Forwarded from Nestor (Chile)

Louis Proyect lnp3 at panix.com
Wed Sep 11 15:53:42 MDT 2002


The whole truth about the 9-11 terrorist attacks has not been fully
uncovered. The attacks murdered the President of a nation, and unleashed a
wave of fascist horror on its citizens. They did not begin in 2001, but
thirty years earlier. And not in New York City, but in Santiago de Chile.

====

El otro 11 de septiembre

Ataque terrorista contra Chile

septiembre 2001

"Hay momentos en que los procedimientos democráticos deben ser 
introducidos, y hay momentos en que semejante introducción debe ser 
evitada. Ello implica que necesitamos adquirir las técnicas para 
mantener la fuerza del liderazgo de quienes deberíamos desaprobar en 
otras condiciones."

James R. Schlesinger, director de la CIA en 1973

El 11 de septiembre de 1973, desde su cuartel general de Peñalolén, en 
la falda de los cerros que rodean a Santiago, el general Augusto 
Pinochet supervisa el asedio al Palacio de la Moneda. Es inútil que el 
presidente Allende, a través del subsecretario de Guerra, lo invite a 
hacerse presente para plantear su posición. No lo hará. Al igual que el 
resto de los altos mandos de las fuerzas armadas, nunca se ha atrevido 
-ni tampoco Allende lo ha permitido- a formular una apreciación política 
ante la máxima autoridad legal del Estado. Ahora, como si el peso de la 
inercia lo arrastrara, teme presentarle al Presidente, personalmente, la 
exigencia de su dimisión. Allende y quienes lo acompañan en la Moneda 
sólo la conocerán por medio de los comunicados que intermitentemente 
transmite la radio, firmados por la flamante Junta Militar, que acabará 
por hacerse con el poder.

Hasta entonces, Pinochet no sólo ha sido un militar celoso de su 
"profesionalismo". A la sombra del ex comandante en jefe del ejército, 
el general Carlos Prats, ha alimentado consecuentemente su reputación de 
oficial "constitucionalista", empecinado, contra todos los avatares, en 
defender la estabilidad del Gobierno surgido del mandato popular. En 
junio de 1971, al declararse el estado de emergencia en la capital tras 
el asesinato del ex ministro democristiano Pérez Zujovic, como jefe de 
la guarnición de Santiago declara solemnemente ante Allende: 
«Presidente, el ejército responde del control de la situación. Y puede 
estar usted seguro de su disciplina. Al primer coronel que se mueva, yo 
mismo le pego un tiro" /1. Y aún el 3 de septiembre de 1973, apenas una 
semana antes del golpe, advierte "el riesgo -dice- de que esta vez sea 
del conjunto de las fuerzas armadas, no de una unidad aislada como el 29 
de junio». Esta actitud le valdrá desde un principio la confianza 
absoluta tanto de Allende como de Prats, quienes contarán siempre con él 
a la hora de planificar una estrategia antiinsurreccional contra los 
sectores golpistas de las fuerzas armadas. Pero también será de 
inestimable valor para su propósito de heredar la comandancia en jefe 
del ejército, una vez que el propio Prats -y con él todo el sector de 
oficiales "constitucionalistas"- sea neutralizado en el seno del arma 
por la lógica inflexible de los acontecimientos.

El comandante en jefe es una pieza vital en el ajedrez golpista. En un 
ejército altamente jerarquizado, su adhesión o su enfrentamiento a la 
estructura institucional vigente (en la medida en que la solidez o 
debilidad de dicha estructura sirva de contexto apropiado) arrastrará 
necesariamente al conjunto de la institución y al resto de las 
instituciones armadas, a pesar de la existencia de eventuales 
discrepancias en los mandos intermedios y aun en sectores del estado 
mayor. Los casos de los generales René Schneider, comandante en jefe 
hasta su asesinato a manos de un comando terrorista, el 22 de octubre de 
1970, y Carlos Prats, forzado a renunciar por la oficialidad golpista el 
23 de agosto de 1973, son suficientemente reveladores al respecto. La 
actitud intransigente de Schneider había hecho fracasar los variados 
intentos puestos en práctica por la ITT, la CIA, el Departamento de 
Estado norteamericano (Kissinger) y el entonces presidente Frei, para 
impedir el acceso de Salvador Allende al poder. Tales planes tomaron 
cuerpo vertiginosamente entre el 4 de septiembre, fecha de las 
elecciones en las que resultó vencedora la Unidad Popular, y el 3 de 
noviembre de 1970, cuando tiene lugar la transmisión del mando 
presidencial. Schneider pagaría con su vida su inquebrantable decisión 
de hacer respetar el orden constitucional. En cuanto a Prats, su 
subordinación al gobierno legítimo significará la contención de los 
oficiales más estrechamente ligados a los sectores oligárquicos y 
conservadores, e incluso, cuando éstos deciden tomar las armas, su 
aislamiento y derrrota, como ocurrió, por ejemplo, en oportunidad de la 
sublevación del Regimiento de Blindados Nº 2 (el "tancazo"), el 29 de 
junio de 1973.

La elevación de Pinochet a la comandancia en jefe parece asegurar esta 
vez la factibilidad de los designios golpistas. Sin embargo, todavía 
será necesario efectuar "correcciones" en el seno del ejército, en 
algunos de cuyos sectores no se puede descartar el eventual impacto de 
casi tres traumáticos años de gobierno popular. Estas medidas ya habían 
sido tomadas, meses atrás, dentro de la Armada, donde, al detectarse un 
numeroso grupo de marineros y suboficiales adictos a la Unidad Popular, 
se los detiene y tortura por orden del comandante de la Primera Zona 
Naval de Valparaíso (y futuro miembro de la Junta Militar), almirante 
José Toribio Merino. Consumado el golpe, los prisioneros serán 
asesinados en sus mismos sitios de detención.

En el Ejército, el arresto de 50 oficiales en todo el país, durante la 
misma madrugada del 11 de septiembre, constituye la expresión cabal del 
temor que embarga a Pinochet, y que éste confesará un año más tarde: 
"Habría bastado un departamento, una sola unidad que no hubiera cumplido 
las órdenes que emanaban desde Santiago, para que de inmediato este país 
hubiese entrado en una guerra civil".

full: http://www.columbia.edu/~lnp3/chile.htm

-- 

Louis Proyect
www.marxmail.org



~~~~~~~
PLEASE clip all extraneous text before replying to a message.



More information about the Marxism mailing list