Dirty Money

Julio Huato juliohuato at SPAMhotmail.com
Sat May 19 20:19:42 MDT 2001


This article was published today in La Jornada, a Mexican newspaper.  It was
translated into Spanish by -- I believe -- the newspaper's translator.  From
English, I guess.  So, the English version must exist somewhere and it'd be
nice if people good at Internet searching can find it and share it with
interested non-Spanish readers.  I tried but no luck.

The author of the piece is James Petras, whose articles appear regularly in
La Jornada.  Petras estimates (modestly, he says) the annual flow of dirty
money into the US in about 100 billion dollars a year (one thousand million,
in Spanish).  He also estimates that half of the world's dirty money is
laundered through the US banking system.  So, by implication, the total flow
of dirty money that makes it into the laundromat in the world is about
US$200 billion, according to this.

This is a monstrous amount.  But to show how a good case can be weakened by
overstating it, one of the article's headers says "Dirty money: foundation
of the empire and growth of the US."  Petras says that, without dirty money,
the US 'accounts' abroad would be unsustainable (reverse translations are
tricky!), US living standards would collapse, the dollar would weaken, and
available capitals would be reduced to the point where Washington would be
incapable of maintaining its global empire.  How can this be?  IMO, all
sense of proportion is lost.

Petras says that dirty money at the US laundry plugs 1/3 of the US trade
deficit.  Even its entire annual trade deficit cannot be the foundation of
the empire and growth of the US!  Basic balance-of-payments accounting tells
us that trade deficits are matched by corresponding transferences of money
or other financial assets abroad.  And if the issue is nationality, how is
it that money owned by Third World druglords and corrupt politicians is
imperialist capital?  The owners of these assets are not US citizens.  If
anything, this is the seed (primitive accumulation) of capital accumulation
by non-US capitalists who live abroad.  It is not US capitalists exporting
capital -- it is non-US capitalists exporting capital to the US!

And the partial trade-deficit plug idea is based on the dubious assumption
that the whole bunch of money stays in the US.  But it doesn't.  Say that a
corrupt Mexican politician deposits money in a Citibank account.  The
balance of the account is US cash only as an exception.  Most likely, the
balance will be diversified into several kinds of financial assets, some of
them foreign.  Dirty money, once laundered, behaves just like regular money:
it goes after profitability wherever it can find it.

By the by, the reason why Citibank's money-laundering reputation is a
current issue in Mexico is that Citibank is buying Banamex-Accival, the
largest diversified bank and brokerage house in the country.

SABADO ¤ 19 ¤ MAYO ¤ 2001
¤ Lavan grandes bancos hasta un billón de dólares de dudosa procedencia al
año

Dinero sucio, cimiento del imperio y el crecimiento de Estados Unidos

¤ Gran parte de las ganancias de Citibank proviene de recursos de
actividades criminales

JAMES PETRAS

Existe consenso entre los investigadores del Congreso estadunidense, entre
ex banqueros y expertos internacionales, de que bancos estadunidenses y
europeos lavan entre 500 mil millones de dólares y un billón de dólares en
dinero sucio anualmente, de los cuales, la mitad se blanquean en bancos de
Estados Unidos.

El senador demócrata Carl Levin resumió estas cifras: "Se estima que entre
500 mil millones de dólares y un billón de dólares son transferidos
internacionalmente y depositados en cuentas bancarias cada año, y se cree
que la mitad de ese dinero proviene de Estados Unidos".

Durante la última década entre 2.5 y 5 billones de dólares de procedencia
criminal han sido lavados en Estados Unidos y se mueven en los círculos
financieros estadunidenses. Sin embargo, la aseveración del senador Levin
sólo cubre lo que se considera dinero de procedencia criminal según las
leyes estadunidenses. No incluye transferencias ilegales ni flujos de
capital pertenecientes a líderes políticos corruptos, ni la evasión fiscal
de negocios en el extranjero. Un importante estudioso estadunidense, experto
en finanzas internacionales y asociado con el prestigioso Instituto
Brookings calcula que "el flujo de dinero corrupto proveniente del Tercer
Mundo y de las economías (ex comunistas) en transición, aportan a las arcas
occidentales entre 20 mil y 40 mil millones de dólares anuales, y los flujos
provenientes de estos mercados subestimados producen, anualmente, 80 mil
millones de dólares o más.

Mi estimación más modesta está en el orden de 100 mil millones de dólares al
año provenientes de ambos casos, lo que facilita la cifra de un billón de
dólares en una década, que al menos en la mitad ha terminado en Estados
Unidos. Si se incluyen otros elementos de movimientos ilegales de capital,
se llegará a una cifra mucho más elevada" (Testimonio de Raymond Baker, p
85). El experto de Brookings no incluyó transacciones ilegales de
propiedades y títulos de propiedad, ni fraude telegráfico, entre otras.

Cobertura el déficit de la balanza comercial estadunidense

En otras palabras, la cifra incompleta de dinero sucio (dinero corrupto y
proveniente del crimen que ha sido lavado) y que ingresa a las arcas
estadunidenses durante la década de los 90 asciende a entre 3 y 5 y medio
billones de dólares. Esto no es un panorama completo, pero da base para
calcular la importancia del "factor dinero sucio" al analizar la economía
estadunidense. En primer lugar, está claro que la combinación de dinero
sucio y lavado cubre parte del déficit de Estados Unidos en la balanza
comercial por varios cientos de miles de millones de dólares cada año. Tal y
como está, el déficit comercial de Estados Unidos es cercano a los 300 mil
millones de dólares.

Sin el "dinero sucio" las cuentas de Estados Unidos en el extranjero serían
insostenibles, los estándares de vida se desplomarían, el dólar se
debilitaría y los capitales disponibles para el préstamo y la inversión se
reducirían al grado de que Washington  no podría mantener su imperio global.

Es previsible que la importancia del dinero lavado sólo puede incrementarse.
El ex banquero privado, Antonio Geraldi, al rendir testimonio ante el
subcomité del Senado, afirmó que "analistas predicen que las cantidades de
dinero lavado, en billones de dólares, están creciendo de manera
desproporcionada y confundiéndose con los capitales legítimos". Los 500 mil
millones de dólares sucios y provenientes del crimen y que circulan por los
principales bancos estadunidenses exceden por mucho las ganancias netas de
todas las compañías estadunidenses en boga. Estas ganancias anuales
sobrepasan también el capital de todas las transacciones de los principales
productores de petróleo, industria militar y fabricantes de aviones
estadunidenses. Los mayores bancos de Estados Unidos, Bank of América, J. P.
Morgan, Chase Manhattan, y en particular el Citibank, derivan un elevado
porcentaje de sus ganancias de estas cuentas de dinero criminal y sucio. Los
grandes bancos del país y varias instituciones clave conservan el poder
global de Estados Unidos mediante el lavado y el manejo de fondos amasados
ilegalmente en el extranjero.

Transferencias de fondos de origen ilícito

Washington y los medios de comunicación han retratado a Estados Unidos como
la nación que está a la vanguardia de la lucha contra el narcotráfico, el
lavado de dinero y la corrupción política: esta imagen equivale a la de unas
blancas manos combatiendo al dineros sucio de el Tercer Mundo o de los
países ex comunistas. La verdad es lo exactamente opuesto. Los bancos
estadunidenses han desarrollado un elaborado sistema de políticas para
transferir al país fondos ilícitos, invertirlos en negocios ilícitos o en
bonos gubernamentales para así legitimarlos.

El Congreso ha recalcado en numerosas audiencias en las que se han
denunciado detalladamente estas prácticas por parte de los bancos, se han
aprobado varias leyes para combatirlas y ha habido llamados a reforzar la
vigilancia a operaciones ilícitas por parte de cualquier cantidad de
banqueros privados y funcionarios públicos. Sin embargo, los principales
bancos continúan sus prácticas, las sumas de dinero sucio siguen creciendo
exponencialmente debido a que ni el Estado ni los bancos tienen la voluntad
o el interés de poner fin a dichos manejos ya que éstos producen importantes
ganancias y son el sostén de un imperio que, de otra manera, sería muy
frágil.

Lo primero que hay que anotar sobre el negocio del lavado de dinero, tanto
criminal como corrupto, es que este es llevado a cabo por los más
importantes bancos de Estados Unidos. En segundo lugar, las prácticas de
funcionarios bancarios involucrados en el lavado de dinero tienen el
respaldo y aliento de los más altos cargos de las instituciones bancarias,
es decir, que no son casos aislados propiciados por unos cuantos
irresponsables.

Esto queda claro en el caso sobre el lavado, por parte del Citibank, del
dinero de Raúl Salinas (hermano del ex presidente mexicano), quien tenía en
dicha institución una cuenta por más de 200 millones de dólares. Cuando
Salinas fue arrestado y se descubrió el robo a gran escala que había hecho a
los fondos federales, su  corredora privada, Amy Elliot, dijo a sus colegas
que "esto llega muy, pero muy arriba de la corporación. Esto se sabía en los
más altos mandos. Todos somos pequeños peones en todo este asunto".

El Citibank, el mayor lavador de dinero, el banco más grande de Estados
Unidos y que opera en 100 países con 180 mil empleados; con 700 mil millones
depositados en cuentas regulares y 100 mil millones en cuentas privadas (es
decir, secretas) con oficinas de servicios privados en 30 naciones, tiene la
mayor presencia global de un banco estadunidense. Es importante explicar qué
implica el ser "banco privado".

Venta de privacidad

La Banca Privada es un sector bancario que da servicio a clientes
especialmente prósperos (interesados en hacer depósitos de un millón de
dólares o más). Estos bancos cobran a sus clientes una comisión por manejar
sus caudales y por proveer los servicios especializados privados. Estos
servicios privados van mucho más allá de los servicios bancarios rutinarios
e incluyen asesoría en inversiones, planeación, asesoría fiscal, la apertura
de cuentas en el extranjero y la concepción de complicados esquemas
diseñados para asegurar la confidencialidad de las transacciones
financieras. El atractivo de los Bancos Privados (BP) para el lavado de
dinero es que venden privacidad a los clientes que traen el dinero sucio.
Existen dos métodos mediante los cuales los grandes bancos lavan el dinero:
un es por los bancos privados y otra es por correspondencia con otros
bancos. Los BP usualmente utilizan nombres clave para las cuentas, cuentas
de concentración (en las que las cuentas se fusionan con los fondos del
banco, lo cual ahorra miles de millones de dólares en trámites y
transacciones a distancia y elimina también rastros en papeleo). Todo esto
disfraza los movimientos de los capitales de la clientela y los lleva a
corporaciones privadas de inversión, ubicadas en países con muy estrictas
leyes de privacidad (Islas Caimán, Bahamas, etcétera).

Por ejemplo, en el caso de Raúl Salinas, personal del BP en Citibank ayudó a
Salinas a sacar de México entre 90 y 100 millones de dólares de manera tal
que se disfrazaran de forma efectiva las fuentes de esos fondos, al romperse
los rastros de papeleo de los mismos. De manera rutinaria, el Citibank creó
una corporación fantasma en el extranjero, le dio a Salinas una clave
secreta, le dio un alias a la tercera persona que sirvió como el
intermediario que depositó el dinero en una cuenta del Citibank en México y
luego lo transfirió a una cuenta concentradora en Nueva York, que después
trasladó los fondos a Suiza y Londres.

Las Corporaciones Privadas de Inversiones (CPI) fueron diseñadas por los
grandes banco con el propósito de conservar y esconder los bienes de una
persona. Los funcionarios, beneficiarios y accionistas de estas
corporaciones son a su vez corporaciones controladas por el banco privado.
Las CPI, entonces se convierten en los detentadores de facto de varios
cuentas bancarias y carteras de inversiones que pertenecen a clientes de
bancos cuyos antecedentes se encuentran sepultados bajo la supuesta
jurisdicción de las autoridades de las Islas Caimán. Banqueros privados de
instituciones como el Citibank ya tienen varias CPI, empacadas y listas para
ser activadas en el momento en que un cliente de banca privada quiera una.
Este sistema funciona como las muñecas rusas Matryoshka, capas bajo capas de
más capas que acaban formando un proceso legal impenetrable.

La complicidad del Estado en el lavado de dinero de los grandes bancos
resulta evidente cuando se revisa la historia. El blanqueado de dinero ha
sido investigado, auditado, criticado y sujeto a legislación; los bancos se
comprometen a seguir todos los procedimientos que impedirán la reincidencia.
Sin embargo, instituciones como el Citibank y otros 10 grandes bancos
ignoran los procedimientos y leyes mientras que el gobierno ignora el no
acatamiento.

Durante los últimos 20 años, el lavado de dinero por parte de los grandes
bancos de fondos provenientes del crimen y del robo se ha incrementado
geométricamente, disminuyendo a su mínima expresión el tamaño y los índices
de ganancia de las actividades de economía formal.

La ayuda de Citibank a políticos corruptos

Algunos expertos calculan los BP tienen réditos anuales de entre 20 y 25 por
ciento. Investigaciones dentro del Congreso revelaron que el Citibank ha
"prestado servicios" a al menos cuatro políticos estafadores manejando 380
millones de dólares. Está el caso de Raúl Salinas, con entre 80 y 100
millones de dólares, el de el marido de la ex primera ministra de Pakistán,
Asif Ali Zardari, con 40 millones de dólares, El Hadj Omar Bongo, dictador
de Gabón desde 1967, con 130 millones de dólares, y con 110 millones de
dólares, los hijos del general Abacha, el ex dictador de Nigeria.

En todos estos casos, el Citibank violó en su totalidad sus propias reglas y
las del gobierno: en ningún caso hubo una valoración del perfil y
antecedentes del cliente, no se determinó la fuente de los ingresos ni si
hubo violaciones a las leyes de ningún país para su acumulación. Muy por el
contrario, el banco facilitó un escape a esos fondos gracias a un sistema
prefabricado: se hicieron corporaciones pantalla, se proporcionaron nombres
clave, los fondos se trasladaron a través de cuentas concentradoras desde
las cuales el dinero se invirtió en negocios legítimos, bonos del gobierno
estadunidense, etcétera.

En ninguno de estos casos ?como en miles de otros similares? los bancos
llevaron a la prácticas pasos que por ley están obligados a tomar para
garantizar que la institución no está facilitando el lavado de dinero. En
ninguno de éstos casos fueron investigados o juzgados altos funcionarios
bancarios. Aún después de que sus clientes fueron arrestados, el Citibank
siguió prestando sus servicios, incluidos los movimientos de fondos a
cuentas secretas y concediendo préstamos.

Bancos de correspondencia: la segunda vía

El segundo camino empleado por los principales bancos para lavar cientos de
miles de millones de dólares en dinero sucio es mediante los Bancos de
Correspondencia (BC). Estas instituciones se encargan de prestar servicios
bancarios a otros bancos. Se trata de un sector altamente rentable e
importante de la actividad bancaria. Posibilita que bancos extranjeros
lleven a cabo negocios y den servicio a sus clientes ?incluidos
narcotraficantes y otros personajes involucrados en el crimen? bajo
jurisdicción de países como Estados Unidos, pero en lugares donde sus bancos
no existen físicamente. Se trata de un banco que cuenta con licencias en un
país extranjero y no tiene oficinas estadunidenses, pero que atrae a la
próspera clientela criminal en el extranjero interesada en lavar su dinero
en Estados Unidos. En lugar de exponerse a los controles estadunidenses y de
incurrir en el gasto que implicaría mudarse a Estados Unidos, el banco de
correspondencia puede abrir su cuenta en un banco estadunidense.

Al establecerse esta relación, el banco extranjero, y por lo tanto su
cliente, recibirá muchos de los servicios ofrecidos por los bancos
estadunidenses. Hoy en día, todos los grandes bancos estadunidenses han
establecido múltiples relaciones de correspondencia por todo el mundo para
así incrementar sus transacciones internacionales y su clientela. Muchos de
los más grandes bancos estadunidenses y europeos ubicados en los principales
centros financieros del mundo son correspondientes de miles de otros bancos.
La mayoría de las instituciones extranjeras que lavan miles de millones de
dólares para su clientela criminal tienen cuentas en Estados Unidos. Todos
los bancos mayores se especializan en transferencias internacionales de
fondos y se les conoce como centros bancarios monetarios, y algunos de los
más poderosos llegan a procesar transferencias telegráficas de hasta un
billón de dólares al día.

Durante junio de 1999, los cinco principales bancos de correspondencia
estadunidenses tuvieron balances que excedían los 17 mil millones de
dólares, el balance total de los 75 principales bancos estadunidenses de
correspondencia ascendió a 34.9 mil millones de dólares.

Para criminales multimillonarios es una importante ventaja contar con acceso
a los sistemas internacionales de transferencias, lo que garantiza el rápido
traslado de fondos independientemente de los países y sus fronteras. Según
cálculos recientes (de 1998), unas 60 jurisdicciones extranjeras han
autorizado a 4 mil bancos el control sobre aproximadamente 5 billones de
dólares en distintos bienes.

Una de las principales razones de la pobreza y las crisis en Africa, Asia,
América Latina y Rusia, así como en las ex repúblicas soviéticas y en Europa
del este es el pillaje de la economía y los cientos de miles de millones de
dólares que se fugan de estos países por medio de los sistemas bancarios de
correspondencia y los servicios bancarios privados relacionados con los
principales bancos europeos y estadunidense. Durante la década de los 90,
sólo en Rusia se han transferido ilegalmente 200 mil millones de dólares.

Los traslados masivos de capitales de estos países a bancos de Estados
Unidos y europea ha generado un empobrecimiento masivo, inestabilidad
económica y crisis. Esto, a su vez, ha degenerado en mayor vulnerabilidad
ante las presiones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, lo
que obliga a estas naciones a liberalizar sus sistemas bancarios y
financieros, lo que lleva a una mayor falta de controles y directrices que
promueve una mayor corrupción y mayores transferencias al extranjero, según
demuestran reportes del Senado sobre el tema.

La creciente polarización del mundo se encuentra arropada en un sistema de
crimen organizado y de transacciones financieras corruptas. Mientras que la
especulación y el pago de deudas externas son elementos que contribuyen a
reducir los estándares de vida en regiones en crisis, el lavado
multimillonario de dinero es un factor de mayor importancia, mientras que
también sirve para apuntalar la prosperidad de Occidente, y contribuye a la
construcción y estabilidad financiera del imperio de Estados Unidos.

La magnitud, espacio y tiempo de estas transferencia y lavados de dinero, el
centralismo de las más grandes instituciones bancarias y la complicidad de
los gobiernos sugiere que en la dinámica del crecimiento y el estancamiento,
el imperialismo y la recolonización están íntimamente relacionados con una
nueva forma de capitalismo construido en torno al pillaje, el crimen, la
corrupción y el contubernio. (Traducción: Gabriela Fonseca)
_________________________________________________________________________
Get Your Private, Free E-mail from MSN Hotmail at http://www.hotmail.com.






More information about the Marxism mailing list