Forwarded from Anthony (Colombia CP statement)

Louis Proyect lnp3 at panix.com
Sat Feb 23 08:19:30 MST 2002


Below are two posts, both reflecting the views of the Communist Party 
of Colombia on the end of the peace process.

All the best, Anthony

From: Partido Comunista Colombiano<paco at col1.telecom.com.co> Sent: 
Friday, February 22, 2002 2:06 PM Subject: NOTIPACO (Juan Cendales)

Juan Cendales

Verdades de una ruptura anunciada Contra la población civil Los 
primeros muertos de las bombas norteamericanas son pobladores 
civiles. Y con mucha dificultad se inicia el exodo de campesinos, 
indígenas y colonos: El ejercito está destruyendo los puentes y las 
carreteras (construidas durante el despeje) que sin ningún pudor son 
presentadas como pistas clandestinas por el mismo gobierno que nunca 
fue capaz de resolver el duro problema de las vías de San Vicente y 
pueblos aledaños. 

 La decisión estaba tomada Desde mucho antes del secuestro del avión 
de Aires , la decisión de la ruptura del proceso de diálogos con las 
FARC estaba tomada. Durante la crisis de enero los países amigos y el 
delegado de la ONU lo impidieron con su mediación. Por eso en esta 
ocasión Pastrana no cumplió con el acuerdo de dar 48 horas para el 
desalojo de la zona. Era preciso evitar cualquier posibilidad de 
intermediación o de arreglo.

La cuestión era ruptura o tregua y reformas La situación del proceso, 
aún en medio de sus dificultades, vacíos y limitaciones, estaba en 
que la tregua bilateral era inminente y tras ella debía venirse el 
debate en serio de la Agenda. De las reales reformas económicas, 
políticas y sociales. Con las bombas se ahogan las reformas que tanto 
asustan a unas élites privilegiadas y egoístas.

La guerra como gancho para la unidad nacional En momentos de crisis 
económicas ciertos gobiernos se inventan guerras para con este 
pretexto unir a la nación. Así lo han hecho los gringos con Iraq y 
otros pueblos. Gobiernos oliogàrquicos de Venezuela frente a la 
propia Colombia. Fujimori contra Ecuador. Aquí se habla de una guerra 
contra toda la sociedad o la nación para intentar unir a un 
descuadernizado país en torno a unas instituciones corruptas, 
incapaces y ausentes de credibilidad.

La guerra total como cortina de humo Guerra para esconder la profunda 
crisis de una sociedad con 33 millones de colombianos y colombianas 
en la pobreza y la exclusión. Guerra para silenciar la corrupción de 
un gobierno en pleno furor del clientelismo y los jugosos contratos 
para los amigos de palacio, que nuevamente estarán bajo el control 
del reelegido secretario privado del Presidente, ampliamente 
cuestionado por el manejo de jugosos contratos oficiales. Con el sol 
bajo sus espaldas Pastrana trae nuevamente a su fiel escudero Juan 
Hernández para cargar lo que quede del festín palaciego.

La guerra como una orden Impartida por el amo del norte para imponer 
sus políticas y mercancías, para encontrarle mercado y clientes a las 
bombas y proyectiles de su poderosa industria militar y para afianzar 
sus posiciones estratégicas en la zona.

Un estado más totalitario La guerra total es el mejor escenario para 
la final imposición de un Estado más totalitario que el viejo y 
violento régimen bipartidista. Un Estado nuevo, el de la era 
neoliberal y los ciudadanos aconductados que no tendrán más 
alternativa que rodear siempre a su gobierno y a sus instituciones. 
El plástico y vacío presentador de noticias, hoy Presidente de la 
nación, fue el hombre de las condiciones histriónicas para imponer el 
modelo. Es la vía americana. Allí se utilizó a un mediocre vaquero de 
películas sin cartel.

Contra la población civil La zona del despeje donde las muertes 
violentas habían bajado a cero ha entrado nuevamente a la normalidad 
de la violencia y el terror nacional. Los primeros muertos de las 
bombas norteamericanas son pobladores civiles. Y con mucha dificultad 
se inicia el exodo de campesinos, indígenas y colonos: El ejercito 
está destruyendo los puentes y las carreteras ( construidas durante 
el despeje) carreteras que sin ningún pudor son presentadas como 
pistas clandestinas por el mismo gobierno que nunca fue capaz de 
resolver el duro problema de las vías de San Vicente y pueblos 
aledaños.

Movilizaciones por la paz Pero a pesar de la desesperanza , los 
cantos marciales y del silenciamiento de quienes no acompañan a los 
sedientos guerreristas, el movimiento por la paz con justicia social 
saldrá a las calles por que el destino del país no podrá ser la 
guerra total, la injusticia y la arbitrariedad que quieren imponer a 
sangre y fuego.

La paz tendrá siempre otra oportunidad.

A pesar de todo.

From: vozcaloz at unete.com Sent: Thursday, February 21, 2002 8:09 PM 
Subject: Declaración Dr. Carlos Lozano

La ruptura del proceso de paz Declaración de Carlos A. Lozano Guillén 
Director de VOZ Miembro de la Comisión de Notables

La ruptura del proceso de paz con las FARC-EP por decisión unilateral 
del presidente Andrés Pastrana Arango,anunciada en el día de ayer 20 
de febrero, so pretexto del secuestro de un avión de Aires, hecho 
atribuido a las FARC, frustra en definitiva los anhelos de paz del 
pueblo colombiano que están en contravía del frenesí guerrerista que 
embarga a los principales voceros del Establecimiento.

La Mesa de Diálogo del Caguán, con el acomañamiento internacional, 
precisamente estaba buscando alternativas para dismin uir la 
intensidad del conflicto, a fin de que hechos como el sucedido ayer 
no se presentar en medio de la negociación. Era previsible, dado el 
nivel de la confrontación, que mientras no se dieran esos acuerdos 
tan esperados se udieran suceder en el marco de la negociación en 
medio de la guerra, cuyo modelo hizo crisis.

Todo indica que la decisión de la rutura la había adoptado el 
presidente Pastrana hace varias semanas. Lo del secuestro del avión 
solo fue la disculpa para hacerlo. Si no hubiera existido, 
seguramente otro hecho habría sido argumentado. La crisis del proceso 
de paz devino porque Pastrana no tenía alternativa distinta a la 
humanización del conflicto. Más allá de esta no podía avanzar en un 
proceso de negociación política y social, porque el establecimiento 
no se lo permite. Para la clase dominante colombiana el roceso se 
reduce a los acuerdos humanitarios, que son importantes, pero no 
determinan la definitiva solución política del conflicto. Hasta allá 
no está dispuesta la clase que detenta el poder porque se verá 
disminuida su posibilidad de gobernar afianzada en la violencia, el 
clientelismo, la corrupción y la explotación de la clase trabajadora. 
En definitiva, la oligarquía no quiere cambiar. Pretende una az 
gratis y como así no le funcionó decidió romper el proceso.

Ahora tiene la responsabilidad de las masacres de civiles y de la 
represión en los operativos militaristas de tierra arrasada. También 
en los crímenes del paramilitarismo, que encontrará el caldo de 
cultivo en el ambiente de guerra y pugnacidad ropiciado desde las 
alturas del poder.

-- 
Louis Proyect, lnp3 at panix.com on 02/23/2002

Marxism list: http://www.marxmail.org



~~~~~~~
PLEASE clip all extraneous text before replying to a message.



More information about the Marxism mailing list