(Spanish) The agony of the Bolivian parliament

Gorojovsky Gorojovsky at SPAMarnet.com.ar
Mon Mar 12 00:26:49 MST 2001


1)
LA PAZ, BOLIVIA, 12(PSI).- AGONÍA DEL PARLAMENTO BOLIVIANO.
(por Andrés Soliz Rada, ex Secretario General de la Federación de
Trabajadores de Prensa de Bolivia, y diputado nacional de Conciencia de Patria
“CONDEPA”).

La sobrevivencia del proceso democrático, lo que implica la posibilidad de
lograr cambios estructurales pacíficos, sin descoyuntar la frágil unidad
nacional, depende, en importante medida, de la capacidad de la sociedad
boliviana para revitalizar a su agónico Parlamento. Las propuestas emitidas en
esa dirección son hasta ahora epidérmicas e insuficientes. En este sentido,
pensar que el Congreso de la República (o eventualmente una Asamblea
Constituyente) mejorará cualitativamente por sancionar a los parlamentarios (o
asambleístas) faltones, por suprimir a los suplentes, por disminuir el número
de
representantes nacionales o por triplicar el número de sesiones es ilusorio. No

nos oponemos a ninguna de las medidas citadas, pero es obvio que no atacan la
raíz de la agonía.

El problema de fondo, por el contrario, no está en oscuros recovecos formales,
sino en lugar visible y destacado que, por extrañas razones, no ha sido
mencionado todavía. En pocas palabras, el Parlamento, esencia teórica de la
democracia y símbolo de la voluntad ciudadana, está agonizando porque se
halla manipulado y distorsionado por intereses empresariales privados. Dicho
de otra manera, empresarios privados, con intereses mezquinos y egoístas,
están contribuyendo a liquidar, de manera preponderante, al Primer Poder del
Estado.

ACTIVIDADES ANTAGÓNICAS.- Debo aclarar que siento profundo respeto
y consideración por los empresarios nacionales. Por lo general, son personas
audaces que tienen la valentía de arriesgar su dinero y su tranquilidad en un
país, como el nuestro, plagado de dificultades, en el que tienen que competir,
sobre todo ahora, y políticas neoliberales mediante, con rivales foráneos
superiores en tecnología o subvencionados desde el exterior, luchar contra
burócratas insensibles y corruptos y sobrevivir en un país con infraestructura,

caminos y servicios lamentables. Lo anterior no es óbice, sin embargo, para
denunciar la incompatibilidad legal que debe existir entre la función
parlamentaria y la actividad empresarial privada. No es propósito de esta nota
ingresar al odioso casuismo, pero creo importante referirme, a modo de
ejemplo, a cinco casos procedentes de cinco tiendas políticas diferentes.

MNR.- En 1985, fue elegido diputado por el Beni el empresario Andrés
Petrisevik. Sólo ingresó al hemiciclo para prestar el respectivo juramento de
ley. Por algunos meses fue ministro de Transportes y Embajador en Estados
Unidos. Sin embargo, el resto del período parlamentario le sirvió para esgrimir

su “inmunidad” frente a los intentos de sancionar los sobreprecios que cobró su

empresa particular en la construcción de la carretera Chimoré-Yapacaní.

AND.- Desde agosto de 1997, hasta ahora, se publican informaciones relativas
a la forma en que el senador Peter Hecker continúa adjudicándose concesiones
de tierras y de bosques en Beni y Pando. Si hablamos de igualdad jurídica ante
la ley, ¿estará el influyente parlamentario oficialista en las mismas
condiciones
que las comunidades de pueblos originarios o de humildes migrantes que
también solicitan acceso a recursos naturales renovables?

MIR.- Si usted fuera Senador de la República y al mismo tiempo dueño de
camiones destinados al transporte internacional, ¿podría vencer la tentación de

llamar por teléfono a la Aduana Nacional al enterarse que uno de sus vehículos
ha sido detenido por llevar mercadería de contrabando? Al parecer, esa
tentación no pudo ser vencida por el Arq. Leopoldo López, incurriendo en
tráfico de influencias y conflicto de intereses.

UCS.- Uno de los más importantes accionistas de la Cervecería Boliviana
Nacional, Roberto Fernández Saucedo, fue, hasta hace poco, primer
vicepresidente de la Cámara de Diputados. ¿Es arbitrario suponer que
Fernández usó su prominente investidura para postergar (o evadir) el pago de
impuestos que su empresa adeuda al Estado?

NFR.- El diputado Roberto Landívar está implicado en la quiebra del Banco
BIDESA. ¿Es correcto que hubiera utilizado su condición parlamentaria para
defender sus intereses personales?

NEFASTO CÍRCULO VICIOSO.- El tema tiene otras nefasta implicaciones.
Infelizmente, la actividad política se está mercantilizando día a día. Los
partidos políticos sistémicos exigen que los candidatos a senadores, diputados
o concejales municipales realicen exorbitantes aportes a las cada vez más
costosas e indecentes campañas electorales. No cabe duda que los empresarios
privados, junto a agentes de trasnacionales, son los únicos, aunque existen
importantes excepciones, que pueden cumplir esa exigencia y lo hacen con la
seguridad de que recuperarán su inversión durante su mandato congresal.

Es utópico pedir que se impida a un empresario, por el mero hecho de serlo,
habilitarse como candidato a parlamentario o concejal. Pero es legítimo
aprobar un precepto constitucional que prohiba, bajo pérdida inmediata de
mandato, la utilización de la función parlamentaria con fines privados. No se
trata de que los empresarios que desean incursionar en política sufran la
confiscación de sus empresas, sino de establecer que, en tanto sean
parlamentarios, depositen sus acciones en fideicomiso ciego, a fin de que sus
empresas sean administradas por terceras personas, ajenas a su influencia
política.

UNA RESPUESTA DESDE LA ÉTICA.- En mis casi doce años de
parlamentario, escuché decir a muchos parlamentarios-empresarios que sus
dietas apenas les sirven para comprar cigarrillos o para sus gastos de caja
chica,
ya que, en los hechos, pierden dinero al descuidar sus negocios privados.
Quienes piensan de esa manera deberían dedicarse sólo a sus empresas, ya que,
desde mi punto de vista, el parlamentario debe ocuparse exclusivamente de
tareas parlamentarias. Sólo de esa manera cumplirá el juramento que prestó a
tiempo de su investidura. Las dietas de los representantes nacionales
justifican
plenamente esta exigencia.

Es innecesario indicar que no son incompatibles las funciones parlamentarias
con la producción intelectual, como, por ejemplo, la cátedra universitaria o el

publicar libros, poemas o artículos periodísticos. No es compatible, en cambio,

el ser parlamentario y pertenecer, al mismo tiempo, a consorcios de abogados,
como los que instalaron Sánchez Berzaín o Vázquez Villamor.

Frente a la terrible crisis económica que sufre el país, la ciudadanía espera
no
sólo respuestas económicas sino también desde la ética y la transparencia. En
este sentido, requerimos de un precepto constitucional que declare
incompatibles las funciones parlamentarias con las de empresario privado, así
como de socio o agente de trasnacionales. Así se logrará que el Parlamento
Boliviano ponga fin a  su prolongada agonía, para ser, nuevamente, bastión de
los mejores intereses del país y de la colectividad.- (Nota de la Redacción:
ADN (Acción Democrática Nacionalista), MIR (Movimiento de Izquierda
Revolucionaria), UCS (Unión Cívica Solidaridad), NFR (Nueva Fuerza
Republicana), partidos que integran la coalición de gobierno. MNR
(Movimiento Nacionalista Revolucionario), actualmente en la oposición).-
XXX


Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar





More information about the Marxism mailing list