(Span) Moyano:"We shall not agree on a truce with Cavallo, strike 5/6 april"

Les Schaffer schaffer at SPAMoptonline.net
Tue Mar 27 14:57:18 MST 2001


[Non-member submission from ["Gorojovsky" <Gorojovsky at arnet.com.ar>]]

BUENOS AIRES, 23(PSI).- LAS CENTRALES OBRERAS RATIFICAN EL PARO
GENERAL DE LOS DÍAS 5 Y 6 DE ABRIL.  EL MINISTRO CAVALLO PIDE UNA
TREGUA PARA AVANZAR EN LA LIQUIDACIÓN DE LOS CONVENIOS LABORALES Y
DESPEDIR EMPLEADOS PÚBLICOS.

El secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT)
disidente, Hugo Moyano, luego de informar de la reunión que mantuvo el
21, acompañados por directivos de esa central obrera, con el ministro
de Economía Domingo Felipe Cavallo, donde éste les solicitó "una
tregua", ratificó el plan de lucha sindical que contempla la
efectivización del paro general de 36 horas con movilizaciones que se
realizará los próximos días 5 y 6 de abril venidero.

Moyano consideró que la charla con Cavallo "no varía el plan de lucha
contra el modelo" porque no se ve que las medidas que adelanta "puedan
traer alivio a los sectores más castigados". Moyano expresó a la
prensa que: "Nosotros le planteamos las motivaciones de este paro
nacional (por el que se estaba realizando el 21) y la posición frente
al modelo y la afligente situación social, que no admite más demoras
por los millones de argentinos que sufren la desocupación y la falta
de alimentos".

Agregó que: "Él pidió una tregua concretamente y le dijimos que era
necesario en forma inmediata poner en práctica el pago de subsidio a
todos los jefes y jefas de familiar desocupados. El nos dijo que no
estaba en las primeras instancias esa medida social y que lo iban a
tomar por loco o demagogo", reseñó.

"Nos fuimos realmente muy disconformes. No teníamos ninguna
expectativa, y nos fuimos con menos expectativas de las que llegamos",
remarcó Moyano.

La reunión se efectuó en horas de la tarde del 21 en el domicilio del
directivo de la Unión Industrial Argentina, Héctor Massuh, quien se
encontraba acompañado por el vicepresidente de la central empresaria,
José de Mediguren, los que habían gestionado concretar la reunión
mediante la intervención del dirigente sindical de los docentes
particulares, Horacio Ghilini del SADOP, quien forma parte del
denominado Grupo Productivo que integran sindicalistas y empresarios
del sector de la producción industrial.

Por su parte, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que lidera
el estatal Víctor de Gennaro, también ratificó el paro general de los
días 5 y 6 de abril próximo y las movilizaciones contra la reunión del
ALCA en Buenos Aires.

La posición de las dos centrales obreras que hoy expresan la protesta
mayoritaria de los trabajadores, como así también de la clase media,
profesionales, comerciantes y productores del agro y la actividad
industrial, muestra la falta de credibilidad en las medidas económicas
que propone Cavallo, del que no se puede olvidar su anterior gestión
ministerial cuyo resultado concreto son los millones de desocupados
que hoy tiene la Argentina.

Pero algunas de las propuestas con las que avanza ahora, tienden a
congelar los actuales convenios colectivos de trabajo, procurando la
desaparición de los mismos en el tiempo bajo el pretexto de "ayudar" a
las pequeñas y medianas empresas, que en la realidad ocupan hoy el 80
por ciento de la mano de obra activa.

También procura cumplimentar el mandato del Fondo Monetario
Internacional en lo que hace a la "desregulación" de las obras
sociales sindicales, que no es otra cosa que entregar las mismas a las
empresas de medicina privada tras las cuales están los capitales
financieros trasnacionales.

Pero lo que hoy trata de edulcorar buscando una negociación política
que favorezca sus planes, se puede conocer en crudo desde el
pensamiento de uno de sus principales asesores, Adolfo Sturzenegger, a
quien propone como Secretario de Hacienda, y cuyo hijo formó parte del
gabinete talibán que encabezó Ricardo López Murphy.

Hace 20 días atrás en una exposición de trabajo decía el asesor de
Cavallo: "En mi opinión, se necesitan tres cosas para volver a
crecer. La primera, es lo que yo llamo la necesidad de una adecuación
nominal en el sector público argentino. La Argentina sufrió un shock
externo negativo, y mientras el PBI nominal aumentó 5% entre 2000 y
1997, el gasto corriente se incrementó un 2%. Yo creo que lo primero
que tiene que hacer el sector público, como mínimo, es eliminar este
exceso de gasto.  Para hacerlo hay que bajar el gasto corriente en
11.000 millones de pesos". (La misma cifra que no casualmente Fernando
de la Rúa brindó en su discurso televisivo cuando justificó el ajuste
que producía su ministro López Murphy). "Esto significaría que en la
Argentina tienen que bajar los salarios públicos, las jubilaciones y
las transferencias".

"Esto va a originar tres efectos enormemente positivos. El primero: va
a aumentar la confianza. Yo propongo bajar simultáneamente el gasto y
los impuestos y dejar momentáneamente el déficit absolutamente
constante, al principio. Va a ser tan importante la reactivación que
después lo corregimos. Un sistema que tiene menos gastos y menos
impuestos es más solvente estructuralmente que un sistema que tiene
más impuestos y más gastos".

"Segundo: se reactivaría el crecimiento a través de tres
canales. Primero, por el aumento de la confianza, por la baja del
gasto. Segundo, porque la baja de impuestos alentaría la inversión y
el crecimiento. Y tercero, mejoraría la competitividad. Porque yo he
calculado que sobre la base de eliminar totalmente ingresos brutos y
bajar el IVA habría una baja de precios del 7,1%, o de costos. La tasa
del IVA iría de 21 a 16 por ciento, y la de ingresos brutos, de 3 a
cero.

Pero el tercer efecto, que para mí es decisivo, es que en la Argentina
hay un núcleo de pobreza absolutamente insostenible. ¿Por qué se
produjo?  Porque el sector informal tuvo que bajar más del 20% su
poder adquisitivo en los últimos tres años, porque hubo un sector
privilegiado que no se ajustó, que es el empleado público, que
conservó su empleo, conservó su salario, y el esfuerzo que hizo el
sector más pobre de la sociedad le originó deflación, por lo cual
aumentó su poder adquisitivo.  En el medio de un shock externo
negativo que un sector aumente su poder adquisitivo es lo que ha
originado el enorme esfuerzo que tuvo que hacer el sector pobre. Con
esta baja de gasto y con esta baja de impuestos se resuelve en cierta
proporción el núcleo de la pobreza, porque mejoraría el poder
adquisitivo en aproximadamente un 5%".

"La segunda cosa que hay que hacer es preparar una reforma integral
del sector público, porque ésta es una simple adecuación nominal
circunstancial".

"Lo tercero, la Argentina tiene que dejar de perder inútilmente el
tiempo con ese proyecto absurdo del Mercosur. Tiene que ir a buscar
inmediatamente una negociación bilateral con Estados Unidos, que
reforzaría el problema de confianza en una forma excepcional".

Esto es nada más que un fragmento del pensamiento del hoy "asesor" de
Domingo Felipe Cavallo, hombre de confianza de su equipo, y
"anunciado" futuro Secretario de Hacienda.- XXX


BUENOS AIRES, 23(PSI).- "ARGENTINA JINETE DE UN
‘CAVALLO' PERDEDOR".
Tal el título de una nota del Secretario General de la Federación de
Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos, Blas
Juan Alari, donde el veterano y combativo dirigente sindical señala:
"Luego de muchas idas y vueltas y aún no pudiendo definir las
diferencias políticas de fondo, Argentina ha decidido depositar su
economía sobre las ancas de un Cavallo que ya nos ha hecho perder
muchas carreras: cuando participó del "Proceso" y estatizó la deuda
externa privada; cuando provocó el golpe financiero contra el gobierno
del Dr. Alfonsín y –finalmente- el actual, que no es otra cosa que un
fuyimorazo criollo, orquestado por la Patria Financiera desde la misma
asunción del Dr. Machinea.

Sobre su montura caben muy pocos compatriotas y seremos millones los
argentinos que nos quedaremos en las grises escalinatas de un
hipódromo que no nos ofrecerá no siquiera la oportunidad de una
carrera que – sencillamente- no nos tiene en cuenta.

AJUSTARSE EL CINTURÓN Y VENDER CARAMELOS. Si bien la entronización
hasta el palacio de Hacienda del otrora Presidente del Banco Central,
cuando nos gobernaba la dictadura, parece ser el remedio predilecto de
los políticos vernáculos, quedó claro que los tiempos –tanto políticos
como económicos- que corren en nuestro país, son diametralmente
distintos y nosotros debemos apreciarlos en su justa medida: El
panorama financiero mundial no es hoy muchísimo más desfavorable que
en tiempos de Martínez de Hoz y aún del mismísimo Menemismo; los
sectores marginados del modelo se han multiplicado por millones desde
entonces hasta ahora y el proceso de acumulación de capitales que nos
trajo la globalización, ha ensanchado enormemente la brecha que separa
a los excluidos de los poderosos.

Debe quedar en claro entonces que este mero cambio de rostros, no
presupone una variación en las políticas ya determinadas por los foros
financieros internacionales. Asistimos a un mero y brutal ajuste,
dentro del cual, las únicas víctimas volveremos a ser los
trabajadores.

Existen para corroborar esta afirmación dos elementos básicos: a) no
se incluye en la nueva agenda ninguna medida reactivadora del aparato
productivo nacional. b) Los mil financistas locales, que aplaudieron
de pie las medidas anunciadas por López Murphy, aún tienen las palmas
de sus manos calientes, precisamente porque no han dejado de aplaudir.

MOVIMIENTO OBRERO: ¡ENEMIGO N° 1! Pero, como si lo anunciado no
bastara para avizorar el rumbo que habrá de tomar la economía
argentina, sería menester agregar un dato para nada menor: tanto
Cavallo como sus más estrechos colaboradores ya han exigido dentro del
paquete de solicitud de "Plenos Poderes" un nuevo y mortal ajuste para
con los ya casi fenecidos derechos de los trabajadores argentinos:
anulando la inmensa mayoría de los convenios colectivos de trabajo,
tanto en las grandes como en las pequeñas empresas; ratificando y
ampliando la polivalencia; manteniendo la excepción de los aportes
patronales para los grandes industriales y financistas, aún para
aquellos que han estafado permanentemente al Estado Nacional;
anarquizando la fuerza obrera, mediante la discusión de convenios por
empresas y bancarizando los salarios de los trabajadores ya que los
sueldos de más de $ 1.000 serán abonados mediante cheques que, por un
lado tributarán el impuesto correspondiente y además tendrán un
destino incierto a partir de su desviación hacia el Ministerio de
Economía.

Ni qué hablar de las facultades pedidas para modificar el sistema
previsional argentino: el mismo que él desmanteló y hoy pretende
aniquilar...

En otras palabras, y para definir claramente el perfil de esta nueva
carrera que Argentina ha decidido correr sobre un "Cavallo" que ya nos
hizo perder el "gran premio" de nuestra propia dignidad: El ajuste
será brutal.  Lo pagaremos exclusivamente los trabajadores. El
crecimiento económico es una falacia y el reclamo por la equidad
social volverá a ser "subversivo..."

La decisión ahora, está dentro de nuestro campo... el campo popular
que le pertenece a las organizaciones democráticas de la República:
Léase Sindicatos, ONGs y Gobernadores Argentinos".-

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar







More information about the Marxism mailing list