Background info on the new Argentinean President

Gorojovsky Gorojovsky at arnet.com.ar
Sun Dec 23 14:19:05 MST 2001


The author of the following portrait of Rodríguez Saá is currently a political 
analyst and journalist with ideas rooted in the more "national" fractions of 
the Old Socialist Party. He has no political activity since some years.
------- Forwarded message follows -------


ARGENTINA
Adolfo Rodríguez Sáa: poder y pragmatismo

Por Emilio J. Corbière*


Buenos Aires (Especial para Prensa Latina).- El peronismo, con 
la designación como presidente de transición del sanluiseño 
Adolfo Rodríguez Sáa, ha colocado un zorro en el gallinero 
político. Es probable que José Manuel de la Sota, Carlos 
Ruckauf, Carlos Reuteman y Néstor Kirschner se lamenten, en el 
futuro inmediato, por haberlo designado en ese cargo, porque 
el sanluiseño no nació a la política para ocupar 
“interinatos”. Tanto es así que estuvo dieciocho años en el 
cargo de gobernador, desde el 10 de diciembre de 1983 hasta 
ahora.
El perfil de Adolfo Rodríguez Sáa es el de una personalidad 
pragmática, desideologizada, con algunos antecedentes en el 
nacionalismo. Pero, por sobre todo, ama el poder, las mujeres 
y la riqueza, sin límites. Es un hombre de éxito.
El poder político construído en San Luis lo ha logrado como 
buen administrador utilizando los subsidios en obras públicas 
de gran relevancia que mueven cerca de 300 millones de dólares 
al año. El estudio jurídico que entiende en esos negocios es 
el de la actual senadora Liliana Teresa Negre de Alonso, que 
defendió con vehemencia su nominación el sábado a la noche en 
la asamblea legislativa. Se trata de una muchacha joven, 
profesora de la Universidad Austral y relacionada con el grupo 
integrista Opus Dei. De todas maneras el operador del nuevo 
presidente es su propio hermano, el ex senador Alberto 
Rodríguez Sáa, un ex senador puntano, agnóstico, cerebral, que 
ha tenido algunos conflictos con la Iglesia Católica, y que 
actúa con firmeza de carácter incluso ante su hermano.
El nuevo presidente procede de una familia tradicional puntana 
a la que pertenecieron los caudillos federales Francisco, 
Felipe y Juan Sáa, este último el famoso “Lanza Seca”. 
Francisco Sáa se unió con una india ranquel, que tuvo a una 
hija de nombre Feliciana de la que fue descendiente un 
homónimo del actual presidente, Adolfo Rodríguez Sáa, 
dirigente conservador del Partido Demócrata Liberal de San 
Luis, que falleció el 16 de junio de 1933, ocupando un cargo 
de senador nacional. Emparentado con los Sáa estuvo la familia 
Lucio Lucero, una de cuyas hijas, de nombre Enriqueta, se casó 
con el ingeniero marxista alemán Germán Ave Lallemant, uno de 
los fundadores del Partido Socialista de la Argentina que, 
radicado en San Luis, motorizó la Unión Cívica sanluiseña, 
hasta su fallecimiento. Lallemant fue amigo íntimo de Teófilo 
Sáa, hijo de “Lanza Seca”, primer gobernardor radical cuando 
se produjo la revolución 1893.

De la “tendencia” al poder

Adolfo Rodríguez Sáa nació en 1947, perteneció a la Juventud 
Demócrata Liberal donde dirigió una revista antiperonista 
denominada “La Voz de San Luis”. Pero luego, en 1966, viajó 
a Buenos Aires para estudiar abogacía, retornando a su terruño 
en 1971 con su título profesional. Entonces se enroló en la 
Juventud Peronista, a la que adhirieron en esos años muchos 
jóvenes nacionalistas y conservadores populistas. Juan Abal 
Medina y Miguel Zavala Rodríguez, el “colorado”, lo 
eligieron primer candidato a diputado provincial cuando se 
conformaron  las listas del Frente Justicialista de Liberación 
(Frejuli) que llevaron la fórmula presidencial Héctor J. 
Cámpora-Vicente Solano Lima.
Aquellos jóvenes nacionalistas y peronistas recibieron, de 
alguna manera, el influjo de uno de los ideólogos históricos 
del nacionalismo argentino, el sanluiseño Carlos Steffens 
Soler, vocal del Instituto Juan Manuel de Rosas de 
Investigaciones Históricas. En 1976, Abal Medina pasó al 
exilio en México y Zavala Rodríguez, integrante de la JP de 
las regionales, fue asesinado por la Triple A.
De todas maneras, Adolfo Rodríguez Sáa, cercano a la 
“tendencia” tras el regreso de Juan Perón a la Argentina, 
tomó distancia del entonces gobernador Elías Adre, referente 
de la izquierda peronista y se ubicó junto a los sindicalistas 
dirigidos por Oraldo Britos, ahora elegido como su ministro de 
Trabajo.
Su poder como gobernador lo ha mantenido a partir de ser un 
buen administrador y gracias a los subsidios del Fonavi y 
otros sistemas de coparticipación mediante los cuales 
construyó viviendas para la gente pobre, caminos y diques, 
especialmente los de Nogalí y Río Grande y hay otros dos 
pendientes de realización. Además de lograr para su provincia 
subsidios que canalizó en obras públicas, en esa provincia  
semidesértica y agrícola-ganadera, logró radicar una enorme 
cantidad de empresas, algunas fantasmales.
El periodista Miguel Wiñaski publicó un libro titulado “El 
último feudo” donde señala que el gobierno en San Luis de 
Adolfo Rodríguez Sáa, ha tenido una perfomance autoritaria. 
Fueron característicos los enfrentamientos con periodistas 
locales como Jaime Emma  y Juan José Laborda Ibarra.

¿Regreso del populismo?

El presidente de transición Rodríguez Sáa propuso, en sus 
primeras medidas, apoyo a los pobres y marginados sociales, 
repartiendo comida; suspendiò el pago de la deuda externa; 
implementará un seguro para los desocupados y establecería un 
fuerte recorte del gasto político y burocrático. Sobre la 
deuda pública o externa sostuvo que la enviará al Parlamento 
para su investigación. Si bien sostuvo que no la desconocerá 
buscará su renegociación, si eso se cumple, puede hacer 
explotar una bomba política en toda  América latina. La 
Argentina no es el Perú de Alan García. Posee riquezas de 
sobra para resistir embates desde el exterior, especialmente 
tiene alimentos.
Todo parece indicar, empero, que en la noche del viernes al 
sábado, los banqueros locales y las empresas privatizadas, 
lograron imponer, por ahora, su criterio contrario a la 
devaluación. El 1 a 1 perjudica a los “fondos buitres” que 
han adquirido dólares a futuro y esperan una fuerte 
devaluación para obtener una ganancia sideral. La presencia 
del socialista español Felipe González habría estado 
relacionada con la preocupación de diversos sectores 
financieros y empresarios españoles por el futuro de las 
empresas hispanas radicadas en la Argentina si se produce una 
devaluación y el no pago de la deuda externa.
Que Rodríguez Sáa desea continuar en el poder, más allá de 
marzo del 2002, se entiende ya que para ello ha designado en 
un cargo estratégico, la dirección de la SIDE, a Antonio 
Sergnese, persona de su íntima confianza, y como Secretario 
Legal y Técnico, a José L’Hüiller, discípulo del nacionalista 
Steffens Soler, fallecido este último hace algún tiempo a casi 
cien años de edad.
Para poner nerviosos a varios sectores tradicionales y 
“bienpensantes”, el nuevo presidente señaló, al jurar ante 
la asamblea legislativa, por los mártires, la “resistencia 
peronista”, la “lucha de las Madres de Plaza de Mayo” y el 
17 de Octubre de 1945, toda la simbología del peronismo 
revolucionario. Dijo, además, que “al menos parcialmente, la 
deuda externa argentina es el más grande negociado” conocido.
¿Es el retorno al populismo? ¿O es Rodríguez Sáa un nuevo 
Carlos Menem, un nuevo gatopardo? Se verá rapidamente cuáles 
son sus intenciones reales. Comenzó fuerte y con decisión. El 
centro político de su actuación será el derivar parte de los 
recursos del pago de intereses de la deuda externa para 
movilizar la producción. Habló de la creación de un millón de 
puestos de trabajo. Si realiza esta propuesta el “zorro” se 
quedará con el gallinero por diez años. Todo puede pasar 
porque como decía Hegel, cuando hablaba de la “astucia de la 
historia” los hombres más allá de las ideas, son marionetas 
de los hechos, del destino (FIN).              


* Periodista y analista político.


Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar


"Orden General del 27 de Julio de 1819". 


Compañeros del exercito de los Andes. 

...La guerra se la tenemos de hacer del modo que podamos: 
sino tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos 
tiene de faltar: cuando se acaben los vestuarios, nos 
vestiremos con la bayetilla que nos trabajen nuestras mugeres, 
y sino andaremos en pelota como nuestros paisanos los indios: 
seamos libres, y lo demás no importa nada...

...Compañeros, juremos no dejar las armas de la mano, hasta 
ver el país enteramente libre, ó morir con ellas como hombres 
de corage. 

Jose de San Martín.

~~~~~~~
PLEASE clip all extraneous text before replying to a message.



More information about the Marxism mailing list