[Marxism] Antorcha: 30 Years of Grassroots Organizing

Julio Huato juliohuato at hotmail.com
Mon Jun 28 17:01:43 MDT 2004


In spite of what the traditional left in Mexico (and abroad) may think they 
know about Antorcha, this organization's remarkable 30 years of grassroots 
political experience among the Mexican poor entitles them to a fair hearing 
among fairminded Marxists and progressives.  (Unfortunately, the text is in 
Spanish.)

Julio


30 ANIVERSARIO DEL MOVIMIENTO ANTORCHISTA

Aquiles Córdova Morán

Secretario General del Movimiento Antorchista
25 Junio de 2004

Nacimos en el año 1974 en Tecomatlán, Puebla, un municipio pequeño, pobre y 
rezagado de la Baja Mixteca Poblana, que se caracterizaba por el férreo 
dominio político y económico que ejercía un cacicazgo de más de 50 años, que 
era, además, el más oscurantista, retrógrado y violento de toda la región. 
En consecuencia, en este 2004 estamos cumpliendo exactamente 30 años de 
lucha tenaz e ininterrumpida en favor de los intereses de las clases pobres 
de nuestro país.

El grupo original estaba constituido por no más de 30 personas entre 
profesionistas y gente del pueblo, y su propósito estaba limitado a 
trabajar, exclusivamente, en el seno de las masas campesinas, buscando la 
concientización y organización de sus elementos más valiosos, para 
convertirlos en el motor del desarrollo integral de sus respectivas 
comunidades. A la fecha, contamos con más de medio millón de miembros 
distribuidos en las 32 entidades federativas de la República, y nuestro 
trabajo se realiza, indistintamente, entre campesinos, colonos, obreros, 
estudiantes, amas de casa, profesionistas, pequeños comerciantes, pequeños 
artesanos y, en general, en todos aquellos grupos que sufren en carne propia 
las graves consecuencias derivadas del escaso desarrollo económico del país 
y de la injusta distribución del ingreso nacional, reconocido éste, incluso, 
por quienes ejercen el poder político de la nación. Hemos dejado, pues, de 
ser una organización exclusivamente campesina, para convertirnos en otra 
fundamentalmente urbana, a tono con la tendencia poblacional dominante en el 
país.

A lo largo de estos 30 años de incesante lucha en contra de las 
manifestaciones más agudas de la pobreza y de la marginación que afecta a 
más del sesenta por ciento de los mexicanos, hemos obtenido logros 
significativos que pueden ser perfectamente constatados por quien quiera que 
se interese en conocer la verdad a este respecto. Hemos llevado el agua 
potable, la energía eléctrica, el drenaje, el alumbrado público, el 
adoquinado de calles, la construcción y el mejoramiento de la vivienda, la 
educación, la salud, la creación de empleos, el abasto barato y accesible e, 
incluso, el embellecimiento de los lugares públicos, a decenas, a cientos 
quizás, de los pueblos más agrestes, más inaccesibles, más olvidados y 
marginados en consecuencia, repartidos por toda la geografía nacional. En 
estas mismas poblaciones campesinas, o en otras distintas, hemos resuelto 
decenas de problemas agrarios, de conflictos intercomunitarios, hemos 
impulsado importantes proyectos para la creación de empleos, hemos 
organizado a los pequeños productores para la mejor comercialización de sus 
cosechas, hemos organizado cooperativas de abasto o de consumo y hemos 
llevado al poder municipal, en algunos casos, a verdaderos líderes populares 
que han cambiado la fisonomía y el destino de sus municipios.

En el medio urbano, hemos dotado de vivienda a miles de precaristas que 
carecían de ella en todo el territorio nacional, hemos logrado que colonias 
con más de 20 años de antigüedad que padecían de falta de los servicios 
fundamentales, ahora cuenten con instalación eléctrica definitiva, con 
alumbrado público, con suficiente agua potable, con drenaje, con pavimento, 
con edificios públicos dignos, con auditorio, con parque público, con 
lecherías, clínicas y escuelas, con transporte cómodo y accesible y con 
programas de mejoramiento de aquellas casas habitación que se encuentran en 
mal estado.

Junto con los jóvenes estudiantes hemos conseguido edificios escolares 
dignos, remozamiento a fondo de los ya existentes, más aulas, laboratorios, 
material y reactivos para los mismos, pizarrones, bibliotecas, computadoras, 
transporte escolar y, sobre todo y ante todo, albergues estudiantiles que 
proporcionan alojamiento, alimentación y espacios de estudio a los jóvenes 
provenientes de las familias más pobres e incapacitadas, por tanto, para 
costear la educación de sus hijos.

Finalmente, entre los obreros hemos logrado el respeto a su derecho a la 
libre sindicalización, aumentos significativos del salario, rescate de los 
contratos colectivos en manos de negociantes del sindicalismo, reinstalación 
o indemnización conforme a derecho a despedidos injustamente, y nuestros 
abogados laborales han conducido y ganado litigios de diversa índole, 
siempre en favor de los obreros reprimidos y desamparados.

Pero, en medio de todo esto, nuestro logro más importante es, sin duda, el 
haber conseguido sobrevivir como organización social independiente durante 
estos 30 largos años. Y esto es así porque Antorcha Revolucionaria es, 
quizás, la organización más combatida, perseguida y calumniada, de todas 
cuantas han existido en la era moderna de nuestro país. Contra nosotros se 
ha ensayado todo: desconocimiento de nuestro derecho legal a existir; 
campañas mediáticas perfectamente orquestadas para amedrentarnos y 
desprestigiarnos; calumnias y acusaciones de la más diversa índole, seguidas 
de la respectiva amenaza de cárcel; agresiones físicas de los grupos 
caciquiles que han llegado, naturalmente, hasta el asesinato de muchos de 
nuestros compañeros; bloqueo cerrado, por parte de funcionarios de todos los 
niveles, a cualquier demanda enarbolada por nosotros, sin importar que se 
trate de solicitudes de la más elemental justicia legal y social; y muchas 
maniobras más por el estilo.

Todo lo hemos resistido. Y no sólo eso: hemos podido y sabido crecer bajo el 
fuego enemigo al grado de que, hoy por hoy, somos la organización más viva y 
vigorosa en muchas partes del país. Hemos sabido resistir a las presiones y 
amenazas, vencer las resistencias burocráticas, contestar a las calumnias, 
curar a nuestros heridos, honrar a nuestros muertos. Y todo ello sin dejar 
de luchar, sin dejar de cumplir nuestra tarea esencial de educar y organizar 
a los pobres para la defensa de sus derechos elementales y de sus intereses 
básicos. Adicionalmente, no hemos descuidado educar a nuestros hijos, 
preparar a las generaciones jóvenes, para que nos defiendan de modo eficaz 
de los ataques de que nos hacen víctimas los plumíferos a sueldo de todo 
pelaje.

Por eso y más, estamos contentos y orgullosos de estar cumpliendo 30 años de 
trabajo y de lucha; por eso y más está plenamente justificado que todo este 
año de 2004 esté dedicado a celebrar nuestro 30 aniversario, celebración que 
culminará con un gran acto nacional en la ciudad de México cuya fecha y 
lugar exactos daremos a conocer oportunamente. Allí, en esa magna 
concentración, esperamos reunir a lo más granado del antorchismo nacional. 
Están invitados, por supuesto, todos los pobres de México.

http://www.antorchacampesina.org.mx/

_________________________________________________________________
¿Cuánto vale tu auto? Tips para mantener tu carro. ¡De todo en MSN Latino 
Autos! http://latino.msn.com/autos/





More information about the Marxism mailing list