A political agreement by combative politicians and unionists

Nestor Miguel Gorojovsky Gorojovsky at SPAMarnet.com.ar
Sat Nov 4 08:48:38 MST 2000



Dear comrades,

This is the second of three postings on the situation in the
combative CGT.

The document that follows has been drafted and signed by a group of
Peronist politicians in the Greater Buenos Aires area, in agreement
with "Barba" Gutiérrez, a leader of the Metallurgics whom I have
personally seen say, for the first time that I remember in a Peronist
union leader, that "if our (that is, Peronist) politicians don't take
the lead, we the workers, who have always been the backbone of the
movement, will be the head".

Two important matters regarding the document: it opens up with a
quotation by Arturo Jauretche, where there is an appeal to
politicians not to work according to "opinion research" but according
to "what people don't say but lies in their unconscious", that is
according to a very Marxist conception of politics, that of "possible
consciousness"; and, it closes with a quotation by --James Petras!

Yes, James Petras the American Marxist closing a document by
Argentinian Peronists...

******************** ATTACHED DOCUMENT ************************

Acuerdo de San Martín

Declaración de San Isidro

    "Hay que actuar en dirigente revolucionario y no en dirigente
    electoral porque se trata de la disputa de poder. No podemos incurrir
    en el error de los radicales en 1945 y eso le ocurrirá fatalmente al
    que haga política en función del pasado. Por cuidar los votos, ellos
    se quedaron parados y cuando se dieron cuenta, los votos se habían
    ido. No importa donde están los votos ahora. Importa donde estarán
    para ejecutar un programa. El que está atento sólo a lo que piensa la
    gente hoy, se quedará al margen de lo que pensará la gente mañana y
    aquí está la clave para saber quién es dirigente o no.

    Además, lo que piensa la gente no está dicho por lo que proclaman en
    voz alta sino por lo que se dicen en voz baja y aún más, por lo que
    no se dice y está en el subconsciente."

     Arturo Jauretche.

    (Carta a Amílcar Vertullo, 03/07/59)

Los argentinos enfrentamos hoy, ya iniciado el milenio, el desafío de
re pensar nuestra Nación. Este desafío excede los límites
partidarios. No obstante, nos obliga a re definir roles,
responsabilidades y culpas, y nos obliga a realizar una profunda
revisión del pasado.

A los peronistas nos corresponde el peso más significativo en esta
tarea. Es hora, no sólo, de poner en claro el quién es quién, sino de
separar de una vez por todas, quienes son parte de la decadencia de
la crisis y la corrupción, y quienes piensan y actúan en función de
la causa del pueblo.

El desquiciamiento al que estamos arribando y el vaciamiento de
nuestra identidad y razón de ser, está significando una decadencia
material, moral y de valores cuyo único límite es asumir que el país
lo arreglamos para todos o no hay solución transitoria ni posible,
para nadie - para ningún sector o casta - más allá de la crisis casi
terminal que de hecho nos golpea y nos convoca a nuevos roles,
políticas y liderazgos.

La Argentina actual acumuló muchas deudas pendientes, un desconocido
nivel de desocupación, marginación y exclusión social, y el
agotamiento de una política de adaptación pasiva y resignada al
proceso de globalización.

Superar esta situación y dar respuestas para los tiempos que se
avecinan nos obliga a pensar seriamente en nuestra Patria y en
nuestro Pueblo.

Los reunidos en San Martín reafirmamos esta voluntad, tomando
distancia de los marcos y esquemas que hasta ahora no sólo limitaron
las mejores causas e intenciones, sino que pusieron en evidencia lo
peor de un sistema de partidos y de una "dirigencia" mayoritariamente
cómplice, corrupta y entreguista.

Los reunidos en San Martín queremos abrirnos a nueva realidad y ser
artífices de un destino común que ponga tan solo el acento en nuestro
Pueblo.

Vamos camino a un nuevo tipo de sociedad y democracia. La gente
quiere votar, pero mucho más, quiere ser protagonista.

Esto, está modificando notablemente las formas de hacer política en
la Argentina.

Insistimos, el Pueblo, cada uno de nuestros ciudadanos, quiere
participar y ser protagonista; quiere tener un rol, una tarea, una
responsabilidad.

Aquellos que queremos tomar distancia de una dirigencia mediocre,
banal e irrepresentativa, debemos ser artífices de nuevos paradigmas
basados en la democratización real de la sociedad, en la voz, en el
pensamiento y la expresión de todos los sectores. Esto significa lisa
y llanamente otra dirigencia política, otro partido, otro movimiento,
otro marco de acuerdos.

Los reunidos en San Martín somos conscientes que superar esta
situación y dar respuestas para los tiempos que avecinan, significa:

Dar respuesta a la crisis de identidad y representatividad que hoy
viven todas las estructuras y partidos de la vida nacional.

 Trabajar para la reconstrucción sectorial, en especial los sectores
del trabajo y la producción.

 Generar nuevos marcos de análisis y relaciones que comprendan y
contengan a los nuevos actores sociales ­ excluidos ­ marginados-
minorías, juventud en especial a los sectores medios, en forma
particular los mas dañados por el modelo económico.

 Reconstruir la base social, cultural y económica de nuestra sociedad
y propender a la articulación, formación y expresión de nuevas
estructuras y representaciones políticas.

Los reunidos en San Martín estamos contestes de que para llevar
adelante esta tarea necesitamos y proponemos nuevas formas de
relación, solidaridad y reciprocidad política, que sinteticen
identidad y nuevas posiciones; aceptación de estas nuevas posiciones
y valorización de las experiencias de los últimos años.

Los reunidos en San Martín estamos convencidos de que la única manera
de ver al Pueblo, de escucharlo, de entenderlo es que todos estemos
en una misma línea de observación y compromiso. La cultura política
de la Argentina no acepta mesianismos, fundamentalismos, ni elitismo.

Debemos abrir los cauces de las instancias intermedias. No hay
posibilidad de expresar políticas, reivindicaciones e intereses sin
relación e inserción real con los distintos sectores de la sociedad.
La única representación válida es la de nuestro Pueblo.

Los abajo firmantes nos constituimos en miembros del "Acuerdo de San
Martín" y de la "Declaración de San Isidro" con el objetivo de
trabajar e impulsar políticas comunes, ideas, proyectos que
signifiquen propiciar políticas para la Región Metropolitana, así
como expresar ideas para el conjunto de Nuestro Pueblo.

Nos comprometemos a luchar contra todo lo que signifique,
discriminación, xenofobia y racismo.

Nos comprometemos a llevar adelante políticas, criterios y
metodologías que signifiquen inclusión, contención de todos los
ciudadanos, de todos los sectores.

Ante la necesidad de echar las bases de un nuevo consenso, hacemos
nuestra la enseñanza que dice: "que esto lo solucionamos entre todos
o no lo soluciona nadie".

Bregamos para que más allá del no se puede, el quietismo y el
posibilismo en que hoy se mueven, la casi totalidad de la dirigencia
política y empresaria llevemos adelante proyectos económicos activos
tendientes al crecimiento productivo, cultural y urbanístico de la
región.

Con la misma comprensión, dedicación y vehemencia, afirmamos que no
hay posibilidad de crecimiento de Buenos Aires, si no crece la
región. Así como sostenemos que no hay posibilidad de expansión de la
región sin desarrollo igual y sostenido del resto del país, del
conjunto de las economías regionales.

Aspiramos a que Buenos Aires se complemente en forma activa y
competitiva al Mercosur. Igual idea queremos para todas las regiones
del país.

No percibimos ningún desarrollo o crecimiento económico que no esté
acompañado por el bienestar del Pueblo y la grandeza de la Nación.

No concebimos, por lo tanto, soluciones de tipo económico que
signifiquen postergación, pobreza y marginamiento de las mayorías.

Impulsamos el crecimiento para todos, única forma de terminar con las
políticas neo-liberales y conservadoras que hoy prevalecen.

Nos comprometemos a luchar contra un país diseñado para pocos en
desmedro de las mayorías.

La igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos significa
terminar con las desigualdades, donde unos pocos tienen todo y muchos
no tiene nada. Esto es alcanzar "la democracia económica" que nos
debemos.

Queremos echar las bases del crecimiento con redistribuciones justas
y Justicia Social. Por lo tanto, estamos en contra de las políticas
de Ajuste e Impuestazos que perjudican a las mayorías manteniendo el
Statu quo.

Los componentes del "Acuerdo de San Martín" y de la "Declaración de
San Isidro" asumimos como propio el desafío de renovar una acción
política, militante, solidaria y recíproca que se diferencia de las
"políticas" mediáticas de ocasión y vaciamiento que estamos
asistiendo.

Queremos construir un marco de reciprocidad y respeto, primero entre
los militantes y desde este aprendizaje hacia el conjunto de la
sociedad.

Queremos expresar que valoramos la "militancia" por encima de
cualquier otro concepto; tomando además distancia y denunciando todo
tipo de agachadas, actos espurios, u oportunista al que hoy nos
acostumbra una "clase dirigente" divorciada de la realidad del
Pueblo.

En función de lo anterior, queremos marcar con vehemencia que todo
acto de corrupción es un crimen de "lesa humanidad" ante la crisis de
valores y situación económica que vive el país.

Nos comprometemos y juramentamos a luchar contra la pobreza, a
defender nuestras fuentes de trabajo, a luchar contra la
desocupación.

Están vedados a conformar este "Acuerdo" aquellos sindicados como
corruptos, violadores de los derechos humanos y quienes han entregado
el patrimonio histórico, cultural y económico de la Nación.

Conclusión.

"Sólo el Pueblo salvará al Pueblo"

Nuevamente los argentinos nos encontramos en una encrucijada donde
desperdiciamos nuestras energías y posibilidades.

Cuando tendríamos que "barajar y dar de nuevo" para re ubicar el eje
de discusión sobre políticas de crecimiento activas que apuntalen a
la nación y a nuestro Pueblo. Nos encontramos paralizados y sumidos
en debates que ocultando los achiques de nuestras riquezas y la
inequidad sobre las mayorías ponen en manifiesto las crisis
terminales a que llevan a las democracias débiles y a los pueblos sin
esperanzas ni protagonismo.

Las políticas de ajuste y la sistemática subordinación al FMI, están
en relación directa a una Argentina que decrece y a una realidad
económica que anuncia que la fiesta sigue para unos pocos.

Como esto es así, el drama político ­ social y económico, se cierre
con males presagios sobre nuestra realidad y el continente.

La crisis del gobierno, a diez meses de la asunción, nos evita muchas
explicaciones pero nos permite reafirmar: Sin producción y trabajo,
ni crecimiento, se conculcan y vulneran nuestros derechos,
conquistas, y lo más alarmante se pone en juego la convivencia
democrática.

Cuando la opción válida de hoy es pensar en la Nación, en todos sus
sectores; es replantear un Mercosur para todos.

Lo moderno y positivo ya entrado el milenio y atendiendo lo que pasa
en el mundo es pensar en un país en crecimiento, en apuntalar el
trabajo argentino, en impulsar trabajos bien remunerados y para
todos, en incluir y contener a todas las fuerzas del trabajo y de la
producción. Fuera de esto, no hay forma de ser y estar como
comunidad, ni posibilidad de mirar la dimensión del mundo que hoy se
nos ofrece.

Queremos expresar nuestra solidaridad con todos los argentinos, así
como convocar a todos los compañeros peronistas que quieran expresar
este acuerdo, compromiso y declaración, a todos los sectores de
izquierda, progresistas, con conciencia y buena voluntad a sumarse,
para hacer junto a nosotros, definiciones y práctica militantes que
apuntalen un proyecto de país para todos.

 "... debemos ser parte del síndrome de Espartaco:

Nos rebelamos, luego existimos."

James Petra.


Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar







More information about the Marxism mailing list