(Sp) Illegitimacy of foreign debts and antiimperialist struggle (2nd. part)

Les Schaffer schaffer at optonline.net
Sun Apr 22 18:06:00 MDT 2001


c

[ from Nestor ]

[Second part of the document in Spanish]

En la investigación que se está desarrollando, también se han puesto
en evidencia los mecanismos utilizados para la fuga de capitales, que
en el caso argentino excede los 120.000 millones de dólares, lo que ha
sido posible por la complicidad de los bancos extranjeros.  Es decir
que a través de una investigación llevada a cabo por un tribunal
federal, aunque con cierta morosidad se han podido establecer las
formas del fraude y la ilicitud.  Estos son simplemente algunos puntos
que han aparecido, y cuya investigación se está profundizando.

Hay también constancias de la realización de denuncias por fraude
fiscal que nunca fueron investigadas, y estamos trabajando para
determinar los montos exactos del endeudamiento privado que asumiera
el Estado Argentino. Se que es una labor muy ardua, pero también creo
que constituye la única alternativa para que los mecanismos judiciales
obliguen a las autoridades de la nación a modificar sus políticas de
la deuda


ALGUNAS CONSIDERACIONES PRACTICAS

¿Cuál es la importancia de un procedimiento judicial, y la enorme
diferencia que existe con las acciones que se realizaran en otras
partes a través de coloquios, reuniones, foros, tribunales populares,
y otras expresiones legítimas para considerar el tema? Es una pregunta
que voy a responder, y creo que debe ser materia de discusión.

En las reuniones celebradas en todas partes del mundo, algunas de las
cuales fueran citadas más arriba, si bien la cuestión de la deuda fue
analizada desde diversos ángulos, los documentos finales fijaron
algunos cursos de acción, que lamentablemente no se tradujeron en
acciones efectivas para enfrentar el problema. Hay una gran cantidad
de documentos que conocemos, que no son sino expresiones de deseos,
anatemas contra la deuda, diagnósticos precisos sobre lo que ella
significa, y elaboraciones jurídicas de gran rigor científico, que
hasta hoy se han mostrado ineficaces, porque la única manera de
enfrentar el poder de los acreedores, es a través de medidas concretas
que modifiquen sustancialmente la situación. Un ejemplo de esos
trabajos son las reuniones celebradas en ámbitos académicos, en torno
a obtener una opinión consultiva de la Corte Internacional de
Justicia, que no han ido más allá de la discusión teórica, sin que por
ello deba dejar de reconocer los significativos aportes realizados a
la doctrina sobre endeudamiento.

En la Argentina se hizo un planteo jurídico, y de tal manera se
establecieron las bases sólidas de un reclamo que continúa no solo en
los tribunales, sino que continuará en los organismos que aplican el
derecho internacional, si el gobierno se niega a aceptar las
conclusiones de los magistrados

Una sentencia judicial, sienta un precedente para enfrentar a los
acreedores, que no pueden exigir, aquello que se ha comprobado carece
de legitimidad, y obliga a un gobierno a proceder de acuerdo con lo
dictaminado por la magistratura judicial. Por supuesto, puede no
hacerlo, ante las presiones que ejerzan los bancos y los organismos
multilaterales de crédito, y en rigor en la Argentina, se ha
desconocido tácitamente el fallo, porque el mismo se refiere al
período de la dictadura militar. Pero la nueva causa, que se encuentra
en pleno trámite, analiza la deuda hasta ahora, y las conclusiones a
que arribe el Juez, resultarán de acatamiento obligatorio.  Si se
desconoce el fallo, cualquier ciudadano que indudablemente se verá
afectado por la violación de la ley expresa, se encontrará habilitado
para recurrir en el caso Latinoamericano a la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos, como una instancia previa para presentarse a la
Corte Interamericana, creada a través del llamado Pacto de San José de
Costa Rica. En el caso, esa instancia legal resulta obligatoria para
los gobiernos a la luz de las normas del derecho internacional, y no
existe posibilidad de que sea violada impunemente.

Debemos aceptar, que todo este procedimiento está por ahora limitado
al territorio americano, pero resulta indudable que una resolución
sobre ilegitimidad de la Corte Interamericana obligará en forma
inexcusable a las Organización de las Naciones Unidas a someter la
cuestión a la Corte Internacional de Justicia de la Haya, y de tal
manera todos los países africanos al Sur del Sahara, cuya deuda ha
adquirido proporciones escandalosas, contarán con un procedimiento del
derecho internacional para oponerse al poder de los bancos
acreedores. Al respecto creo necesario señalar, que ya se ha insinuado
una preocupación sobre el tema de la deuda en la Naciones Unidas, y es
así que el 17 de abril de 1998 la Comisión de Derechos del Hombre
reunida en Ginebra, subrayaba en el punto 9

a) los efectos negativos de la deuda y de las políticas adoptadas
frente a ella, para el pleno disfrute de los derechos económicos,
sociales y culturales en los países en desarrollo y

b) que sean adoptadas medidas por los gobiernos, el sector privado y
las instituciones financieras internacionales para aliviar tales
efectos en los países en desarrollo y especialmente, en aquellos
excesivamente endeudados

Esta declaración tomaba en cuenta el problema, sin planteárselo desde
el ángulo de la ilicitud, y ello porque, a excepción de las
discusiones académicas, que establecieron los parámetros jurídicos de
los términos de esa ilicitud, ningún país, ninguna organización no
gubernamental, ni ningún ciudadano planteó la posibilidad de una
investigación concreta, que demostrara sin ningún tipo de dudas, como
se fue articulando este gravamen esclavizante. Y esa investigación es
la que debemos llevar a cabo en cada uno de nuestros países,
articulando un trabajo conjunto que configure un gran planteo
internacional sustentado en la ILICITUD DE LA DEUDA, pero de carácter
judicial, donde debido a la intervención de los tribunales de justicia
de cada país se investigue en cada caso, como se llevó a cabo el
proceso de endeudamiento, mostrando los mecanismos perversos usados
por el poder financiero para manejar el sistema económico a su
arbitrio, y sin ningún tipo de limitación.

Si en la Argentina los más importantes bancos transnacionales,
utilizaron los procedimientos que se encuentran descriptos en la
investigación judicial, los antecedentes que disponemos nos muestran
que en todos los paises endeudados se manejaron con los mismos
procedimientos, y ha llegado la hora de ponerlos en evidencia, sin
demoras de ninguna especie.  Ello supone investigar también el
desempeño de los organismos multilaterales de crédito, que en la
mayoría de los casos avalaron ese sistema, siendo partícipes y
corresponsables de las políticas implementadas por los países
endeudados. Al respecto la Asociación Americana de Juristas ha
considerado que "el origen de una gran parte de la deuda es total o
parcialmente ilícito, algunos préstamos fueron ficticios y solo
sirvieron para disimular maniobras financieras irregulares, realizadas
de común acuerdo entre Bancos internacionales e individuos y empresas
que de ese modo constituyeron enormes activos en el exterior" (12 )

Además de realizar una investigación judicial, también se deberá
contemplar la necesidad de plantear el significado de la ilicitud del
alza unilateral de las tasas de interés de la deuda en consonancia con
la llamada "formula de Roma" redactada por la Comisión Especial
convocada por el Consejo Europeo de Investigaciones Sociales de
América Latina (CEISAL) en julio de 1992, que estableció un proyecto
para que la Organización de las Naciones Unidas presentara a la Corte
Internacional de Justicia, cinco cuestiones:

1) La condena a la usura, constituye uno de los principios generales
de derecho mencionados en el inc.c del punto 1 del art. 38 del
estatuto de la Corte Internacional de Justicia?

2) En caso de ser afirmativa la respuesta a la cuestión anterior, son
actos de abuso de derecho y usurarios las alzas unilaterales de las
tasas de interés de la deuda externa?

3) Si la respuesta a las dos cuestiones anteriores fuere
afirmativa. Están obligados los países acreedores a no permitir que se
cometa ese ilícito contra los países deudores?

4) En caso de ser afirmativas las respuestas a las tres cuestiones
precedentes. Deben, el Fondo Monetario Internacional y el Banco
Mundial, actuar en consonancia con aquellas obligaciones de los países
acreedores?

5) Paralelamente. Existe para los países acreedores la obligación
fundada en el derecho internacional convencional, de no permitir que
los actos de usura incriminados sean ejercidos contra los países
deudores

Resulta indudable que el ejercicio del derecho, es un imperativo que
debemos asumir, lejos ya de los planteos teóricos que no resultan de
ninguna utilidad. Al respecto, creo interesante citar estas
reflexiones de una importante fuente norteamericana que nos muestran
la conveniencia de las acciones jurídicas concretas, al recordar un
hecho histórico y la necesidad de comenzar ya la lucha: "El mundo en
conjunto estaba menos preocupado con la voz auténtica de los poetas
latinoamericanos que con el tono estridente de sus abogados. Los
abogados latinoamericanos heredaron la tradición legalista
constitucional elaborada por los teólogos y juristas de los siglos XVI
y XVII.  De diferentes modos estos abogados desafiaron la
preponderancia política y económica de los intereses extranjeros,
particularmente aquellos de los Estados Unidos. En 1895, el Secretario
de Estado Richard Olney se había jactado de que Estados Unidos era
prácticamente "soberano en el continente" una pretensión que Gran
Bretaña vino a admitir en la práctica, sino en la teoría; los estados
europeos sostenían que podían usar la fuerza e intervenir –como en
Nicaragua- para cobrar sus deudas y proteger a sus nacionales contra
regímenes inestables y corruptos, usando y abusando de la doctrina de
la extraterritorialidad. Entre 1868 y 1896 el abogado argentino Carlos
Calvo desarrolló y defendió una versión extrema de la soberanía
nacional: los intereses extranjeros deben estar sujetos
incondicionalmente a las leyes nacionales, con prescindencia de las
nociones europeas de la sacralidad de los contratos. Los Estados deben
actuar en función de sus intereses tal como los perciben, aún si esto
apareja el desconocimiento unilateral de las deudas. La doctrina Calvo
vino a resultar el grito de batalla de los nacionalistas
latinoamericanos. Era –apunta Robert Freeman Smith- el clásico debate
entre deudores y acreedores, los desarrollados y los subdesarrollados,
los débiles y los fuertes ( 13) Es decir que la lucha por el derecho
como quería Ihering, no es un ejercicio sin destino o la utópica
expresión de idealistas de gabinete, sino que nos muestra como una
alternativa válida, para romper con la esclavitud de la deuda a través
de mecanismos jurídicos de indudable efectividad, que puedan revelar
los entretelones de esta gran trampa.

Creo necesario poner de relieve que el Dr. Carlos Calvo, fue
contratado por el gobierno de la República del Paraguay, en un grave
conflicto sostenido con el gobierno británico en el año 1859, quien
ejerció represalias belicas y diplomáticas contra el pequeño país
sudamericano.  Calvo mediante la articulación de la doctrina de los
grandes juristas, se opuso a las pretensiones inglesas, y
desarrollando una labor verdaderamente titánica obtuvo que se
reconocieran los derechos soberanos del Paraguay, y la irrazonabilidad
de las acciones seguidas hasta ese momento


NUESTRA PROPUESTA

Es por todo lo anteriormente expuesto, que respondiendo a la generosa
invitación de la Coalición Nacional Jubileo 3000 de Mali, quiero
proponer:

1.- Construir un movimiento internacional, integrado por todos los
países endeudados, con autonomía funcional en cada país, pero cuyas
acciones se integren en un proyecto común

2.- Constituir un Consejo Directivo, que ejerza la representación del
movimiento, integrado por la totalidad de las naciones deudores

3.- A través de la organización que se constituya, o de aquellas
personas que están trabajando en el tema de la deuda en organizaciones
autónomas como Jubileo 2000, iniciar pedidos de investigación de la
deuda externa en cada uno de los países endeudados, de carácter
análogo a la investigación llevada a cabo en la República
Argentina. Ello permitirá contar con pronunciamientos legales que
serán obligatorios para los gobiernos, y en caso de desconocimiento,
habilitar a cada país para recurrir a los organismos internacionales
de derechos humanos, debido a la flagrante violación de la ley.

4.- Constituir un Comité Coordinador de Asesoramiento y Supervisión de
las acciones judiciales a emprenderse, que tendrá la misión, de
orientar las presentaciones que se efectúen, sugerir los medios de
prueba, aportar documentos que sirvan a los fines de la investigación,
y realizar todas y cada una de las acciones que sean necesarias para
el mejor resultado de la labor de las Cortes Federales que
intervengan.

5.- Convocar a un cuerpo de expertos independientes en cada país, con
el fin de efectuar auditorías que verifiquen la legitimidad de la
operaciones de crédito que originaron la deuda y la legalidad de las
cláusulas contenidas en los diferentes contratos (tasa de interés,
comisiones, gastos, pactos de extraterritorialidad jurisdiccional,
etc.) como un aporte sustancial a la labor que lleven a cabo los
distintos tribunales que intervengan y sin perjuicio de lo que ellos
investiguen en cada caso.

6.- Establecer las formas de contacto regular a través de la red de
correo electrónico, creando un foro de discusión y estudio de carácter
permanente para el análisis y solución de todas las alternativas que
se presenten en el desarrollo de las investigaciones mencionadas en el
punto 3.

7.- Fijar fecha tentativas de encuentro entre todos los participantes
del proyecto, o en su defecto establecer los tiempos de reunión para
evaluar la marcha del mismo.

Respecto a estas propuestas, quiero hacer presente en forma personal y
en nombre del grupo de trabajo que integramos en la Argentina, que
ofrecemos nuestra más irrestricta colaboración a todos los movimientos
aquí representados, sobre la base de nuestra propia experiencia en el
tema de las investigaciones judiciales y en el hecho de que mi país es
el único donde se realizó esta experiencia inédita, que sigue un
definido curso de acción.

La realización de las acciones jurídicas concretas que proponemos a
través de la actuación de las Cortes Federales de cada país, si bien
es una experiencia inexplorada hasta ahora, dará vigencia a una
antigua doctrina sobre deuda odiosa o ilegítima, que tuviera como
magistral expositor en el siglo pasado al Prof. Alexander Nahum Sack,
que fuera ministro de los zares de Rusia, y Profesor de Derecho en
Paris. El sostenía que " Las deudas odiosas contraídas y utilizadas
para fines que a sabiendas de los acreedores, son contrarios a los
intereses de la nación, no comprometen a esta última, excepto en la
medida que ha obtenido ventajas reales de esta deuda. Los acreedores
han cometido un acto hostil en relación al pueblo
" "Asimismo podemos
incluir en esta categoría las deudas contraídas por miembros del
gobierno o por personas o grupos asociados al gobierno para servir
interés manifiestamente personales, intereses que no están
relacionados con los intereses del estado ( 14 ). Es tal la vigencia
de estas consideraciones que en 1982, los asesores legales del First
National Bank of Chicago, escribieron que: " Las consecuencias para
los acuerdos crediticios de un cambio de soberanía dependen en parte
del empleo de los fondos por el estado predecesor. Si la deuda del
predecesor es calificada de odiosa, es decir que los interese fueron
empleados en contra de los intereses de la población, la deuda no
puede recaer sobre el sucesor"(15) Palabras que tienen singular
actualidad y nos aportan argumentos sustanciales para la lucha que
debemos emprender.

Aquí no se trata de efectuar planteos éticos o moralistas, aunque
legítimos de difícil aceptación para las organizaciones financieras,
sino que recurrimos al derecho sustantivo y a las realidades jurídicas
que rigen las relaciones entre los estados, y entre éstos y los
acreedores privados. El dominio de los grandes bancos y los holdings
económicos en el actual esquema de poder, es de tal magnitud, que
utilizan regularmente todos los recurso legales de que disponen, y
echan mano a otros procedimientos no convencionales pero si efectivos
para negarse a cualquier tipo de control gubernamental (16). Resulta
una verdadera paradoja la utilización selectiva de la ley en defensa
de sus continuas y arbitrarias especulaciones, y nieguen los derechos
legales que le asisten a los deudores que deben someterse
invariablemente a las maniobras del mercado, que por supuesto siempre
van a perjudicarlos. Se arguye sofísticamente, que las leyes
económicas responden invariablemente a la realidad de la vida
convencional.

Un jurista argentino señalaba hace unos días comentando el fallo sobre
la deuda argentina, que hay algo " que en la Argentina y en otros
países del continente se ha estado eludiendo interesadamente, y es la
peculiarisima entidad jurídica del presunto deudor. El Estado Nacional
en virtud de su fin, el bien público o bien común tiene un rango
superior al de cualquier otra persona en el ámbito de la sociedad
humana. Esta superioridad deriva de la índole de su finalidad, que
está constituida por el bien más alto, el bien supremo, el que
desplaza y subordina a todos los otros bienes en la comunidad. El
servicio del público, el servicio a la totalidad de los ciudadanos, al
común de la población, no es equiparable, pues, a ningún fin
particular por respetable quem parezca, mucho menos a los lucros
privados de la sociedades comerciales prestamistas, es decir a los
bancos. Dicho de otro modo, en la deuda pública hay un esencial
desnivel. Acreedor y deudor no están en el mismo plano, ni tienen la
misma entidad, ni las mismas potestades. De aquí deriva lo que se ha
tratado de disimular todos estos años. El Estado es una entidad
soberana y una de las condiciones propias de toda soberanía reside en
que ningún procedimiento ejecutorio puede ser iniciado ni cumplido
contra ella, porque estos comprometerían su existencia misma y harían
desaparecer la independencia y la acción del gobierno respectivo (17)
Sobre estas precisiones actuales tenemos los antecedentes de la
doctrina Calvo, de la Doctrina Drago, recogidas y ampliadas por
eminentes juristas como Feraud-Giraud, que fuera miembro honorario del
Instituto de Derecho Internacional y presidente honorario de la Corte
de Casación de Francia o del Dr. Pasquale Fiori, miembro titular del
referido Instituto y eminente Profesor de la Universidad de Nápoles
que en el siglo pasado, nos legaron una doctrina que urge actualizar
en beneficio de nuestros pueblos.

Para terminar esta demasiado larga presentación, debo recordar una vez
más que tenemos una importante doctrina jurídica que debe llevarse a
la práctica en forma inmediata, y que si resultó eficaz en otros
momentos de la historia, puede acompañarnos en esta lucha que
emprenderemos.

Tenemos ya un antecedente concreto con la investigación argentina, que
debemos superar, articulando presentaciones sin fisuras en cada país
que permitirá en definitiva que:

a) Investigar los diversos procesos de endeudamiento, la licitud o
ilicitud de los contratos, la legitimidad de las sucesivas
refinanciaciones,

b) investigar las deudas contraídas por deudores particulares, a los
efectos de excluir la responsabilidad de los estados, cuando aquellos
hayan sido los únicos beneficiarios;

c) plantear el principio Rebus Sic Stantibus, mediante el cual la
obligación se extingue, y el deudor queda liberado cuando su
cumplimiento se hace imposible, muy oneroso, o esencialmente diferente
de cuando se contrajo la deuda

d) Investigar la responsabilidad de los organismos internacionales.

En este último caso, establecer la responsabilidad que tuvieron en la
convalidación de las operaciones ilícitas, el Fondo Monetario
Internacional y el Banco Mundial, mediante la supervisión ejercida a
través de los tramites de refinanciación de deudas consideradas
ilegitimas. (18)


ÉL PROPOSITO DE ESTA CONVOCATORIA

Creo que ha llegado el momento, de que trabajemos en conjunto para
terminar con este terrible flagelo, fijando alternativas comunes, y
definidos cursos de acción . Esta reunión que hoy nos convoca, debido
a la generosa hospitalidad de nuestros hermanos de Africa, no debe ser
un encuentro más de organizaciones de varios continentes o de
referentes de diversas naciones, sino que debe constituir un verdadero
hito en la lucha contra la Deuda. De aquí deben salir respuestas
precisas para lo que debemos hacer, con el convencimiento firme y
decidido de que nuestra unión en el proyecto a llevar a cabo, será una
herramienta formidable para liberarnos de una esclavitud que debe ser
destruida de una vez y para siempre.

En el transcurso de estas páginas he señalado algunos ejemplos de
sólidas doctrinas jurídicas que fundamentarán debidamente lo que nos
resolvamos a hacer, y también traté de explicar en forma somera el
funcionamiento de un proceso judicial realizado en mi país que debe
servirnos a todos como un antecedente tangible para iniciar acciones
similares, como las indicadas en mi propuesta.

Nuestros pueblos no pueden esperar, y la conciencia solidaria de la
humanidad nos convoca a este verdadero desafío que tenemos que asumir
ya mismo.


Buenos Aires, 19 de abril de 2000


Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar





More information about the Marxism mailing list