Message on anti-IMF Demo. in Argentina

Julio Pino jpino at SPAMkent.edu
Sun May 28 12:24:26 MDT 2000


Relayed from Nestor:


El movimiento obrero argentino, en realidad, está enfrentando al FMI
por su nombre por primera vez en la historia. Esto implica un salto
_de calidad_ en la convocatoria. Es tan importante ese salto que ya
la Iglesia salió a dar su apoyo, entre otras cosas porque ve la
necesidad de proponerse como defensora de la hegemonía ideológica del
statu quo en el seno de un movimiento de creciente intensidad y
radicalización. Así le irá, cuando la cosa se vaya poniendo tensa y
los curas empiecen a tratar de seguir poniendo paños fríos. No quiero
ser excesivamente optimista, pero se empiezan a ver los nubarrones
congregándose en el horizonte. El problema, creo, es que todo el
mundo los ve venir, y temo un mazazo en algún momento.

Volviendo a la manifestación. Todo lo demás es importante pero
secundario: si va a haber tiros y gases o no (creo que no, que el
gobierno va a caminar como pisando huevos), si va a venir mucha o
poca gente -miércoles a las 14 no es un horario apto para las grandes
masas, por cierto-, si los discursos serán buenos o no...

Esto de la importancia cualitativa de la convocatoria en sí misma
resalta en los carteles que la CGT viene pegando. Te los describo
porque son algo interesante. Tienen un poquito de historia detrás, y
revelan cierta agilidad política que  hace mucho no se veía.

Durante la última campaña presencial, la Alianza pegó unos afiches
donde decían "Somos más!", en alusión derogatoria a la supuesta
invencibilidad del peronismo por ser más masivo que el radicalismo (y
sus jejenes del FREPASO). La "A", mayúscula, estaba dibujada como una
lambda mayúscula (es decir como una "V" invertida), porque en algún
otro cartel habían usado una "V" de la victoria. En ambos casos, la
letra estaba dibujada con los colores de la bandera argentina.

En la última campaña electoral, de autoridades en la Ciudad de Buenos
Aires (3 000 000 de personas) y agitando el fantasma de la debilidad
de un gobierno antiperonista que no tenía base de poder en ninguna
provincia importante del país, la Alianza sacó unos afiches en los
cuales se convocaba a votar por ellos, porque "Vamos por más". Del
"somos más" al "vamos por más", OK? Ahora había que darle al gobierno
nacional alguna apoyatura, algo más que el voto de confianza de la
elección de De la Rúa a presidente de la nación. Siempre con esa
lambda en la palabra más.

Ahora, la CGT de Moyano ha empapelado buena parte de los barrios del
Centro y del Sur de Buenos Aires (el Sur es la zona más pobre) con
unos efectivos anuncios, donde dice "Vienen por más!", con la "A"
igualita a la de la Alianza. Y sobreimpreso, en diagonal, y en rojo,
"Cuidado!".

Esta apelación a la defensa nacional contra el latrocinio, a mi
entender muy plástica y expresiva, es un paso de avance en sí mismo,
más allá de la cantidad de gente que pueda, efectivamente, participar
de la movilización. Ya con eso me doy por hecho. El resto es de
regalo.

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at inea.com.ar






More information about the Marxism mailing list