[L-I] (Spanish) JAMES PETRAS La gran mentira de EEUU sobre Yugoslavia

Nestor Miguel Gorojovsky Gorojovsky at SPAMarnet.com.ar
Fri Oct 13 08:22:07 MDT 2000


This is Petras on the "American great lie on Yugoslavia". I am
forwarding this to the list because of four reasons:

1) Incunabula such as this must be distributed (Petras, in Spanish,
to Latin Americans, on something that -at least once- is not Latin
America!)

2) I think it is a worthy contribution.

3) Petras has links with the anti-Peronist (more or less, anti-
Milosevic) left in Argentina. Strong links, in fact: during a radio
show in San Juan, Argentina, he met one of my comrades. The theme was
Peronism. They made very good friends, indeed. When they began to
talk on Peronism (you know, I am not anti-Milosevic, er, anti-
Peronist) Petras commented that, though he shared our views, his
friends in Argentina (the local Communist Party) did not, so that he
would abstain to comment on our positions.

4) Curiously enough, this piece reached me through an e-mail
communications network organized --by Peronists!


------- Forwarded message follows -------
Date sent:              Fri, 13 Oct 2000 01:57:04 -0300
Subject:                JAMES PETRAS  La gran mentira de EEUU sobre Yugoslavia
From:                   Red Nacional y Popular <nacypop at ciudad.com.ar>
To:                     <nakypop at sinectis.com.ar>


 Jueves, 5 de octubre de 2000
----------------------------------------------------------------------
----
 JAMES PETRAS (*)
----------------------------------------------------------------------
----


La gran mentira de EEUU sobre Yugoslavia


John Stuart Mills, famoso pensador del siglo XIX e
ideólogo de la democracia y del liberalismo, estaría indignado por el
tipo de democracia representativa que fomentan Washington y la Unión
Europea.
 Por ejemplo, ¿qué pensaría Mills del proceso electoral de
Yugoslavia, donde Washington y la UE han bombardeado y destruido los
medios informativos públicos, y financiado con millones de dólares y
de euros a los medios de comunicación privados de sus clientes
políticos? ¿Llamaría Mills a esto una democracia representativa o una
democracia colonizada? ¿Consideraría democrática la campaña política
de Yugoslavia cuando los clientes de Estados Unidos reciben millones
de dólares para su propaganda
electoral y el Estado yugoslavo se ve amenazado por una posible
invasión de la OTAN en caso de que Milosevic gane las elecciones?
¿Hasta qué punto el electorado yugoslavo se siente con libertad para
elegir a su presidente cuando Estados Unidos lleva a cabo maniobras
militares en Rumanía, Croacia y el Adriático precisamente durante la
campaña electoral? John Stuart Mills no podría llamar libres a unas
elecciones en las que grandes potencias europeas intentan influir en
los resultados recurriendo al boicot económico o a la
promesa del levantamiento de las sanciones. De acuerdo con la teoría
clásica de la democracia, la intervención imperial y la violencia no
son compatibles con un sistema representativo por la simple razón de
que la intimidación física y el chantaje económico son incompatibles
con la libertad para elegir de forma racional a los candidatos y a
sus programas políticos.
 La intervención de Washington y de la UE en el proceso
electoral de Yugoslavia no es más que la extensión de su política de
agresión bélica. De acuerdo con la teoría modificada de la democracia
que han difundido las potencias de la OTAN, el sistema democrático
consiste en la libre elección de candidatos por los ciudadanos...
según los parámetros económicos y políticos de los poderes
imperiales. Esta es una declaración de
principios que causaría rubor a los cínicos de la antigüedad.
 Los resultados electorales en Yugoslavia demuestran la
hipocresía y las mentiras que se esconden tras la demonización de
Milosevic que han ido construyendo Washington y la UE. ¿Cómo es
posible que un dictador permita que la oposición gane unas
elecciones? ¿Cómo es posible que ese dictador admita que ha sacado un
10% menos de votos y se someta a una segunda vuelta electoral? ¿Cómo
es posible que ese dictador tolere
manifestaciones y actos de protesta a lo largo de todo el país,
incluyendo la ocupación de oficinas oficiales? A pesar de todo,
Washington y Bruselas continúan demonizando a Milosevic e intentando
que se retire del poder antes de la segunda vuelta del domingo. La
mayoría del pueblo yugoslavo no está de acuerdo con esta política, a
pesar de la protesta de 15.000 personas, la mayoría estudiantes, que
salieron a la calle el pasado 29 de septiembre.
 La táctica de la gran mentira adoptada por Washington no ha
podido ser refutada de manera consistente porque la Administración
americana tiene una capacidad infinita de inventar nuevos embustes.
Primero, EEUU y la UE argumentaron que el dictador Milosevic no iba a
celebrar elecciones.
Cuando convocó las elecciones, dijeron que estaban amañadas para que
ganara el presidente serbio. Cuando se hicieron públicos los
resultados y el Gobierno de Milosevic declaró a la oposición
vencedora, Washington se opuso a la celebración de la segunda vuelta.
Sistemáticamente, ha quedado en evidencia que todas las hipótesis de
Washington sobre Milosevic eran falsas.
La verdad es la contraria. Washington y sus aliados europeos han
demostrado
ser los autoritarios al intentar imponer el triunfo de su peón
Kostunica y negarse a aceptar las más elementales normas
democráticas. ¿Cómo es posible que la oposición democrática haya
recibido millones de dólares de poderes extranjeros? Las leyes
federales de EEUU prohíben recibir fondos de grupos foráneos, un
delito que se castiga con cinco años de cárcel. Si las leyes
estadounidenses se aplicaran en el caso de Yugoslavia, el líder de la
Oposición debería ser juzgado y condenado.
 La modificación fundamental de los principios
democráticos, el vaciado de su contenido, también es evidente en las
relaciones con otros países. Una potencia imperial (EEUU) firma un
acuerdo internacional en 1994 con Cuba para fomentar la emigración
ordenada de civiles conforme a los procedimientos legales y para
garantizar el respeto bilateral de las leyes internacionales contra
la piratería aérea. Ambos países se comprometieron a detener y
repatriar a los infractores. Cuba ha seguido escrupulosamente el
espíritu y la letra de este acuerdo internacional. Washington, en
cambio, ha
optado por aplicar la ley de forma selectiva, otorgando su ciudadanía
a los secuestradores de aviones, como ha hecho este mes, mientras
exige a Cuba el cumplimiento del acuerdo. Al recompensar a los
piratas aéreos concediéndoles automáticamente la ciudadanía
estadounidense, Washington pretende reescribir las normas que rigen
las relaciones internacionales: las potencias imperiales podrán, a
partir de ahora, tomarse la libertad de violar con impunidad los
acuerdos internacionales, mientras le exigen al resto del
mundo que los acate.
 ¿Qué hay detrás de estas burdas modificaciones de los
principios democráticos establecidos y de la terrible subversión de
las leyes internacionales? En el caso de la agresión de la OTAN a
Yugoslavia, según el general alemán retirado Heinz Lockwell, "la
Alianza quería nadar y guardar la ropa; eligió una nación pequeña e
insignificante para demostrar su credibilidad y allanar el camino
hacia una nueva estrategia global". Es
decir, La OTAN estaba empeñada en reafirmar su poder imperial, en
advertirles a los líderes disidentes de todo el mundo de que pueden
ser aplastados si se atreven a desafiar a Estados Unidos o a la UE.
La democracia como imposición externa mediante amenazas militares y
chantajes económicos es sólo un pretexto para reafirmar la supremacía
imperial de Occidente.
 En el caso de la violación unilateral por parte de Washington
de su acuerdo con Cuba, intervienen factores más vulgares: la
Administración Clinton considera más importante captar el voto de
unos cuantos miles de exiliados cubanos de Florida que cumplir las
normas internacionales. He aquí la combinación del desprecio que
siente el imperio por las leyes con las tácticas rastreras y
escandalosas de un demagogo. La decisión de Washington
de aprobar el secuestro de aviones cubanos, a fin de obtener votos
para el Partido Demócrata, ha provocado un conflicto con importantes
sectores de la clase empresarial estadounidense: las organizaciones
empresariales más poderosas -la American Farm Bureau y la National
Association of Manufacturers- se han declarado públicamente
partidarias de normalizar de las relaciones con Cuba, pues se trata
de un nuevo mercado que permitiría aumentar las exportaciones
norteamericanas.
 Si los países de la OTAN están violando efectivamente las
normas básicas de la democracia y las leyes internacionales, habrá
que responder a dos preguntas: ¿qué principios están poniendo en
vigor y cuáles son las consecuencias?
 Como se ha sugerido antes, el principio fundamental que
determina la política de la OTAN es la construcción del imperio: la
transformación de los ciudadanos en súbditos fieles que subordinen
sus intereses y sus políticas al servicio de las potencias
occidentales. Si de las elecciones libres surgen líderes serviles,
tanto mejor. Pero si los pueblos cometen la imprudencia de elegir
libremente a un líder independiente, serán castigados por la OTAN
hasta que se arrepientan. Lo mismo ocurre en el ámbito de las
relaciones internacionales: la violación unilateral de los acuerdos y
los actos terroristas al servicio de los soberanos imperiales son
compatibles con los principios operativos de la Alianza. Los métodos
que la OTAN considera buenos para ella son reprobables si los usan
países satélite.
El problema de este planteamiento es que algunos adversarios de la
OTAN no responderán a la retórica del imperio, sino a sus prácticas.
Si el imperio es partidario del terrorismo, ¿por que no habrían de
serlo también sus oponentes? 
Estas modificaciones de la teoría de la democracia efectuadas por el
imperio y la subversión de las leyes internacionales alentarán a los
imitadores y generalizarán las prácticas autoritarias. Con un poco de
suerte, sin embargo, los pueblos no se verán obligados a elegir entre
los gobernantes del imperio y sus adversarios pretorianos; resistirán
la tentación de imitarlos y elegirán el camino de la independencia
política y el sistema representativo. Para seguir los principios
liberales de John Stuart Mills, quizá convendría leer con
detenimiento los textos de Karl Marx.
 
(*) James Petras es profesor de Etica Política en la Universidad de
Binghamton.


----------------------------------------
Esta recibiendo este mensaje de la NAC & POP (Red Electrónica
Nacional y Popular de Noticias) porque su dirección de correo
electrónico esta incluida entre las mas de 1.500 que forman "AMIGOS
DE AMIGOS". AdeA es una comunidad real de comunicación virtual donde
se discuten ideas, visiones, filosofía, experiencias, practicas e
información sobre los diversos temas relacionados con la Cultura, la
Política y el Desarrollo Social, Económico e Institucional de la
Argentina y especialmente en la Patria Grande de América Latina,
impulsada por la Mesa de los Sueños de los Compañeros de Utopías del
Movimiento Nacional y Popular de los Criollos. (*) 

Si quiere tramitar un ALTA o BAJA envie un mensaje a:
nacypop at ciudad.com.ar 
Si quiere realizar una CONTRIBUCION a la lista, envíe un mensaje a:
nakypop at sinectis.com.ar 


(*) Criollos - en nuestra acepción - es la cruza entre personas
nativas e inmigrantes en cualquier grado y entre inmigrantes de
tercera generación en América.


------- End of forwarded message -------

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar

_______________________________________________
Leninist-International mailing list
Leninist-International at lists.wwpublish.com
To change your options or unsubscribe go to:
http://lists.wwpublish.com/mailman/listinfo/leninist-international





More information about the Marxism mailing list