(Spanish) Argentine PRIVATE foreign debt, another swindle!,Part II

Les Schaffer schaffer at SPAMoptonline.net
Mon Mar 12 06:26:27 MST 2001


[ Part II from Nestor ]

Cementos NOA SA..

Esta empresa fue constituida el 7 de febrero de 1978 con el objeto de
producir y comercializar cementos de diversos tipos, y
fundamentalmente cemento portland., encontrándose su paquete
accionario en poder de las siguientes sociedades: DECAVIAL el 42.5%,
ECOMINERA SA el 20%, OBRELMEC SA el 17,5%, y dos empresas españolas
ASLAN SA y Compañía Gijonesa de Navegación SA con el 10% cada
una. Después de los estudios técnicos realizados y de la evaluación
debida de los proyectos se resuelve la construcción de una planta
industrial en las proximidades de la estación Juramento del
Ferrocarril Belgrano, ruta 34, Departamento Metán, en la Provincia de
Salta, la que tendría una capacidad de producción de 1.800 toneladas
por día. Debido a la importancia del proyecto el Poder Ejecutivo
Nacional, por Decreto N° 1176 del 21 de mayo de 1979, declaró el
emprendimiento como comprendido en el régimen 2140, del 30 de
diciembre de 1974, reglamentario de la ley 21.608 de Promoción
Industrial.

En dicho proyecto se incluían la realización de: Obras civiles:
movimiento de 1.300.000 m3 de tierra dada la naturaleza aluvional de
los suelos; Construcción de edificios industriales para el molino de
crudo, molino de cemento, honro, tolvas, etc; como así también la
realización de la infraestructura necesaria para el personal, dado que
se trataba de un lugar alejado de los centros de población;
Maquinarias y Equipos, fabricación de maquinarias y equipos
específicos y compra de otros; Canteras, y adquisición de la propiedad
de los inmuebles.

La financiación se haría a través de un préstamo otorgado por el Banco
Nacional de Desarrollo que cubriría parcialmente parte de la operación
y para la provisión de maquinarias y equipos, se celebró un contrato
con ATEINSA, empresa española, siendo el 85% de ese contrato,
financiado con un crédito del Banco Exterior de España SA.

Se celebraron todos los contratos para la efectivización y puesta en
marcha de la obra, otorgando además el Banco Nacional de Desarrollo un
aval por la suma de u$s 46.778.135, cubriéndose además por un eventual
incumplimiento con un aval de la Secretaría de Hacienda. Después de
las primeras entregas de fondos, se comenzaron las obras, hasta que el
BANADE suspendió la entrega de los mismos en febrero de 1981, y las
obras se paralizaron el abril de ese año. No obstante los cuantiosos
fondos comprometidos, la firma no tuvo operatividad.

Los inspectores revisaron escrupulosamente la contabilidad de la
empresa, y en muchos casos no pudieron contar con documentación
original, sino con fotocopias, y ante la exigencia de la misma se les
respondió que había sido pedida a España, sin tener ninguna
respuesta. Con posterioridad y a través de diversos traspasos
accionarios la propiedad de la empresa se distribuyó de la siguiente
forma: Decavial S.A. 43.88%, Petroquímica Comodoro Rivadavia SA.
20.65%, Asland S.A. (España) 20%, y participaciones menores de Argen
Blue SA, Obrelmec SA, Vial del Sur SA, Corporación Inv. Rioplantese
SA, Alicurá SA y Ecominera SA.

De acuerdo a las presentaciones efectuadas oportunamente ante el Banco
Central el total de la deuda pendiente de pago al 31 de octubre de
1983 ascendía a la suma de u$s 50.565.989. De esa suma, y de acuerdo a
la documentación verificada, solo ingresó al país la cantidad de u$s
6.169.086, es decir el 19,30%7. En resumen: que más de 44 millones de
dólares que no ingresaron, debieron ser asumidos por el Estado, y a
través de sucesivas refinanciaciones y pagos de intereses integran la
deuda externa privada, sin que ha ningún funcionario se le ocurriera
poner de relieve este verdadero fraude. Pero además de seguir
puntualmente pagando las obligaciones derivadas de este contrato, no
se inició ninguna acción judicial contra las empresas citadas, muchas
de las cuales siguen operando hasta el día de hoy.

Cogasco SA

Esta empresa, fue estructurada con el objeto de construir el gasoducto
centro- oeste (Mendoza- Neuquén), estando controlada la sociedad por
la firma Nacap BV, de Holanda. Como en casos similares se recurrió al
crédito externo, y fue así que se obtuvo un préstamo por u$s 918
millones del Amro Bank de los cuales entraron al país 292, siendo
depositado el resto en el exterior, que fue utilizado por la empresa
para diversas operaciones de pases, obteniendo importantes diferencias
de cambios. Además de ello se cancelaron importaciones temporarias,
que no generan movimiento de divisas, con dinero de la empresa
existente en el exterior. Los inspectores encontraron una gran
cantidad de irregularidades e ilícitos, que hacían pasible a la
empresa de la aplicación del régimen penal cambiario, lo que
significaba multas que iban de 1 a 10 veces el valor de las
infracciones cometidas. Debido a que el grupo controlante de Nacap
quebró, las acciones pasaron a ser manejadas por el Amro Bank, que
como integrante conspicuo del Club de París, impuso sus condiciones a
los negociadores argentinos, para transformar deudas inexistentes en
obligaciones de la República. Sería muy fatigoso, relatar prolijamente
todas y cada una de las particularidades de este crédito,
verdaderamente ejemplificador de la calidad de las deudas que han sido
asumidas por toda la sociedad, pero si queremos transcribir las partes
pertinentes de un documento que muestra la forma en que los
funcionarios del Estado han manejado cuestiones de decisiva
importancia para la economía del país, incrementando deudas ficticias,
y echando sobre las espaldas de la comunidad los manejos financieros
de especuladores avezados, que siguen presionando con sus exigencias,
y que cuentan con la complicidad de ciertos economistas, que siempre
utilizan la misma fórmula en sus consideraciones sobre el tema: no hay
otra alternativa que pagar.

En la investigación llevada a cabo, se individualizaron con claridad
las maniobras llevadas a cabo por esta empresa, sus incumplimientos
contractuales, las infracciones a la ley penal cambiaria, lo que llevó
a los inspectores a determinar que debían darse de baja del registro
de la deuda la suma de u$s 918.3 millones, debido a "fondos no
ingresados al país no-reconocimiento de cláusulas contractuales sobre
tipo de pases" Sin embargo y a pesar de las evidencias
incontrovertibles que surgían de toda la documentación analizada, el
Jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central, Dr. Carlos
Melconian, elevó con fecha 24 de agosto de 1987 un informe a la
Gerencia de Estudios y Estadísticas del Sector Externo, donde decía
textualmente: "No obstante la baja comentada, debe señalarse que sobre
la base de los lineamientos para un acuerdo final sobre el contrato
del Gasoducto Centro Oeste (informe 480/160 (Expte.  105.322/86) serán
refinanciados dentro del marco del Club de París los atrasos que Gas
del Estado mantenía con Cogasco S.A. al 31 de diciembre de 1985 (...)
Todo ello implica registrar como deuda de la República Argentina y de
Gas del Estado las correspondientes obligaciones, por un monto
estimado de u$s 955 millones". El documento fue elevado por la
Gerencia a la Comisión N° 2 del Directorio quien la aprobó con la
firma de los Dres. Daniel Marx y Roberto Eilbaum, siendo ratificada
luego por el Dr. Marcelo Kiguel, Vicepresidente a cargo de la
Presidencia del Banco Central con fecha 21 de septiembre del referido
año. De tal manera se volvía a ceder a las presiones de los banqueros
del exterior, reconociendo deudas inexistentes y sometiéndose a la
voluntad de acreedores.

El destino de la Investigación

Entre los variados tabúes existentes en nuestra sociedad política el
tema del endeudamiento externo, resulta quizás el más
significativo. Todos los análisis se efectúan sobre sus consecuencias,
y son pocos los que se han detenido en tratar de desentrañar sus
orígenes, y cuando hubo algún intento de establecer la verosimilitud o
no de las sumas que se reclamaban, como ocurrió durante la gestión
del Dr. Bernardo Grinspun, en el Ministerio de Economía, los llamados
"mercados" se encargaron, de que ese propósito no prosperara, y el
ministro debió renunciar8 Ocurrió lo mismo con algunas indagaciones
efectuadas por la justicia, que después de determinar la comisión de
diversos delitos, fueron también olvidadas sin ninguna consecuencia9.

En cuanto a la investigación llevada a cabo, por los inspectores
contratados por el Banco Central, sus prolijas conclusiones, fueron
archivadas y destinadas a algún depósito de papeles viejos, y aquellos
esforzados contadores luego de limitarse a realizar simples
verificaciones carentes de importancia en algunas empresas, fueron
finalmente incorporados al Banco, y destinados a distintas
dependencias, alejándolos de cualquier sector que tuviera que ver con
el control de la deuda.

Como el Banco Central carecía de registros adecuados sobre el
endeudamiento privado, y tenía serias deficiencias en sus registros
sobre el endeudamiento público, la administración del Presidente
Menem, requirió el concurso de los bancos acreedores, quienes
establecieron las cifras de lo que correspondía pagar, los intereses
punitorios y moratorios, y toda aquella cuestión que pudiera surgir
con los acreedores. Es decir que se puso en manos de "los mercados" la
administración de la deuda privada, además de que durante mucho tiempo
su gobierno, también confió a esos "mercados" la administración de la
deuda pública. De tal manera, siendo Ministro de Economía el
Dr. Domingo Cavallo se le quitó al Banco Central el manejo de la
deuda privada y se lo otorgó al City Banck, como agente de cierre,
designando también como bancos agentes para las tareas de
reconciliación a J.P. Morgan, Banque Nationale de París, Royal Bank
Of. Canada, Bank of. New York, Crédit Lyonnais, Midland Bank y
Chemical Investment Bank. Como tampoco se confiaba en la eficiencia de
la estructura del Banco Central, y debido a que éste no contaba con
registros de intereses, y tenía deficiencias en la información
estadística, se contrató a Price-Watherhouse, quien determinó los
totales de cada contrato, sobre la base de lo que le informaban los
propios acreedores. En resumen, que quedó cerrada toda posibilidad de
que se llegara a establecer la verosimilitud de la deudas que los
acreedores exigían, al otorgarse a estos la facultad de establecer los
montos y los intereses, con prescindencia de demostrar los fundamentos
de sus reclamos10.

NOTAS

1 Causa N° 14.467, "Olmos Alejandro s/denuncia" tramitó por ante el
Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 2

2 Causa N° 17.718 "Olmos Alejandro s/denuncia por defraudación a la
administración pública" en trámite por ante el Juzgado en lo Criminal
y Correccional Federal N° 2.

3 Declaración testimonial en la causa No 17.718 Juz. Fed. N° 2.

4 El Dr. Melconian, es un reconocido economista y consultor de la
city, habiendo realizado varias publicaciones, algunas de ellas para
la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas, y en sus
columnas en "Ámbito Financiero" y en otros medios ha defendido
reiteradamente la obligación de honrar los compromisos
externos. Naturalmente, que su actitud tiene coherencia, con lo
actuado por él durante su paso por la función pública, habiéndose
encargado con esmero, que la investigación de la deuda privada, no
tuviera ninguna consecuencia.

5 En la revista "Realidad Económica" N° 87, se publica un importante
trabajo de Eduardo Halliburton, José Mauro Bianco, y Carlos
A. Villalba, donde analizan 10 casos de deuda privada, a través de la
investigación llevada a cabo por los inspectores del Banco Central.

6 Me estoy refiriendo concretamente a los Dres. José Luis Machinea y
Daniel Marx, y al referido Dr. Melconian

7 Informe N° 714, presentado al Departamento de la Deuda Externa del
Banco Central, por los Dres. Omar Miliano, Milagros Villaabrile y Juan
O., Cacho Garone, con fecha 19 de febrero de l985

8 El Dr. Grinspun, explicó claramente en una interpelación que se le
efectuó en el Congreso de la Nación en 1984 como operaban los
acreedores externos, denunciando las tasas de intereses usurarias que
se cobraban, las presiones que ejercían. A su influencia se debió el
dictado de la circular 340, que pretendía, establecer con claridad la
verosimilitud de la deuda privada.

9 Causa N° 6087 "Administración Nacional de Aduanas s/denuncia por
contrabando" que tramitó por ante el Juzgado de Primera Instancia en
lo Penal Económico No 6 a cargo del Dr. Miguel García Reynoso. Ante
la magnitud de las maniobras fraudulentas, evidenciadas por la
investigación, que excedían el marco de la ley penal cambiaria, el
juez se declaró incompetente, enviando los antecedentes y los sumarios
realizados a la justicia federal. En su resolución decía entre otras
cosas que: " El problema para obtener datos confiables, consiste en
que nuestro país ha desmontado paulatinamente todos los mecanismos
destinados al control de este tipo de movimientos (fuga de divisas)" "
se advierte que podría haberse dado el caso de que exportadores que no
ingresaron divisas hubieran depositado las mismas en el exterior, en
garantía de préstamos financieros contraídos anteriormente. O también
que efectuados esos depósitos en el exterior, los hubieran declarado
como préstamos financieros sobre los que se contrataban posteriormente
seguros de cambio, con el beneficio que dicho régimen hubiere
significado. En tales circunstancias, los hechos señalados excederían
el marco infraccional del Régimen Penal Cambiario, pues es fácil
advertir que de verificarse la situación precedentemente descripta,
se habrían obtenido indebidos y abultados beneficios financieros,
susceptibles de apreciación pecuniaria en perjuicio del Banco Central
de la República Argentina. Así pues esta maniobra defraudatoria "prima
facie" en el art. 174 inc. 5 del Código Penal determina el
desplazamiento, por consunción de las normas regulatorias del régimen
de cambiosŠ" "del cruce de la información contenida en el presente
sumario relativa a divisas no ingresadas, y la obrante en poder del
Banco Central vinculadas a seguros de cambio, surgirían los casos en
los cuales esta hipótesis delictiva se habría realizado

10 Un valioso antecedente, sobre esta preferencia casi obsesiva sobre
los bancos extranjeros en desmedro de las instituciones oficiales, lo
constituye la conversión de la deuda de la provincia de Buenos Aires,
efectuada en 1935, que le significó una perdida de más de 500 millones
de pesos de esa época, y por la que se pagó a la banca Bemberg
(francesa) más de 12 millones de dólares por la referida operatoria,
obviando la intervención del Banco de la Provincia, que era el natural
agente financiero de ese Estado.

------- End of forwarded message -------

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar







More information about the Marxism mailing list