Forwarded from Anthony (Colombia paramilitaries)

Louis Proyect lnp3 at SPAMpanix.com
Fri Mar 30 09:29:42 MST 2001


Hi Lou:

Here is a very interesting article about the paramilitary AUC and its
leader Carlos Castaño that appeared in 'el Nuevo Herald' - the Spanish
language newspaper of the Miami Herald. Please post.

All the best, Anthony

NOTICIAS

Publicado el sábado, 24 de marzo de 2001 en El Nuevo Herald

Los dilemas del líder paramilitar Carlos Castaño

Carlos Castaño debe estar muy confundido con el gobierno de Estados Unidos.
El jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia está haciendo todo lo
posible por quedar bien con los gringos, pero en Washington lo único que se
escucha es que se está preparando la ceremonia para ponerlo en la lista de
los terroristas internacionales, junto a sus peores enemigos, los
guerrilleros de las FARC. Incluso no se descarta que las agencias
antinarcóticos tengan listo un encausamiento secreto en su contra por
narcotráfico (léase sealed indictment).

La decepción de Castaño debe ser mayúscula si se considera que él y su
hermano Fidel han sido bomberos voluntarios del gobierno norteamericano,
desde que lucharon hombro a hombro con la DEA para la captura y muerte de
decenas de colaboradores del jefe del cártel de Medellín, Pablo Escobar.

De esa extraña, y para algunos siniestra, alianza que Estados Unidos jamás
investigó, salió fortalecido Castaño, a quien ahora, ocho años después, el
mismo gobierno, lo considera un demonio enemigo de la humanidad. Sería
interesante que la actual embajadora de Estados Unidos en Colombia, Anne
Patterson, quien tiene la artillería apuntando a los paramilitares, bajara
las escaleras del búnker diplomático a tomarse un café con Javier Peña, el
hoy director de la DEA en Bogotá, quien conoció de primera mano las
operaciones conjuntas de Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar) y los
organismos norteamericanos.

Para comenzar por el final de esta historia de atracción fatal, estos son
algunos de los esfuerzos que Castaño ha hecho en los dos últimos años para
complacer a los americanos:

Una legión de colaboradores cercanos suyos son informantes de la DEA y del
FBI. Los colaboradores viajan libremente entre Colombia y Estados Unidos,
se entrevistan con Castaño y le cuentan cómo están las cosas en este país
que él no comprende.

Hace menos de un año, Castaño propició una insólita reunión en un hotel
colonial de Cartagena de Indias donde se sentaron la fiscal federal del sur
de la Florida, Theresa Van Vliet, y el poderosísimo narcotraficante
Hernando Gómez, Alias Rasguño, para discutir un plan de entrega de éste
último. Rasguño, uno de los principales financistas de los paramilitares
del Norte del Valle, ofreció suspender el envío de cocaína a Estados Unidos
y, para probar su gesto de buena voluntad, pronosticó que a la vuelta de
tres meses, los precios de la cocaína en Nueva York subirían
ostensiblemente por la escasez de la droga. Las conversaciones continúan.

En el último mes, las fumigaciones de los cultivos de coca en Colombia está
concentrada en terrenos dominados por los paramilitares y Castaño no ha
dicho ni ``mu''. Ni siquiera ha salido a denunciar por qué las avionetas
del gobierno suspendieron la fumigación de cultivos guerrilleros.

En una entrevista con este diario en agosto, Castaño dijo que advirtió a
los narcos que colaboran con su movimiento que si no buscaban vías de
negociación con las autoridades de Estados Unidos, serían declarados
objetivos militares. Un intermediario de la DEA, Baruch Vega, logró que
varios de los narcos conminados por Castaño suscribieran acuerdos con
Washington.

A pesar de estos detalles de amor, lo único que ha recibido Castaño, al
menos por encima de la mesa, es un beso de mano de Peter Romero, el
subsecretario del Departamento de Estado para Asuntos Hemisféricos, quien
comentó con El Nuevo Herald que tarde o temprano el gobierno de Colombia
tendrá que sentarse a conversar con los paras.

El problema es que Romero está de salida y su sucesor, el cubanoamericano
Otto Reich, experto en lidiar con contras, que eran los paras de los años
80, está bajo la lupa de las organizaciones de derechos humanos, que ya
están desempolvando el escándalo de la manipulación de información
relacionada con la guerra civil en Nicaragua.

Tal vez la explicación a estos despechos la pueda encontrar Castaño si se
sienta una tarde con sus amigos historiadores a revisar la historia
subterránea de Estados Unidos y le cuentan que no hay ni un solo aliado del
pasado secreto de este país que no termine satanizado cuando se convierte
en un estorbo público.

Y si necesita pruebas testimoniales puede llamar a Montesinos, que se
tomaba fotos con McCaffrey o a Noriega que era empleado de George Bush.


Louis Proyect
Marxism mailing list: http://www.marxmail.org






More information about the Marxism mailing list