanto el resto del
    mundo ha dado la espalda al tipo de cambio rígido o
    "anclado". ¿Cuál es la solución adecuada? Esa es la
    pregunta cuya respuesta vale muchos millones.

      · Existe el peligro (en términos potenciales) de que la
    nueva ley laboral sea utilizada para bajar aún más los
    salarios y deteriorar en nuevos terrenos las
    condiciones de trabajo. Esa posibilidad surge del texto
    mismo de la ley. Permite, por ejemplo, que los
    convenios de trabajo de ámbito menor (de empresa o de
    región) prevalezcan sobre los convenios superiores
    (nacional o por actividad). El argumento de que esa
    cláusula es para mejorar las condiciones del trabajador
    es un contrasentido.

      Ninguna ley laboral prohíbe que se mejore la calidad
    del trabajo y crezcan los salarios. Si aquella fuese la
    finalidad de la norma legal, no haría falta ningún
    cambio en la legislación laboral.








Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at inea.com.ar


     --- from list leninist-international at lists.econ.utah.edu ---





More information about the Marxism mailing list