(Es) Petras on Twin towers

Gorojovsky Gorojovsky at arnet.com.ar
Tue Sep 18 06:06:10 MDT 2001


Please note that Petras is careful: 

"> If,  AS IT MAY BE THE CASE[my capitals, NMG], Muslim fundamentalists
> are involved in the violent attacks  of New York and Washington,
> the American Government must assume its share of responsibilitiy..."

But the main thing with the article is that, in Petras's view, whoever had 
committed the attack, in the end it has been generated by American policies the 
world over, policies which, at most, made a boomerang loop.

------- Forwarded message follows -------
From:           	Gorojovsky <Gorojovsky at arnet.com.ar>
To:             	@INNI.PML
Subject:        	Petras: el efecto boomerang
Send reply to:  	gorojovsky at arnet.com.ar
Date sent:      	Tue, 18 Sep 2001 08:51:47 -0300

En relación a [AttBR] Resumo 493, 
el 18 Sep 01, a las 9:03, attacorg at yahoogrupos.com.br dijo:

>      Data: Mon, 17 Sep 2001 14:01:32 -0700 (PDT)
>        De: Melina Alfaro <alfaromelina at yahoo.es>
>   Assunto: El efecto boomerang (J.Petras)
> 
> rebelion
> 
> 
> JAQUE AL IMPERIO 
> 
> 17 de septiembre del 2001 
> 
> 
> El 'efecto boomerang'
> James Petras
> El Mundo
> 
> La enorme tragedia que suponen los miles de empleados muertos o
> heridos como consecuencia de los ataques suicidas contra el
> World Trade Center y el Pentágono evoca a los espectros del
> miedo, la ira y la guerra. Mientras miles de ciudadanos de
> Estados Unidos se ofrecen voluntarios para donar sangre o
> cooperar con los servicios médicos, como actos de solidaridad
> para con las víctimas, el presidente Bush y el secretario de
> Estado Colin Powell hablan de un «acto de guerra» y de «entablar
> la guerra» contra unos, hasta ahora indeterminados, adversarios
> que se presume, especulativamente, que pueden ser terroristas o
> estados árabes o musulmanes.
> 
> La definición que han hecho Bush y Powell respecto a una
> situación de guerra es, ciertamente, la más apropiada. El
> problema es que los actos violentos de Nueva York y Washington
> no son el detonante de ninguna guerra (al modo y manera de un
> «segundo Pearl Harbor») sino que, más bien, son la continuación
> de una guerra que se viene manteniendo durante mucho tiempo en
> el Oriente Medio, el Golfo y el Sur de Asia, entre Estados
> Unidos y sus aliados por una parte, y las naciones y pueblos
> árabes de dichas regiones por otra.
> 
> Irak viene siendo sistemáticamente atacada por los bombarderos
> americanos y británicos desde hace más de una década. Se puede
> decir, por lo tanto, que la Guerra del Golfo nunca finalizó.
> Continua el apoyo indesmayable de Estados Unidos al régimen
> israelí que sostiene una guerra contra los palestinos plena de
> ataques israelíes por tierra y aire y de atentados suicidas por
> parte palestina.
> 
> En el sur de Asia y el norte de Africa, Estados Unidos se ha
> visto involucrado en actos de guerra contra Afganistán, Libia y
> Sudán como prolongación de su conflicto contra terroristas
> árabes o musulmanes.
> 
> La implicación de Estados Unidos en esta guerra siempre ha
> permanecido invisible o, cuando menos, muy distante para la gran
> mayoría de la ciudadanía norteamericana porque los escenarios
> donde se han producido estos hechos violentos están demasiado
> lejanos, en el Oriente Medio o cualquier otro sitio igualmente
> distante.
> 
> Por equivocación o descuido, el primer ministro de Israel, Ariel
> Sharon, ha sido muy explícito respecto a la interrelación
> existente entre estos conflictos, al vincular la violenta guerra
> contra los palestinos con la violencia en Nueva York y
> Washington.
> 
> La posible propagación de una guerra que afecte a Estados
> Unidos, al igual que la amenaza de Washington de declarar la
> guerra a los estados que procuren «paraísos seguros a los
> terroristas», ha puesto muy nerviosos a los inversores. Los
> financieros de Wall Street temen que se produzca una venta
> masiva de acciones y bonos, especialmente por parte de los
> inversores extranjeros, además de una fuga de las inversiones en
> dólares en busca de otras alternativas más seguras. La
> destrucción del World Trade Center, muy próximo a Wall Street,
> aumenta la percepción entre los inversores de que el poder
> global de Estados Unidos no sólo no es invencible sino que,
> también, resulta vulnerable ante un ataque.
> 
> El atractivo de los valores y bonos norteamericanos siempre ha
> estado mucho menos relacionado con su economía especulativa que
> con su imagen de baluarte de la estabilidad. Una posible salida
> de inversiones extranjeras empujaría la economía norteamericana
> a una recesión de gran calado y, según estiman los economistas,
> se originaría una campaña en contra del dólar que debilitaría
> sensiblemente la balanza de pagos de Estados Unidos.
> 
> La fragilidad del Nuevo Orden Mundial se manifiesta claramente
> en los intentos de reforzar tanto las políticas de seguridad
> como las fuerzas militares dentro de la OTAN, con la finalidad
> de proyectar una imagen de cohesión y fortaleza.
> 
> Aunque estos violentos ataques también tienen sus raíces en la
> reciente historia de las guerras balcánicas y el bombardeo de
> Yugoslavia, además de las guerras de Bosnia, Kosovo y Macedonia.
> La consolidación de un poder global y la conservación de un
> imperio frente a sus adversarios no es precisamente una reunión
> para tomar el té.
> 
> Como muchos historiadores han señalado, las guerras en el
> extranjero tienen su propio camino de vuelta a casa. El
> científico político estadounidense Chalmers Johnson, del partido
> conservador, habla de «contragolpe» o «efecto boomerang» al
> referirse a que las propias fuerzas que Washington apoyaba en
> tiempos (las de los fundamentalistas musulmanes frente a
> adversarios como la Unión Soviética) se han convertido ahora en
> sus enemigos más violentos.
> 
> Si, como parece ser el caso, los extremistas musulmanes están
> implicados en los violentos ataques de Nueva York y Washington,
> el Gobierno de Estados Unidos debe asumir su responsabilidad:
> decenas de miles de fanáticos fueron financiados en su violenta
> locura contra el secular régimen afgano, al que apoyaba la Unión
> Soviética a finales de los años 70. Estados Unidos entrenó y
> pertrechó a estos extremistas con la última tecnología
> armamentística, incluyendo misiles guiados por calor (los
> llamados misiles de «ojo rojo»).
> 
> A principios de los 90, el régimen musulmán de Bosnia, con el
> apoyo de Estados Unidos, reclutó tropas islámicas en la guerra
> afgana para que participaran en su conflicto con Serbia. En
> Kosovo y Macedonia, Estados Unidos, además de suministrarle
> armamento, se alió con el Ejército de Liberación de Kosovo,
> integrado por gran cantidad de veteranos islámicos, combatientes
> de esas otras guerras extranjeras.
> 
> Los fanáticos islámicos a los que en tiempos alababa Washington
> calificándoles de «luchadores de la libertad» son ahora
> «terroristas violentos» que atacan a los Estados Unidos,
> dirigidos por su primer terrorista sospechoso, Osama bin Laden,
> el mismo que en otros tiempos era apoyado por la CIA.
> 
> Washington ha creado un monstruo anticomunista que se ha vuelto
> ahora en contra del amo que le pagaba.
> 
> Lo que estos terroristas islámicos han aprendido bien de sus
> mentores de la CIA es cómo manejarse en el arte de la guerra de
> alta tecnología; y lo que han asimilado de sus mentores
> religiosos es la voluntad decidida de sacrificar sus propias
> vidas en aras de la guerra santa. Esta mortal combinación se ha
> evidenciado claramente en Nueva York y Washington.
> 
> Desafortunadamente para la Humanidad, éste no va a ser el último
> episodio en esta guerra entre extremismos. En lugar de guerra y
> su correspondiente escalada, lo que debería haber es un tiempo
> de reflexión sobre las raíces sociales y políticas del
> conflicto: un tiempo que sirva para el reconocimiento de que el
> derecho de autodeterminación tiene prioridad sobre esas
> doctrinas imperialistas trasnochadas propias de determinadas
> esferas de influencia y sus deseos de fundar nuevas colonias.
> 
> James Petras es profesor de Etica Política en la Universidad de
> Binghamton (Nueva York). 


------- End of forwarded message -------

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky at arnet.com.ar
=======
PLEASE clip all extraneous text before replying to a message



More information about the Marxism mailing list