Discurso de Fidel en Argentina (4 de 5 partes)

Nestor Gorojovsky nestorgoro at fibertel.com.ar
Thu May 29 15:38:35 MDT 2003


¿Qué hicimos, qué utilizamos?  En todos los municipios y en todos los
centrales azucareros, por ejemplo, había escuelas secundarias básicas
y a veces técnicas de nivel medio o de bachiller, de las externas,
escuelas que terminaban sus clases a las 4:30 de la tarde, y todas
tenían sus laboratorios de computación y de medios audiovisuales, y
entonces de 5:00 a 8:00 comenzaban las clases en esas mismas
instalaciones, para este Curso de Formación Integral para jóvenes,
con nuevos profesores o con los mismos profesores que daban clases, o
profesores que se habían retirado y que con la ayuda de esos medios
lo que pueden hacer son milagros, se lo aseguro.

De esa forma, ya hoy se les da una remuneración por estudiar
(Aplausos). Se creó así con esta experiencia el empleo de estudiar.

Es que muchas veces no se piensa que, aunque sea pobre, un hombre
vive en un lugar, aunque sea en un cuarto, o utiliza un ómnibus.  En
nuestro caso, tiene garantizada la seguridad social; en nuestro caso,
el 85% es dueño de las viviendas (Aplausos), y no paga impuesto por
la propiedad de la vivienda (Aplausos). Fíjense bien, quiero aclarar
que no estoy recomendando nada, yo simplemente deseo explicarles qué
estamos haciendo, y por qué estamos sobreviviendo, y por qué el
pueblo en masa apoya la causa revolucionaria.

Si el kilowatt cuesta medio centavo de dólar, si una cantidad de
alimentos esenciales cuestan los precios que les señalé,  si la
cantidad de arroz que se entrega, a un precio bien reducido, también
con un dólar que, cambiado por peso, a 25 centavos y con el cambio de
26 a 1, una familia, o una persona puede comprar 105 libras de arroz
por un dólar (Aplausos).  Hay otras tiendas en que se vende más caro
y todo en relación del lujo o de la cosa necesaria.

Los medicamentos en nuestro país tienen la mitad del precio que
tenían hace 44 años, porque se rebajaron entonces a la mitad, y hoy
se mantienen esos precios de aquellos productos genéricos.

Vuelvo a repetir que cuento para explicar.

Sí la asistencia médica de una calidad cada vez mejor, porque estamos
haciendo grandes esfuerzos en ese sentido, es gratuita para todos los
ciudadanos por igual, lo mismo una cirugía del corazón, a corazón
abierto, que una gripe.

La educación, cada vez con más calidad, es absolutamente gratuita,
desde el prescolar hasta un doctorado en ciencias, sin que le cueste
un centavo a nuestros ciudadanos (Aplausos), una de las razones por
las cuales tiene mucha tranquilidad nuestra población.  Pero ahora
estamos pasando a una sociedad de cultura masiva, y nuestro país
vivirá en el futuro fundamentalmente de las producciones
intelectuales.

Si la naturaleza no nos dio gran cantidad de otros recursos, tuvimos
el privilegio de una Revolución a la que nos obligó un vecino muy
poderoso,  aunque de esto último no podemos echar la culpa a nadie,
quizás a Cristóbal Colón, no sé, que nos descubrió y nos trajo la
civilización, como ustedes saben; aunque ustedes, argentinos, desde
luego, no entenderían tan bien como la República de Haití lo que
significó la colonización.  Pero no vamos a discutir sobre eso. Es un
producto histórico.

Se sabe, desde luego, que allí fueron muchos peregrinos en una
emigración religiosa, que traían una ética religiosa. Yo atribuyo a
eso el hecho del idealismo que suele caracterizar a los ciudadanos
norteamericanos y el por qué si usted logra demostrarle la verdad es
capaz de apoyar una causa justa.  No hay que olvidarse de ellos, que
están tan amenazados como nosotros de todas las calamidades
ecológicas y otras de las cuales hablé.  Hay muchas cosas en común
con ellos y ellos están bien persuadidos, tienen razones para estar
bien persuadidos de que a quienes los dirigen no les importa un bledo
—no sé si ustedes usan esa palabra—, el medio ambiente o el cambio de
clima.  Porque me pregunto por qué demonios ese país tan poderoso,
que gasta el 25% de la energía mundial y aporta la mayor cantidad de
bióxido de carbono y otros gases contaminantes, ha renunciado al
Acuerdo de Kyoto.  Tengan la seguridad de que decenas de millones de
norteamericanos tienen las mismas preocupaciones que ustedes y los
demás con relación a todos esos problemas.

Yo decía:  Bueno, tenemos un vecino muy poderoso, pero ha sido una
suerte que hayamos podido ir desarrollando, cultivando las
inteligencias de nuestros compatriotas de forma masiva.

El ciento por ciento de los niños se gradúan de sexto grado y el 99%
y fracción de noveno grado ya en nuestro país, y ahora entramos en la
etapa de masificación, usando los medios audiovisuales, usándolos
exhaustivamente, no para sembrar veneno, no para que otro piense por
uno; porque ya hablé de que si al niño le falta alimento no
desarrolla la inteligencia con que vino al mundo, la inteligencia
potencial, pero si se usan incorrectamente determinados medios, le
suprimen la opción de pensar, porque piensan por usted y le dicen qué
color es el que tiene que usar, si la falda es larga o corta, si la
tela de moda es esta o la otra.  Nos envían el mensaje desde allá
sobre lo que debemos usar, qué refresco tenemos que tomar —digo,
gaseosa, porque supe que decir refresco aquí es otra cosa, y me
equivoqué en una declaración; no me equivoqué, dije refresco porque
así se conoce en Cuba lo que ustedes conocen por gaseosa; eso lo dije
cuando hablé de cierto tipo de champán, que no voy a repetir aquí;
pero, bueno, quise decir lo que ustedes llaman gaseosa—, vienen y le
dicen qué cerveza deben tomar, o qué marca de whisky o de ron.  A
nosotros no nos importa, si nosotros, que somos productores de tabaco
históricamente, y no podemos renunciar a él, y mucho menos
bloqueados, cuando le regalamos una caja de puros a un amigo le
decimos: “Con ella, si fumas, puedes fumar; si algún amigo fuma, le
puedes brindar, pero lo mejor que puedes hacer con esa caja es
regalársela a tu enemigo” (Aplausos).

Cuba es productora y exportadora de tabaco y hace campaña contra la
fuma; Cuba es productora de ron de cierta calidad —para actuar con la
debida modestia; ahora han robado una marca, pero no importa, no
pueden producir el ron cubano—, no lo recomiendo, pero si alguien
puede probarlo...  A las mujeres embarazadas lo que les recomiendo es
que no lo consuman, que no consuman alcohol.  Lo sabemos porque
estamos estudiando todas las causas de cada uno de los casos de
atraso mental y sabemos el daño que el alcohol produce en una mujer
gestante, es una de las causas.

Pero, bien, el país vivirá no en una sociedad de consumo; la sociedad
de consumo es uno de los más tenebrosos inventos del capitalismo
desarrollado y hoy en la fase de globalización neoliberal.  Es
nefasto, porque trato de imaginarme a 1 300 millones de chinos con el
nivel de motores y de automóviles que tiene Estados Unidos.

No puedo imaginarme a la India, con 1Ê000 millones de habitantes,
viviendo en una sociedad de consumo; no puedo imaginarme a los 520
millones de personas que viven en el África Subsahariana, que no
tienen ni electricidad y en algunos lugares más del 80% no sabe leer
ni escribir, en una sociedad de consumo.  Empezaría preguntándome
cuánto van a durar los yacimientos de combustible, probados y
probables, al ritmo en que lo gastamos hoy, de modo que apenas durará
150 años lo que la naturaleza formó a través de 300 millones de años
(Aplausos).

Hablo así, porque se nos ha introducido en la cabeza la idea sobre un
falso concepto de calidad de vida.

¿Cómo puede haber calidad de vida sin educación? ¡Cuánto sufre un
analfabeto!, no se lo imagina nadie; porque hay algo que se llama
autoestima, que es más importante, incluso, que los alimentos, la
autoestima (Aplausos).

¿Qué es un analfabeto?, en el último escalón allá abajo, que tiene
que pedirle a un amigo que le redacte una carta para la novia.  Yo lo
vi de niño, en un lugar donde había muchos analfabetos y unos pocos
que sabían leer y escribir y le pedían una carta para una mujer que
pretendían; pero no es que le dictara una carta diciendo que soñó
toda la noche y todavía está pensando y que no come pensando en ella,
digamos, si el campesino quiere mandar ese mensaje; sino que le decía
al que sabía leer y escribir:  “No, no, escríbele tú lo que tú crees
que debes escribirle”, para conquistar a la novia.  No exagero.  Yo
viví en los campos en que eso era así.

¡Qué humillación tener que poner las huellas digitales!  Aquellos que
después estudiaron segundo, tercero, cuarto o quinto, ¿qué es una
persona de cuarto o quinto grado?

Luego dicen allá en Estados Unidos que hay democracia, pero me
pregunto si millones de personas son analfabetas, con qué criterio
votan;  si millones son semianalfabetas, con qué criterio votan
(Aplausos).

Entonces, todos ustedes han oído hablar del ALCA y yo me hacía,  en
mi fuero más íntimo, una pregunta, ¿y si les da por decir que el ALCA
es la salvación de todos los dolores y de todas las calamidades?
(Silban.) Es decir, cómo puede decidir alguien que no sepa leer y
escribir, o que apenas tenga cuarto, quinto o sexto grado, lo que es
el ALCA; lo que es abrir todas las fronteras de países que tienen un
nivel muy por debajo de desarrollo técnico a los productos de
aquellos que tienen los más elevados niveles tecnológicos y de
productividad, de aquellos que fabrican aviones del último modelo, de
aquellos que dominan las comunicaciones mundiales, de aquellos que
quieren garantizar de nosotros tres cosas:  materia prima, fuerza de
trabajo barata, y, además, clientes (Aplausos).

¿Cómo va a comprender una población donde un porcentaje alto no sepa
leer y escribir, no tenga nociones de economía, lo que significa
renunciar a la moneda propia?  Renunciar a la moneda, ya algunos lo
han hecho tranquilamente.

Si nuestro país hubiera renunciado a su moneda, no habría podido
vencer los obstáculos que venció, sobre todo, a partir de ese que
llamamos período especial al derrumbarse el campo socialista.  Jamás
renunciamos.

Ahora, ¿cómo va a explicar el fenómeno de la fuga de capitales?  ¿Qué
le dice?, si hay algo tan claro que lo puede ver un ciego de
nacimiento, y es que las monedas de nuestros países están obligadas a
escapar y están obligadas a fugarse, sean bien habidas o mal habidas.

Un profesional que reunió 50 000 ó 100Ê000 dólares y lo tiene en la
moneda de su país, y de repente aquella moneda, por ley de la
gravedad, como aquella que descubrió Newton, se cae hacia Estados
Unidos —esta es una especie de ley de gravedad lateral, no hacia el
centro de la Tierra, sino hacia una dirección geográfica (Aplausos)—,
y se tiene que ir porque nuestras monedas no pueden sostener la
llamada paridad.

Es verdad que luchando contra la inflación, que es la confiscación
sistemática y casi diaria, algunas fórmulas y promesas se abrieron
paso.  Junto con ello, el famosísimo libre cambio, que abre las
puertas para que el dinero se escape.

Apenas hay un déficit presupuestario o un déficit en la balanza de
pagos, de inmediato se empiezan a crear problemas; aun sin los
especuladores, que ayudan porque encuentran en eso el medio de
cultivo, y se llevan el dinero.

Se tienen los datos del dinero que se fuga, sea cual sea su origen,
algo que no tiene que ver con la deuda ni con los intereses usurarios
de una deuda, sino algo que tiene que ver con esa ley de la fuga de
las monedas débiles.

En un tiempo el oro fue moneda, tenía un valor per se y lo fue,
incluso, hasta el año 1971 ó 1972, en que el señor Presidente de la
potencia hegemónica —aunque todavía no era hegemonismo unilateral—
decidió suprimir la conversión del papel moneda norteamericano en
oro. Entonces, ya la moneda era papel, no tenía un valor per se, la
imprimían los dueños de las máquinas donde se imprime el dólar.

¿Y para dónde va el dólar?  No se va para el Caribe.  Bueno, puede
haber alguna islita con paraíso fiscal, pero esas son excepciones
(Aplausos).  Bien, ¿para dónde se marcha?  No se va para el África,
no se va para un país vecino latinoamericano, porque a todos les pasa
exactamente lo mismo.

Usted puede tener una moneda que se llame equis, no la voy a
mencionar, que está a la par del dólar —es que no quiero tocar
nombres de países—, y en seis semanas puede estar a la mitad o a un
tercio de su valor, y si usted tenía un valor en papeles, que era
real por su capacidad de compra, cuando se produce ese fenómeno un
valor de 30 se reduce a un tercio o a un 25% o más.

Cuando usted ve que algunas monedas son cientos de pesos por un
dólar, no hay que olvidar que en un tiempo valían lo mismo que un
dólar. Y así con algunas monedas se ha visto en estos días, llámese
equis o llámese bolívar —Chávez no se va a poner bravo conmigo,
porque yo mencione el bolívar, porque él sabe muy bien cómo se
devalúan todas nuestras monedas—; luego están obligadas a marcharse,
ir allí a los bancos del país más rico del mundo.

Vean, este solo concepto, ¿cómo se lo vamos a explicar a un
analfabeto?  ¿Cómo se lo vamos a explicar a un hombre que tiene sexto
grado?  ¿Cómo se lo vamos a explicar a un hombre que no tenga un
mínimo de conocimientos económicos, que conozca estas cosas?  Le
venden un ALCA y 10 ALCA (Aplausos).  De ahí la necesidad de sembrar
conciencia, sembrar ideas, enseñar, porque el hombre es capaz de
comprender cuando se le explica y mediante ejemplos.  Hoy esa
ignorancia se utiliza como caldo de cultivo, como instrumento para
saquearnos cada vez más, explotarnos cada vez, engañarnos cada vez
más.

Por eso ahora nosotros, en nuestro país, explicábamos el Primero de
Mayo, habíamos desarrollado un programa para enseñar a leer y
escribir por radio —no hablo por televisión—, por radio, lo único que
necesita el oyente es un radio de onda corta y unas cuantas hojas.
El método está y está probado, lo puede trasmitir por una cadena
nacional de radio o por cadenas locales; ya hay algunos que lo están
haciendo.  Incluso, nuestro país por onda corta podría enseñar a leer
y escribir, bueno, digamos, a algunos analfabetos de Estados Unidos
(Aplausos).

En días recientes leíamos el número de miles de alumnos de escuelas
públicas con cuarto grado y hasta con noveno grado que no sabían
leer.  ¿Qué clase de enseñanza les impartirán?  Como 36 alumnos por
aula allí mismo en Miami, allí, donde tienen globos y donde han hecho
despegar aviones para imponer trasmisiones piratas de televisión a un
país donde más de la mitad de las horas hoy se dedican a educación;
muchas horas que eran libres, incluso, por ahorro de combustible.

Hace unos días inauguramos el tercer canal televisivo, que es para la
educación, y también anunciamos que en el primer trimestre del
próximo año estará el cuarto canal educativo.  La televisión es una
verdadera y no conocida forma de trasmitir conocimientos masivos
(Aplausos). Y hay otras más, no voy a mencionarlas ahora, de
increíble eficacia, no voy a explicar por qué.  Pero van surgiendo
posibilidades.

Al señor de la UNESCO y a cualquier país le ofrecíamos públicamente,
el Primero de Mayo, esa patente, pudiéramos decir, esa fórmula,
gratuitamente:  los programas para enseñar a leer y a escribir por
radio.

Conocemos también las técnicas de enseñar a leer y escribir por
televisión, lo que ocurre es que un gran número de los analfabetos no
tienen electricidad, no tienen televisor.

En nuestro país, en dos mil trescientas y tantas escuelas del campo
que no tenían electricidad lo hemos resuelto mediante un modesto
panel solar de 1,2 metros cuadrados, y cuyo costo no supera los 1 123
dólares (Aplausos); de modo que por menos de 4 millones de dólares,
fíjense bien, hemos llevado el panel solar a todas esas escuelas,
tanto para el televisor que gasta solo 60 watt como para la
computadora, que cuando hay un número mayor de niños no le alcanzaría
el kilowatt de un panel y tiene que poner dos, y por eso digo que por
menos de 4 millones de dólares, hemos llevado la electricidad a todas
las escuelas rurales del país; no la electricidad para cocinar, sino
para el televisor y para la computadora (Aplausos).



Néstor Miguel Gorojovsky
nestorgoro at fibertel.com.ar

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
"Sí, una sola debe ser la patria de los sudamericanos".
Simón Bolívar al gobierno secesionista y disgregador de
Buenos Aires, 1822
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _





More information about the Marxism mailing list